Psicología De La Sexualidad por Enrique Barra Almagia - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

PERSPECTIVAS TEORICAS GENERALES

Siendo la sexualidad un fenómeno multivariado, determinado por factores de tipo

biológico, psicológico, social y cultural, diversas perspectivas teóricas desarrolladas en las

ciencias sociales tienen algo que decir acerca de este tema, desde sus particulares puntos de

vista. En este caso hablamos de perspectivas teóricas o de enfoques (y no de teorías o

modelos teóricos), debido a que, al igual como sucede con muchas orientaciones teóricas

en las ciencias sociales, ellas no constituyen verdaderas teorías científicas en un sentido

estricto. Más que permitir una derivación lógica directa de hipótesis específicas

susceptibles de verificación adecuada, dichas perspectivas más bien son aproximaciones o

marcos de referencia generales para el análisis e interpretación de los fenómenos de

interés, en este caso las actitudes y conductas sexuales humanas.

Dentro de estas perspectivas o enfoques se encuentran algunas de tipo psicológico, otras de

tipo más sociológico o sociocultural, y un controvertido enfoque basado en principios

biológicos evolutivos. Como se expresó anteriormente, no es nuestro objetivo realizar una

exposición detallada de cada perspectiva, sino que sólo haremos una referencia muy

general de algunos conceptos y procesos que pueden contribuir a la comprensión de la

conducta sexual, y dejamos para un capítulo posterior el análisis más a fondo de algunas de

estas perspectivas.

PERSPECTIVAS PSICOLÓGICAS

Virtualmente todos los enfoques existentes en la psicología serían relevantes para la

comprensión de la conducta sexual humana, en la cual van a intervenir aspectos cognitivos,

emocionales, actitudinales, normativos, etc. Sin embargo, algunos de esos enfoques se han

interesado más en el tema y proporcionan elementos que pueden contribuir a la

Página 10 de 151

Psicologia De La Sexualidad

Enrique Barra Almagia

conceptualización y comprensión de muchos aspectos de la sexualidad. Tales enfoques son

el psicoanalítico, el del aprendizaje y algunos desarrollos de tipo cognitivo.

Enfoque psicoanalítico

Las ideas y proposiciones de Freud son tal vez las más divulgadas de todas las perspectivas

psicológicas, por lo cual aquí sólo enfatizaremos algunas de sus contribuciones más

significativas al estudio de la sexualidad. En primer lugar, y teniendo un rol pionero, tal

vez el mayor aporte de Freud fue sacar a luz el tema sexual y plantear que podía ser un

tema de discusión pública y un aspecto importante en el desarrollo de la personalidad. En

segundo lugar, él introdujo los conceptos de libido, zonas erógenas y describió las etapas

del desarrollo psicosexual, con lo cual la niñez dejaba de considerarse como una etapa

asexuada. Y en tercer lugar, Freud mostró las intensas connotaciones emocionales que

puede tener la sexualidad, así como su carácter muchas veces ambivalente y conflictivo,

aspectos que seguirían teniendo mucha vigencia a pesar de los grandes cambios operados

en las actitudes sociales hacia el sexo desde la época de Freud.

Como contraparte de esos grandes aportes, algunas críticas serían basar sus observaciones

sólo en pacientes que buscaban terapia, su excesivo énfasis en determinantes biológicos e

instintivos del comportamiento y particularmente su visión de la psicología y la sexualidad

femeninas, la cual ha recibido intensas objeciones feministas. Algunos de los

planteamientos freudianos al respecto más criticados han sido postular un sentimiento de

inferioridad en el desarrollo de la personalidad de la mujer debido a la envidia del pene, el

ver la sexualidad femenina como inherentemente pasiva y masoquista y el asociar la

madurez sexual femenina con la capacidad de tener orgasmo vaginal, distinguiéndolo del

orgasmo clitórico. Todos estos aspectos han hecho considerar a muchas feministas que el

enfoque psicoanalítico es un enfoque centrado en los hombres y que planteamientos como

los mencionados pueden tener efectos negativos en muchas mujeres (Hyde, 1994).

En el capítulo referente a la explicación de las diferencias de género en sexualidad

examinaremos un interesante enfoque analítico de una autora contemporánea (Nancy

Chodorow) que intenta justamente integrar aspectos psicoanalíticos y feministas para dar

cuenta de muchas diferencias psicológicas entre los sexos.

