Los ocho mitos sobre Sodoma (articulo) por Tomas Hanks (otras ovejas) - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
Los Ocho Mitos en la Interpretación de Génesis 19:1-29 (Sodoma) 1 El relato sobre la destrucción de Sodoma en Génesis 19:1-29 demuestra que la homosexualidad es un

grave pecado que Dios condena. Casi todos los biblistas ahora reconocen que el relato en Génesis 19 no condena la “homosexualidad” (que describe la orientación sexual de ciertas personas e incluye lesbianas), sino el intento de violar sexualmente a los dos ángeles visitantes (en vez de ofrecerles hospitalidad, como hizo Abraham en Génesis 18, de acuerdo con las normas fundamentales del Antiguo Oriente; Tom Horner 1978:51; John Boswell 1980:93; George Edwards 1984:24-46; Martti Nissenen 1998:45-49). Por lo tanto, aun Richard Hays, que procura establecer una base bíblica contra la homosexualidad, admite: “El relato notorio de Sodoma y Gomorra—citado con frecuenc ia en relación con la homosexualidad—realmente no es pertinente al tema ” (citado en Gagnon 2001:71, nota 74). Como en el caso de Romanos, donde tradicionalmente ignoramos el hecho que el contexto concluye con la trampa retórica de 2:1-16, en el caso de Sodoma, tradicionalmente empezamos con Génesis 19, ignorando el contexto anterior que trata de la hospitalidad de Abraham (así Gen 18

+19 constituyen una díptica, como dos pinturas gemelas) . De esta manera mal interpretamos Gén 19:1-29

como una condena de la homosexualidad cuando actualmente trata de una falta de hospitalidad y la violencia.

No obstante, Robert Gagnon (2001:71-78) concluye que Dios destruyó la ciudad no solamente por recurrir a la violencia en vez de ofrecer hospitalidad a los ángeles, sino también por no respetar el principio de

“complementarse” (“gender complementarity”). Gagnon insiste que en Génesis 1-2 Dios creó dos sexos que siempre se complementan en las relaciones sexuales, un concepto moderno que Gagnon siempre utiliza como su carta de triunfo (Hanks 2006:597-98). Por supuesto, Gagnon no explica por qué Yahvéh, si su intención era curar a los homosexuales de su vicio, envió una pareja de ángeles masculinos, sexualmente muy atractivos, para dormir juntos en la casa de Lot, en vez de una pareja que reflejara la diversidad de los dos sexos que se complementan. Tampoco explica Gagnon por qué Yahvéh castiga a las mujeres y los niños de Sodoma para el pecado de los varones, dejando la impresión que Dios abusa de mujeres y niños con la misma ferocidad que los varones de Sodoma procuraron abusar a los dos ángeles visitantes (Michael Carden 2006:36-38).

2 Además de la narración en Génesis 19, las leyes en Deuteronomio 23:17-18 y cuatro textos en 1-2

Reyes hacen patente que la sodomía es pecado. Las versiones viejas maltradujeron qadesh como

“sodomita”. Sin embargo, la palabra hebrea qadesh significa “santo, consagrado, apartado para Dios” y en la Biblia Hebrea el sustantivo masculino se usa seis veces para referir al prostituto (¿cultico?): 17 No haya ramera ( qedeshah) entre las hijas de Israel, ni haya sodomita ( qadesh) de entre los hijos de Israel. 16 No traerás la paga de una ramera ( zonah) ni el precio de un perro ( keleb) a la casa de Jehová [Yahvéh], tu Dios, por ningún voto, porque abominable es para Jehová, tu Dios, tanto lo uno como lo otro (à Deut 23:17-18, RV95).

En su nota sobre Deut 23:19, la BJ afirme correctamente: “’Perro’ designa despectivamente al hieródulo”—sin importar el concepto moderno de orientación sexual. Con frecuencia los estudios modernos aún cuestionen si la prostitución referida era cúltica o más bién secular (ver "Prostitution" y "Cultic Prostitution" in The Anchor Bible Dictionary, NewYork: Doubleday, 1992, V:505-513, esp 507-509 à Josué, Rahab). El mismo error se repite en 1 Reyes 14:24; 15:12; 22:46; 2 Reyes 23:7; Job 36:14. Personas que utilizan exclusivamente las viejas traducciones fácilmente suponen que las Escrituras Hebreas contienen seis condenaciones de

“sodomitas”, aunque el Hebreo original habló solamente de qadeshim (hieródulos, prostitutos “consagrados”), sin referir a la orientación sexual de ellos.

