Mitología Griega por Anónimo - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

desconocido

MITOLOGÍA GRIEGA

¿QUÉ ES LA MITOLOGÍA?

La mitología es aquella ciencia que se encarga del estudio e interpretación del mito. Un mito puede ser considerado desde múltiples puntos de vista, pero, por lo que aquí respecta, puede

decirse que trata la vida y hazañas de los dioses, semidioses y héroes de la antigüedad pagana.

La narración mítica cuenta, además, el origen del mundo, de los hombres o los animales, así

como ciertas actividades, por lo que casi todas las culturas cuentan con mitos adheridos a sus ideologías más profundas. Los mitos son considerados en la mayoría de los casos dentro de las concepciones religiosas puesto que se refieren a tiempos y situaciones anteriores a los actuales y de carácter extraordinario, en los que pueden darse procesos sobrenaturales. En cualquier

caso, puesto que tratan aspectos totalizadores, pueden iluminar muchos aspectos de la vida

cultural e individual de cada sociedad, y, de hecho, son tratados desde muchas disciplinas de la ciencia moderna.

El origen de la mitología es encuadrado dentro de las civilizaciones egipcia, fenicia y babilonia, que dieron lugar, tanto a este fenómeno como a muchas otras formas de comportamiento y

componentes culturales del mundo actualmente conocido. Según algunas teorías, el inicio del

culto a dioses formadores posteriormente de hechos mitológicos se produjo hacia el año 2000 a.

de C. cuando el rey de Babilonia Nino obligó a sus súbditos a rendir culto y ofrecer regalos a una estatua de Belo, padre de Nino y a quien se divinizó. Esta hecho fue considerado tanto por los babilonios y por los ciudadanos de otros imperios como una costumbre que detonaba buen gusto

y refinamiento cultural. A partir de entonces, se divinizaron múltiples personajes, no sólo por sus buenas aptitudes sino también como un ejemplo supremo de una determinada forma de actuar,

lo que permitió la existencia de dioses negativos.

Esta corriente fue llevada a sus límites más creativos por el pueblo griego, que, incapaz de

aceptar la sencillez de las cosas, exageró todo aquello que conocía convirtiéndolo en artificial, sobrenatural y admirable. Así, los jinetes fueron centauros, las bellas jóvenes, ninfas, los

pastores, faunos o sátiros los héroes militares, semidioses. Una mujer que había perdido a su esposo y que pasaba los días llorando era convertida en una fuente de eterno manar. Un gran

barco era transformado en un dragón alado.

Queda claro, pues, que la mitología es un tejido de fábulas y mitos falaces pero cuya utilidad puede llegar a ser amplia. Gracias a la mitología podemos explicar las obras de grandes

maestros de la pintura. Además, ésta se convierte en una demostración de hasta que punto

puede llegar la inteligencia humana en la creación de historias que pretenden ser una

explicación racional del mundo que nos rodea pero que no hace más que desorientarnos. En

cualquier caso, la mitología siempre fue un eficaz y valioso medio para esconder preceptos

excelentes y reglas de conducta a través de las alegorías.

A pesar de todo lo anterior, nunca debe olvidarse que no todos los mitos resultan falaces o

inciertos, de hecho, algunos mitos no son más que interpretaciones históricas un tanto

desvirtuadas, y otros se han obtenido de fuentes, que, en algunos casos, son consideradas

tremendamente verídicas, como puedan ser el Antiguo Testamento u otros textos sagrados. En

cualquier caso, el debate sobre la relación entre mito y verdad se mantiene en la actualidad. Ya, incluso en la antigua Grecia, algunos filósofos discutieron el valor del mito para garantizar el conocimiento de la realidad circundante y ensalzaron el valor de la razón como único método de alcanzar dicho conocimiento. A veces, sin embargo, estos mismos filósofos utilizaron los mitos como alegorías para explicar sus teorías o como fuente de inspiración literaria o artística, aspecto este último con un valor muy importante a lo largo de la historia, sobre todo durante el

Renacimiento o Barroco, cuando los temas mitológicos en las actividades pictóricas fueron

preponderantes. No todos los sabios de la Antigüedad creían en la verdad de las fábulas

mitológicas pero no les fue posible la lucha abierta frente a ellas. Quienes lo intentaron sufrieron incluso la muerte, como Sócrates, defensor de la existencia de un solo dios. La mitología clásica fue, finalmente, invalidada por el cristianismo, quien se arrogó el poder de destruir todas las ignorancias y supersticiones del mundo clásico bajo el prisma de la única divinidad y el

acompañamiento de la Biblia. Sin embargo, mucho hay de mito en el antiguo testamento.

La mitología clásica es una de las más importantes de toda la historia de la humanidad pues

constituye el fundamento de muchos de los rasgos culturales del mundo occidental, y sobre todo, de un país eminentemente latino como España. Su conocimiento es indispensable para el

entendimiento de muchas obras artísticas, como ya se ha reiterado, pero es también el único

método posible para alcanzar el claro entendimiento de la literatura clásica y de todas las

influencias que ésta ha tenido.