Enfoque del aprendizaje

Así como la sexualidad tiene alguna determinación biológica, tal como plantea tanto la

perspectiva freudiana como el enfoque sociobiológico que mencionaremos más adelante,

es indudable que la mayor parte de la conducta sexual humana es aprendida. El rol

fundamental que desempeñan los diversos procesos de aprendizaje en la conducta sexual es

enfatizado no sólo por las teorías clásicas del aprendizaje y la teoría más moderna del

aprendizaje social, sino que también por la perspectiva de las guías sexuales que

mencionamos más adelante dentro de las perspectivas más sociológicas. John Gagnon, el

principal exponente de esta última perspectiva, plantea que "las personas se vuelven

sexuales en la misma forma en que se vuelven cualquier otra cosa. Sin demasiada

reflexión, obtienen instrucciones de su ambiente social. Adquieren y reúnen significados,

Página 11 de 151

Psicologia De La Sexualidad

Enrique Barra Almagia

destrezas y valores de las personas que las rodean... La conducta sexual se aprende en las

mismas formas y mediante idénticos procesos" (1980, pp. 2-3).

Algunos procesos básicos de asociación de estímulos del coridicionamiento clásico

ayudarían a explicar por qué ciertos estímulos (por ejemplo, un perfume, una fantasía, o

aun un objeto) pueden llegan a tener significados eróticos y producir excitación sexual en

los individuos. Respecto al condicionamiento instrumental que enfatiza la gran influencia

que tienen las consecuencias sobre la conducta, la excitación sexual y orgasmo tienen el

carácter de refuerzo primario o intrínseco, por lo cual pueden fortalecer cualquier patrón

conductual (sexual o no sexual) que los anteceda. Es decir, la conducta sexual por

asociarse con un estado de excitación puede ser un refuerzo positivo para otras conductas,

y a su vez la misma conducta sexual puede estar siendo controlada o influida por refuerzos

(sexuales o no) y castigos. Muchos de los principios del aprendizaje también han servido

de base para el desarrollo de métodos destinados a modificar conductas sexuales

problemáticas, tanto en el caso de algunas disfunciones sexuales como de algunas

conductas desviadas.

Y además de los mecanismos más básicos señalados, los procesos del llamado aprendizaje

social (Bandura, 1982a) también pueden contribuir a explicar el desarrollo de ciertos

patrones relacionados con la sexualidad o la conducta sexual. Es evidente el rol que juegan

procesos como la imitación o la identificación en el desarrollo de la identidad y roles de

género, así como la influencia que pueden tener en el aprendizaje sexual de los individuos

algunos patrones de conducta sexual que ellos observan repetidamente, por ejemplo, en el

cine u otros medios de comunicación.

Enfoques cognitivos

Los enfoques cognitivos, los cuales han adquirido primacía en todas las áreas de la

psicología durante los últimos años y crecientemente han ido siendo aplicados también

para la comprensión de la sexualidad, plantean que nuestras percepciones y pensamientos

determinan en gran medida nuestros sentimientos y conductas. Así, la forma en que

percibimos, rotulamos y evaluamos un evento sexual determina nuestras reacciones

emocionales hacia tal evento y posiblemente también hacia otros aspectos relacionados. La

importancia de esta conexión entre aspectos cognitivos y emocionales se puede apreciar

claramente, entre otros temas, en los mecanismos psicológicos involucrados en algunos

casos de disfunción sexual y en las reacciones de las personas ante estímulos eróticos, tema

este último que analizaremos en un capítulo posterior.

Un ejemplo ilustrativo del enfoque cognitivo es la teoría del esquema de género de Sandra

Bem (1981), que intenta explicar el desarrollo de los roles de género y su influencia en el

pensamiento y la conducta da las personas. Un esquema es un marco de referencia

cognitivo que tenemos acerca de un determinado tema, que guía y organiza nuestras

percepciones, nos ayuda a recordar, pero algunas veces puede también distorsionar tales

percepciones y recuerdos especialmente si son inconsistentes con el esquema. La teoría

plantea que todos tenemos un esquema de género (un conjunto de características físicas,

conductuales y de personalidad que asociamos con los hombres y las mujeres) que nos

predispone a procesar la información, pensar en las cosas y dicotomizarlas sobre la base de

la categoría género. Entre otras cosas, esto ayudaría a explicar el desarrollo y la gran

persistencia que tienen los estereotipos, ya sean de hombres y mujeres, de heterosexuales y

homosexuales, u otras categorías, ya que el esquema tendería a filtrar o distorsionar aquella

información que sea inconsistente con él.