Las Escrituras Hebreas muchas veces advierten a los jóvenes y varones israelitas de abstenerse de relaciones sexuales con prostitutas (à Proverbios). Sin embargo, nadie se atreve a mal interpretar tales textos como una condenación divina de la “heterosexualidad” —aunque este es precisamente el error de los que procuran sacar de las referencias a los prostitutos cúlticos (mal traducido como “sodomitas”) una condena de la

“homosexualidad”. Gracias a Dios, todas las traducciones modernas rectifican este grave error y hacen patente que los textos hablan específicamente de prostitutos—no de “sodomitas”, “homosexuales” o “heterosexuales”:

“hieródulo”, BJ ; prostitución ritual”, NVI; “la prostitución practicada en los cultos paganos”, DHH).

1

3 Las 48 referencias a Sodoma en la Biblia subrayan el hecho que Dios siempre condena la

homosexualidad (BH 39 + NT 9). Al contrario, todos los 39 textos de la Biblia Hebrea que refieren a la condena de Sodoma evitan cualquier referencia al homoerotismo y hablan de otros pecados: opresión, injusticia, violencia à Ezequiel; ver el cuadro de los 39 textos abajo). Es común afirmar que ninguno de los 39

textos de la Biblia Hebrea refieren al pecado de Sodoma como algo “sexual” pero tal palabra no existe en la Biblia, que refiere a los asuntos sexuales con eufemismos y dimensiones de otras palabras (conocer, tomar, oprimir, yacer, cama, etc.; ver “rape” en inglés, expresado en castellano como un tipo de “violación”). La primera persona que interpretó el relato de Sodoma en Génesis 19 como una condena del homoeroticismo fue el filósofo judío, Filón de Alejandrina ( ca 20 aC–50 dC; Carden 2006:36-37). Más discutido es el texto de Ezequiel que dice de Jerusalén:

49 He aquí, esta fue la iniquidad de Sodoma, tu hermana:

(1) arrogancia,

(2) glotonería/gula [pan de sobra] y

(3) apatía tuvieron ella y sus hijas [otras aldeas en su órbita];

(4) y no fortaleció la mano del pobre-oprimido ( ‘ani) y del indigente ( ’ebyon); 50 (5) sino se llenaron de soberbia

(6) e hicieron abominación [ to‘eba, singular] delante de mí; y, al verlo, las destruí”. [“y, al verlo [yo]”, TM; cp NVI: “tal como lo has visto”].

51 Pero ni Samaria ni sus aldeas cometieron la mitad de tus pecados!

Tú te entregaste a más abominaciones [ to‘eba, plural],

haciendo que ellas parecieran justas en comparación contigo.

Como ha demostrado George Edwards (1984:53), “abominación” ( to’eba) en Ezequiel se refiere mayormente a la idolatría y dos veces al pecado heterosexual del adulterio (à Ezeq 22:11; 33:26; ver AB 450, 683), pero nunca al sexo (anal) entre varones (à Lev 18:22; 20:13; pace Gagnon 2001:71-91; ver cuadro, abajo).

4 Las referencias de Jesús a Sodoma demuestran que él comparte con la Biblia Hebrea la condena de la

homosexualidad. Jesús no solamente evita condenar relaciones homoeróticas, sino condena a Sodoma por su falta de hospitalidad. Al enviar a los doce discípulos en misión dice: 11 “En cualquier pueblo o aldea donde entren, busquen a alguien que merezca recibirlos, y quédense en su casa hasta que se vayan de ese lugar. 12 Al entrar digan ‘Paz a esta casa’. 13 Si el hogar se lo merece, que la paz de ustedes reine en él; y si no, que la paz se vaya con ustedes. 14 Si alguno no los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese pueblo, sacúdense el polvo de los pies. 15 Les aseguro que en el día del juicio el castigo para Sodoma y Gomorra será más tolerable que para ese pueblo.

