Uno por RB - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

Javier Vergara Editor s.a.

Buenos Aires / Madrid / Quito

México / Santiago de Chile

Bogotá / Caracas / Montevideo

Título original

ONE

Edición original

William Morrow

Traducción

Edith Zilli

© 1988 by Richard Bach and Leslie Bach

© 1988 by Javier Vergara Editor S.A.

Paseo Colón 221– 6°– Buenos Aires– Argentina

ISBN 950-15-0863-3

Impreso en la Argentina/Printed in Argentine.

Depositado de acuerdo a la Ley 11.723.

2

Introducción

Hemos recorrido juntos un largo camino, ¿verdad, querido lector?

Cuando nos conocimos, hace veinticinco años, yo era un piloto de aviación, fascinado por el

vuelo, que buscaba significados detrás de los instrumentos y la velocidad aerodinámica. Hace

veinte años, nuestro viaje nos condujo hasta un esquema de vida en el ala de una gaviota. Hace

diez años conocimos al salvador del mundo y descubrimos que era nosotros. Sin embargo, hasta

donde tú podías saber, yo era un alma solitaria, con la mente llena de rumbos y altitudes, oculta

tras una pantalla de palabras. Y tenías razón.

Por fin confié conocerte lo suficiente para sugerir que mis aventuras podrían haber sido también

las tuyas, felices y no tan felices. ¿Empiezas a comprender cómo funciona el mundo? Yo también.

¿Te has sentido inquieto y solo con lo aprendido? También yo. ¿Te has pasado la vida buscando

un único y precioso amor? Yo también lo he hecho, y lo hallé, y en El puente hacia el infinito te

presenté a Leslie Parrish-Bach, mi esposa.

Ahora escribimos juntos, Leslie y yo. Nos hemos convertido en RiLeschardlie; ya no sabemos

dónde termina el uno y donde empieza la otra.

Gracias a El puente, nuestra familia de lectores se ha vuelto aún más cálida. A los aventureros

que volaban conmigo en los primeros libros se han agregado quienes ansían el amor y quienes lo

han encontrado: nuestras vidas son un espejo de las de ellos, según escriben una y otra vez. ¿Será

posible que todos nosotros estemos cambiados y nos reflejemos mutuamente?

Leslie y yo solemos leer nuestra correspondencia en la cocina; uno lo hace en voz alta, mientras

el otro prepara la comida-sorpresa del día. Con las cartas de algunos lectores hemos reído tanto

que las ensaladas han caído en la sopa; otros nos han dado lágrimas a guisa de sal.

Un día, a manera de hielo, recibimos ésta:

"¿Te acuerdas del Richard alternativo sobre el cual te preguntabas en El

puente? El que huyó, el que rehusó permutar sus muchas mujeres por

Leslie. Se me ocurrió que te gustaría recibir noticias mías, porque yo soy

ese hombre y sé lo que ocurrió después."

Los paralelos que nos indicaba eran asombrosos. También él es escritor; había ganado

súbitamente una fortuna con un solo libro y cayó en los mismos problemas impositivos que yo.

También él dejó de buscar a una única mujer y se conformó con muchas.

Después conoció a una que lo amó por lo que él era. Y ella le dio a elegir: sería la única mujer

de su vida o no formaría parte de su vida en absoluto. Era la misma elección que Leslie me

planteó a mí; estaba en la misma bifurcación del camino.

En esa bifurcación yo viré a la derecha, para elegir la intimidad y el cálido futuro que esperaba

recibir con ella.

El giró a la derecha. Se alejó de la mujer que lo amaba, abandonó sus casas y sus aviones para

que el gobierno se apoderara de ellos y voló (como yo estuve a punto de hacerlo) a Nueva

Zelandia. La carta proseguía:

"...con la literatura me va bien; tengo casas y automóviles en Auckland,

Madrid y Singapur; puedo viajar a cualquier lugar del mundo, salvo a

Estados Unidos. Nadie intima demasiado conmigo.

"Pero aún pienso en mi Laura. Me pregunto qué habría pasado si yo le

hubiera dado una oportunidad. Podría ser lo que me cuenta El puente.

3

Ustedes dos ¿aún están juntos? ¿Tomé la decisión correcta? ¿O la

correcta fue la de ustedes?"

El hombre es multimillonario; todos sus deseos se hacen realidad y el mundo es su feria de

diversiones. Pero tuve que secarme una lágrima y, al apartar la vista de su carta, vi a Leslie

apoyada contra la mesa, con la cara escondida entre las manos.

Por mucho tiempo habíamos pensado que él era una ficción, un alma espectral que vivía en

alguna extraña dimensión del podría-haber-sido, alguien inventado por nosotros. Después de su

carta nos sentimos inquietos, intranquilos, como si una campanilla nos estuviera llamando y no

supiéramos cómo responder.

Entonces (coincidencia) releí un extraño librito de física llamado La interpretación de los

mundos múltiples de la mecánica cuántica. Mundos múltiples, por cierto, según decía. A cada

instante el mundo que conocemos se divide en un número infinito de otros mundos, futuros

diferentes y diferentes pasados.

Según la física, el otro Richard no desapareció en la bifurcación donde yo cambié mi vida.

Existe en este momento, en un mundo alternativo que se desliza junto a éste. En ese mundo,

también Leslie Parrish eligió una vida diferente: Richard Bach no es su esposo, sino el hombre al

que dejó partir cuando descubrió que no le ofrecía amor y regocijo, sino infinitos dolores.

Después de releer La interpretación de los mundos múltiples, mi subconsciente se llevó a la

cama un ejemplar fantasma del libro para leerlo todas las noches y acicatearme en tanto dormía.

–¿Y si pudieras hallar un camino hacia esos mundos paralelos?, susurraba. ¿Y si pudieras

conocer al Richard y a la Leslie que fueron antes de cometer sus peores errores y tomar sus

decisiones más inteligentes? ¿Y si pudieras advertirles, agradecerles, hacerles cualquier pregunta

que desearas? ¿Qué sabrían ellos de la vida, de la juventud, la vejez y el morir, la carrera, el amor

y la patria, la guerra y la paz, las responsabilidades, las elecciones y sus consecuencias, sobre el

mundo que tú tomas como real?

Vete, le dije.

¿Crees que no perteneces a este mundo, lleno de guerras y destrucción, odio y violencia? ¿Por

qué vives aquí?

Déjame dormir, dije.

Buenas noches, dijo él.

Pero las mentes fantasmas nunca duermen; en mis sueños oía volver páginas y más páginas.

Ahora estoy despierto y las preguntas perduran. ¿Es cierto que nuestras elecciones cambian

nuestros mundos? ¿Y si la ciencia tuviera razón?

4