Página 12 de 151

Psicologia De La Sexualidad

Enrique Barra Almagia

Y otro desarrollo más reciente de este tipo es el concepto de autoesquemas sexuales

(Andersen & Cyranowski, 1994; Andersen y otros, 1999). Dichos esquemas se definen

como "generalizaciones cognitivas acerca de los aspectos sexuales del yo. Derivan de la

experiencia pasada, se manifiestan en la experiencia actual, influyen en el procesamiento

de información social sexualmente relevante, y guían la conducta sexual" (1994, p. 1.079).

El concepto de autoesquema sexual incluye dos aspectos positivos y uno negativo. Los

aspectos positivos serían la disposición a experimentar emociones apasionadas o

románticas, y una apertura conductual a las experiencias románticas y sexuales, mientras

que el aspecto negativo serían las actitudes conservadoras y de incomodidad que pueden

ser un obstáculo para la expresión de afectos y conductas erotico-romanticas.

PERSPECTIVAS SOCIOLÓGICAS

Desde un punto de vista sociológico o sociocultural la sexualidad es moldeada o construida

por la sociedad y la cultura. Esto implica que cada sociedad regula de ciertas formas la

conducta sexual de sus integrantes, que en la determinación de las normas que regulan la

sexualidad desempeñan un rol fundamental las instituciones sociales básicas y que la

rotulación de una conducta social particular depende de la cultura en que tiene lugar.

De acuerdo al análisis sociológico de DeLamater (citado en Hyde, 1994), las influencias

sociales sobre la sexualidad humana pueden ser analizadas en cuatro niveles de decreciente

generalidad:

a) a nivel macro o de la sociedad como un todo (societal), las instituciones sociales

(religión, familia, economía, medicina, sistema legal, etc.) determinan ciertos valores o

ideología sexual (ascetismo, procreacional, hedonismo, etc.) y ciertos aspectos sociales

estructurales (relaciones de poder, dependencia económica, estabilidad de los roles,

etc.), los que conjuntamente se manifiestan en ciertos controles sociales

(recompensas/castigos, estigmas, estereotipos de rol, etc.).

b) a nivel subcultural, la pertenencia a determinados estratos sociales (de raza, clase

social, religión, género) puede tener influencia en los estándares, normas y patrones

sexuales de los individuos.

c) a nivel interpersonal, la interacción con padres, pares y parejas influye en los valores y

conducta sexual mediante el proceso de socialización y las oportunidades que

proporcionen para las expresiones sexuales.

d) y a nivel individual, también los factores sociales pueden influir en el nivel de deseo

sexual, en la orientación o preferencia sexual y en los esquemas o guías sexuales

almacenados en la memoria.

Dentro de las perspectivas sociológicas de la sexualidad se encuentran el enfoque

sociológico de Reiss y el enfoque de las guías sexuales de Gagnon y Simon.

Enfoque sociológico

De acuerdo a la perspectiva de Reiss (citado en Hyde, 1994), una teoría sociológica de la

sexualidad, debido a que se focaliza en las influencias societales, debe poder dar cuenta

tanto de las variaciones transculturales como de los universales transculturales de la

sexualidad. Uno de esos universales es que en todas las sociedades y culturas la sexualidad

Página 13 de 151

Psicologia De La Sexualidad

Enrique Barra Almagia

es algo muy importante, lo cual de acuerdo a este autor no se podría explicar

completamente por la vinculación entre sexo y reproducción. Para Reiss, la explicación

estaría dada por dos aspectos principales: la sexualidad se asocia con gran placer físico y

las interacciones sexuales se asocian con gran autorrevelación, esta última no sólo corporal

sino que también de pensamientos y sentimientos. Así, para los seres humanos de cualquier

cultura serían refuerzos intrínsecos tanto los placeres físicos del sexo como la satisfacción

emocional de las autorrevelaciones asociadas con el sexo, y de ahí su importancia.

Este enfoque plantea que la sexualidad está vinculada estrechamente con las estructuras de

cualquier sociedad en tres áreas principales: el sistema de parentesco, la estructura de

poder y la ideología de la cultura.

En relación con el primer aspecto, todas las sociedades buscan mantener orden social

mediante sistemas estables de parentesco, el cual define qué tipos de relaciones son o no

aceptables y proporciona las bases para formular reglas al respecto. La vinculación

sexualidad-reproducción-parentesco explica la existencia de los celos sexuales, los cuales

son socialmente una manifestación del valor o importancia que los grupos y los individuos

asignan a una relación particular tal como el matrimonio. Es por eso que los celos acerca

de las relaciones extramaritales existen en todas las sociedades y aun en aquellas

sociedades donde se aprueba la poligamia (un hombre con varias mujeres) existen ciertas

reglas para minimizar los celos entre las esposas.