(Mateo 10:11-15 // Luc 10:8-12 = Q)

Obviamente Jesús entendió bien que el pecado de Sodoma no era la “homosexualidad” sino la falta de hospitalidad y así en efecto corrige los errores de las interpretaciones homofóbicas tan populares con Filón de Alejandrino y otros judíos de la época. Otro relato de la fuente primitiva “Q” preservada en Mateo y Lucas, la curación del querido esclavo del Centurión (à Mat 8; à Luc 7) manifiesta la misma actitud, como también su propio relación íntima con el Discípulo Amado (à Juan 13-21; ver Ted Jennnings 2000)

5 En Judas 7 el hermano de Jesús hace patente que él comparte la condena de la homosexualidad como

“un vicio contra la naturaleza”. De las 48 referencias a Sodoma en la Biblia, ninguno de los 39 textos de la Biblia Hebrea interpreta su pecado en términos sexuales y Judas 7 es la única en el Nuevo Testamento que lo hace. Sin embargo, Judas 7, al reconocer la dimensión sexual del pecado a la vez hace explícito que el fallo sexual era de procurar violar sexualmente a ángeles (“carne diferente/extraña” en el griego):

Y además que a los ángeles, que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el juicio del gran Día. Y lo mismo Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, que como ellos se entregaron a la prostitución ( 'ekporneúsasai; DHH; cp.

NVI: "inmoralidad sexual"; BJ, BP y RV: "fornicaron") y se fueron tras una carne diferente ( sarkós

hetéras; BJ; “carne extraña” BA), padeciendo la pena de un fuego eterno, sirven de ejemplo" (Judas 6-7).

2

De las traducciones modernas en castellano, solamente la Biblia de Jerusalén (BJ) y la Biblia de las Américas (BA) conservan el sentido literal del griego, que hace una referencia a la carne de ángeles como una carne

"diferente/extraña" ( heteras, griego; ¡ver “hetero sexual" en castellano!): “carne que no era humana, puesto que su pecado había sido el de querer abusar de ‘angeles’, Gn 19:1-11” (BJ nota). Así, traducido literalmente, podemos observar que Judas siguió la enseñanza de su hermano Jesús y no vio en el relato sobre Sodoma ninguna condenación de la "homosexualidad". El griego original de Judas es muy claro. En el v. 6 hace referencia a los ángeles de Génesis 6:1-4, que antes del diluvio bajaron a la tierra, "dejándose seducir por las hijas de los hombres" (BJ nota; tema desarrollado por el libro apócrifo de Enoc).

Entonces, en el v. 7, Judas sigue hablando del otro relato, Génesis 19, donde los varones de Sodoma quisieron violar sexualmente a los ángeles que los visitaron (Judas refiere a los ángeles como "carne diferente"). Un signo de la homofobia en la sociedad y en las iglesias es el hecho que muchos que promueven la violencia contra minorías sexuales citan el texto de Judas como condena de "la homosexualidad" (palabra y concepto de origen moderno, en el siglo 19). ¡Pero las leyes medievales que condenan la "sodomía" y la propaganda moderna que ataca a los "homosexuales" no refieren a relaciones sexuales entre seres humanos y ángeles!

Según Hebreos (1:7, 14) los “ángeles” son “espíritus”; según Jesús ellos “no se casan” (Marcos 12:25), aunque no les niegan tener un cuerpo capaz de relaciones sexuales. Pero Judas parece estar más cerca de las tradiciones (¿mitológicas?) de las Escrituras hebreas y los libros apócrifos de la época intertestamentaria, donde los ángeles pueden tener relaciones sexuales con los seres humanos.

El uso homofóbico de Judas 7 todavía encuentra respaldo en casi todas las traducciones: "Lo mismo que esos ángeles, también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas se entregaron a la PROSTITUCIÓN y se dejaron llevar por VICIOS CONTRA LA NATURALEZA" (Judas 7, DHH). La traducción "se entregaron a la prostitución" en vez de "fornicaron" (BJ; RV) es preferible, por ser el sentido original y más literal del griego.

(NVI "inmoralidad sexual" está bien como paráfrasis, pero "in/moral” y “ética” son categorías no bíblicas tomadas de la filosofía griega.) En el griego, la "prostitución" llegó a funcionar como metáfora para describir cualquier actividad sexual irresponsable, injusta y desaprobada. Pero nada en el griego de Judas 7 justifica una referencia a "vicios contra la naturaleza," cuando el texto dice que "se fueron tras una carne diferente".

Sin embargo, la misma traducción homofóbica del griego "otra carne" se encuentra en todas partes (ver NVI, RV, BP). Seguramente los traductores homofóbicos recordaron que Romanos 1:26-27 habla de prácticas sexuales "contra la naturaleza" ( pará fúsin, que incluyen, pero no se limitan, a relaciones sexuales entre personas de un mismo género). Sin embargo, no hay nada en el griego para sostener tal traducción en Judas.

¡En vez de poder apreciar cómo Judas sigue a su hermano Jesús en evitar la interpretación homofóbica de Génesis 19 (como una condena de varones homosexuales), el lector queda obligado a caer precisamente en el error que Jesús y Judas evitaron!

6 Tanto la Biblia como la Iglesia en toda su historia siempre condenan el grave pecado de la “sodomía”.

Al contrario, en la Biblia, “Sodoma” es sencillamente un lugar, una ciudad, no un pecado. Fue el monje medieval Pedro Damián (1007-1072) quien inventó el término “sodomía” para designar un pecado siempre sin definición clara y explícita. Desde entonces, surgieron leyes que nombraron la “sodomía” un crimen, castigado con torturas y pena de muerte (Mark Jordan 1997; Byrne Fone, Homophobia, 2000:75-350).

7 La Iglesia en el siglo xix hizo un grave error al abandonar el término bíblico “sodomía” y sustituir el

nuevo término científico “homosexualidad”. Con la meta (“conservadora”) de limitar el poder estatal de invadir el hogar y la vida privada, el Código de Napoleón eliminó las leyes contra la “sodomía”. Por la influencia del imperio francés, el Código afectó no solamente a Francia, sino también a la Europa continental y a América Latina (excepciones eran Prusia, Inglaterra, no conquistada por Napoleón, y los EEUU y Canadá).

En el siglo XIX, afectadas por la mayor tolerancia de la Ilustración (excepción: la masturbación à Génesis) y el descubrimiento científico de las orientaciones sexuales que afectan los distintos comportamientos sexuales, aun Inglaterra y los EEUU eliminaron la pena de muerte por el crimen de la “sodomía”. En las últimas décadas del siglo XX muchos estados en los EEUU eliminaron sus leyes contra la sodomía y en 2003 la Corte Suprema declaró todas contra la Constitución. En América Latina, después de la decisión de la Corte Suprema de Ecuador, en 1997, las leyes que castigaban la sodomía quedaron vigentes solamente en Nicaragua (introducidas en 1992 por Violeta Chamorro; en Chile fueron introducidas por Adolfo Pinochet, pero eliminados en 1998).

3

8 En Rom 1:27 (cp 9:29) Pablo alude al pecado de Sodoma y lo condenó como “contra la naturaleza”.

Cuando Pablo refiere a los actos sexuales anales entre varones (Rom 1:27) no menciona Sodoma y en la única referencia a Sodoma en sus cartas (Rom 9:29), no dice nada acerca de los actos homoeróticos. Para Pablo tales actos y la tradición de Sodoma parecen no tener vínculo alguno a pesar de que la homofobia llegó a ser común entre los judíos en la época intertestamentária. De hecho ambos temas parecen haber sido intencionalmente separados por una brecha de ocho capítulos que guardan a los lectores del peligro de relacionarlos, confundirlos o igualarlos. La única referencia de Pablo a Sodoma (Rom 9:29), en una carta que promueve la hospitalidad (15:1-13) sigue el molde común de la Biblia Hebrea y no dice nada de actos homoeróticos.

Simplemente cita la referencia de Isaías como un paradigma de la severidad del juicio divino (Isa 1:9).

Excursus No obstante, Philpp Esler, propone una lectura radicalmente diferente (“La Tradición de Sodoma en Romanos 1:18-32” Biblical Theological Bulletin 34, 2003:4-16; ver Hanks 2006:598-601). Señala que algunos biblistas han buscado identificar una “metáfora primordial” particular subyacente en Romanos 1:18-32:

La caída de Adán (Morna Hooker 1960 y otros);

Una “narrativa que presenta la declinación de la civilización” (Stanley Stowers; Dale Martin 1995);

La tradición de Sodoma en Génesis 19 (Philip Esler 2003).

Cada una de estas hipótesis puede explicar ciertas características de Rom 1:18-32 pero a la vez existen otros aspectos y características del texto que las contradicen y que sugieren que Pablo tal vez escribe sin pensar en una “metáfora primordial”. La hipótesis de Esler señala varias similitudes y paralelos con la tradición de Sodoma, pero las siguientes diferencias parecen más categóricas:

La narrative de Sodoma (Gen 19) no dice nada de una invención de la idolatría (cp Rom 1:18-23, 25).

La narrativa de Sodoma en Génesis 19 refiere solamente a los varones de la ciudad (que intentan violar a los dos ángeles visitantes); sin embargo en Rom 1 Pablo refiere primero a las mujeres (1:26) que se involucran en actos sexuales “contra naturaleza” (sexo anal con varones, para evitar la procreación).