La sexualidad siempre está ligada también a las estructuras de poder de una sociedad,

entendiéndolo como la capacidad para influir sobre los demás y lograr los propios

objetivos aunque otros se opongan. Los grupos más poderosos generalmente intentan con-

trolar la sexualidad de los más débiles, y ya que los hombres tienen más poder que las

mujeres en la mayoría de las sociedades, la sexualidad está altamente asociada con los

roles de género y los ellos ejercen control sobre la sexualidad femenina. Las compara-

ciones transculturales revelan que mientras más similares son las mujeres a los hombres en

cuanto al poder, existe mayor libertad sexual para ellas, en cambio en aquellas sociedades

donde tienen muy poco poder, su sexualidad está altamente restringida.

Y además la sexualidad está estrechamente asociada a la ideología de una cultura,

entendiéndola como un conjunto de concepciones y supuestos fundamentales acerca de la

naturaleza humana. La ideología de la cultura define cuáles prácticas sexuales son nor-

males y anormales y en general lo que es bueno o malo en el área sexual. Así, algunas

culturas definen la homosexualidad como anormal, mientras que otras culturas la ven sólo

como una expresión de diversidad sexual. Igualmente, algunas culturas tienen una actitud

permisiva hacia las relaciones premaritales en ambos sexos, otras son permisivas con los

hombres pero no con las mujeres y otras no son permisivas con ningún sexo.

Enfoque de las guías sexuales

A diferencia del enfoque anterior, esta perspectiva tendría un foco más individual e

interpersonal que societal. Sin embargo, se la clasifica dentro de las perspectivas más

sociológicas por la gran importancia que concede a los aspectos culturales. La idea central

del enfoque de las guías sexuales de Gagnon y Simon (Gagnon, 1980) es que la conducta

sexual (al igual que cualquier conducta social) es guiada o pautada de modo similar a como

una obra de teatro o una película responden a un guión preestablecido. Es decir, nuestra

conducta sexual es el resultado de un elaborado aprendizaje previo que nos ha enseñado el

quién, qué, cuándo, dónde y porqué de lo que hacemos sexualmente. Como ejemplo,

respecto al quién la guía podría habernos enseñado que debería ser una persona atractiva

del otro sexo, de una edad similar a la propia, de la misma raza y estrato social, etc.

Página 14 de 151

Psicologia De La Sexualidad

Enrique Barra Almagia

Estas guías también comprenden la secuencia de conductas sexuales en una interacción

heterosexual (ej. Besos  manipulación de los senos  manipulación de los genitales 

estimulación oral de los genitales  penetración  orgasmo) y nos indican los

significados que deberíamos asignar a determinados eventos sexuales. Sin embargo, ya que

estas guías reflejan la influencia del aprendizaje social y cultural, pueden variar

ampliamente de una cultura a otra o aun entre distintos grupos dentro de una misma cultura

más amplia. Una de las aplicaciones más relevantes de este enfoque se encuentra en la

explicación de muchas diferencias en la conducta sexual de hombres y mujeres, por lo cual

será expuesto con mayor detalle en el capítulo destinado a explicar tales diferencias.

PERSPECTIVA SOCIOBIOLÓGICA

La sociobiología es un enfoque surgido en los años 70 y que consiste en la aplicación de

los principios biológicos evolutivos para comprender la conducta social de los animales,

incluyendo a los seres humanos. Su primer exponente fue el biólogo Edward Wilson y

luego ha sido aplicada al tema de la sexualidad humana por psicólogos tales como Symons

(citado en Hyde, 1994) y Buss (1988; Buss & Schmitt, 1993). Un aspecto central de esta

perspectiva es que de acuerdo a los principios de la evolución y de la selección natural, la

principal meta de los individuos sería producir descendientes saludables que permitan

traspasar los propios genes a las siguientes generaciones. Este imperativo biológico tiene

diferentes implicaciones para hombres y mujeres, debido a sus estrategias reproductivas

derivadas de su diversa capacidad repro; ductiva e inversión parental.

Todos estos conceptos y otros aspectos de este enfoque serán examinados en detalle en el

capítulo destinado a explicar las diferencias de género en sexualidad, tema en que la

perspectiva sociobiológica tiene mucho que decir. Aquí sólo agregaremos que se trata de

una perspectiva interesante y controvertida que ha generado críticas, entre ellas que ignora

la importancia de la cultura y el aprendizaje, que involucra una posición determinista y que

le asigna un peso excesivo al aspecto reproductivo de la conducta sexual.