Los eruditos no entienden porqué Pablo prioriza los actos antinaturales de las mujeres, pero si la

“metáfora primordial” de Pablo fuera en realidad la narrativa de Sodoma, el problema se complica en vez de resolverse. Esler piensa que las seis referencias de Ezequiel a las “hijas de Sodoma” (16:46,48,48,49,53,55) explican el porqué Pablo prioriza el sexo antinatural de las mujeres, pero como señala Robert Gagnon, “Esta referencia parece forzada por dos razones. Primero, no hay ninguna tradición en la literatura judía sobre las mujeres de Sodoma practicando relaciones homoeróticas.

Segundo, la referencia a las ‘hijas’ de Sodoma es solamente una metáfora para las aldeas alrededor de Sodoma, no una descripción literal de mujeres (2003:187).

Esler no encuentra los paralelos mas próximos a Romanos 1:26-27 en la Biblia Hebrea, sino en algunos textos intertestamentarios, como Naftalí 3.2-4, pero Pablo cita abrumadoramente los libros canónicos de la Biblia Hebrea y (a diferencia de Judas) tiende a ignorar las tradiciones intertestamentarios.

Al igual que la Biblia Hebrea, otras referencia s que encontramos en el Nuevo Testamento (a excepción de Judas 7) omiten cualquier vínculo con las referencias sexuales y refieren a Sodoma como un paradigma de la severidad del juicio divino o del pecado de inhospitalidad (Lucas 10:12; Mateo 11:23-24). La referencia excepcional en Judas 7, al tratar los pecados sexuales de los varones de Sodoma refleja la narrativa de Génesis 19 donde el punto no se centra en el género de los dos visitantes sino en el intento de abusar sexualmente de “carne extraña/otra carne” [de ángeles]. La separación que Pablo hace entre su única referencia a Sodoma (9:29) y las relaciones de sexo anal entre varones (Rom 1:27) encaja perfectamente en el modelo de enseñanza de la Biblia Hebrea y de Jesús sobre Sodoma.

Pablo habla de la ira de Dios que se revela desde el cielo (Rom 1.18), pero Génesis 19 no menciona la ira de Dios. Para Pablo la ira de Dios es provocada por pecados tales como la idolatría y la opresión; el abuso de poder (1:18-23,25,28-32) que también encontramos en Éxodo 22:21:24. Los pecados sexuales que encontramos en Rom 1:24-27 deberán ser entendidos como pertenecientes a contextos idolátricos (la prostitución en los templos paganos) que además involucran abusos de poder que causan daño al prójimo (Rom 13:8-10). Si Sodoma fuera una de las metáforas subyacentes en el pensamiento de Pablo en Romanos 1, solamente lo sería como símbolo de idolatría y de violencia opresiva (ver la referencia a Jerusalén como “Sodoma y Egipto, la ciudad donde el Señor fue crucificado “, Apocalipsis 11:8).

4

Por lo tanto, aun si Esler tuviera razón, sólo reforzaría el argumento para interpretar la retórica de Romanos 1:24-27 como dirigida a actos de violencia y opresión (el intento colectivo de violación de los ángeles), y no contra las expresiones de amor consensuado entre adultos.

Resumen Hemos visto que las interpretaciones tradicionales de las referencias bíblicas a Sodoma:

• Ignoran el contexto (la hospitalidad de Abraham en Gén 18) y malinterpretan Gén 19:1-29 como una referencia a la homosexualidad en vez de una falta de hospitalidad y un esfuerzo de violar dos ángeles;

• Mal traducen qadesh/im en seis textos en Deut. Reyes y Job como referencias a “sodomita/s” en vez de

“prostitutos cúlticos”;

• Ignoran las 39 referencias a Sodoma en la Biblia Hebrea como ejemplo de juicio divino (contra la opresión y la violencia ) y optan para la interpretación homofóbica inventada por el filósofo judío Filón.

• Ignoran las enseñanzas de Jesús sobre el pecado de Sodoma como inhospitalidad (Mateo 10:15 // Lucas 10:12 = Q) o las mal interpretan como condena de la homosexualidad.

• Mal traducen Judas 7 como una referencia a “vicios contra naturaleza” (RVR; DHH; NVI) en vez de reflejar fielmente la referencia en el griego de seguir “carne extraña” (NBJ; BA) de los dos ángeles.

• Ignoran la referencia a Sodoma (como juicio) en Romanos 9:29 y malinterpretan Romanos 1:18-27 como alusión a Sodoma en una carta donde Pablo promueve la hospitalidad (15:1-13).

Obviamente fuertes prejuicios (homofóbico, xenofóbico o misógino) ha n llevado a los traductores y biblistas a mal dirigir las iglesias en la interpretación de este temático. Estos prejuicios tan obvios en las traducciones e interpretaciones de los textos sobre Sodoma nos advierten que puedan existir también en otros casos.

Bibliografía (ver también www.robgagnon.net y à los libros bíblicos en www.fundotrasovejas.org.ar) Bailey, Derrick Sherwin (1955). Homosexuality and the Western Christian Tradition. London: Archon.

Bechtel, Lyn M. (1998). “A Feminist Reading of Genesis 19:1-11”. Genesis. FCB, Athalya Brenner, ed., 108-128.

Boswell, John (1980). Christianity, Social Tolerance and Homosexuality. Chicago: University of Chicago, 92-99.

Carden, Michael (2004). Sodomy: A History of a Christian Biblical Myth. London: Equinox.

----------(2006). “Genesis”, The Queer Bible Commentary. Deryn Guest et al, eds. London: SCM. 36-38

Coleman, Peter Coleman (1980). Christian Attitudes to Homosexuality, London, SPCK, 58-85.

DeYoung, James B. (2000). Homosexuality, Grand Rapids: Kregel, 69-107).

Doyle, Brian (1998). “The Sin of Sodom: yadà, yadà, yadà” Theology and Sexuality 9 (Sept), 84-100.

Fields, Westen W. (1997). Sodom and Gomorrah: History and Motif in Biblical Narrative, JSOTSup 231; Sheffield: Sheffield Academic, 155-184;

Gagnon, Robert (2001). The Bible and Homosexual Practice. Louisville: Abingdon, 71-91.

Hanks, Thomas D. (2006). “Romans” in The Queer Bible Commentary. Deryn Guest et al, eds. London: SCM.

--------(2007). A Gay Apostle’s Queer Epistle for a Peculiar People: Romans 1:16-2:16, SBL.

Jordan, Mark D. (1997). The Invention of Sodomy in Christian Theology. Chicago: University of Chicago.

Lings, Kjeld Renato (2006). Restoring Sodom: Towards a Non-sexual Approach. University of Exeter. Tesis doctoral. Resumen en castellano en www.renatolings.com. Cap 5 ofrece nuevos argumentos que apoyan las conclusiones de Derrick Bailey (1955), John McNeill (1976) y John Boswell (1980), negando el sentido sexual de yada (conocer), que indicaría un esfuerzo de violación sexual en Gén 19:5); ver Gagnon 71-74.

Loader, J. A. (1990). A Tale of Two Cities: Sodom and Gomorrah in the Old Testament, early Jewish and early Christian Traditions. Kampen; Netherlands: J.A. Kok, 75-117.

Mulder, M. J. (1986/99). s edom, amora [Sodoma, Gomorra] . TDOT. Grand Rapids: Eerdmans, X:152-165.

Nissinen, Martti (1998). Homoeroticism in the Biblical World, Minneapolis: Fortress, 89-102).

5

“Sodoma” en la Biblia: Biblia Hebrea 39x; Nuevo Testamento 9x; Total: 48x en la Biblia

(*=juicio general, sin especificar pecado; 12 veces BH; 6 veces NT; ver Gagnon 2001:79).

1 Génesis 10:19 (J): Tabla de las naciones, morada de clanes cananitas

2

13:10 (J, Lot): región próspera, como Edén

3

13:12 (P, Lot): puso su tienda cerca de Sodoma

4

13:13 (J): los habitantes de Sodoma malos y grandes pecadores contra Yahvé 5-12 14:2, 8, 10, 17, 21, 22; Rey de Sodoma (Berá), 7x; Lot vive en Sodoma, v. 10) 13-16(J) 18:16, 20, 22, 26: La hospitalidad de Abraham (1-15), quien intercede por Sodoma (16-33); v. 21 “grito” ( za’aq) contra la injusticia de Sodoma 17-18 (J) 19:1: dos ángeles llegan a Sodoma; Lot sentado a la puerta de la ciudad 19 (J) 19:4: pecado: inhospitalidad; tratan de violar sexualmente a los ángeles visitantes 20-21 (J) 19:24, 28: destrucción de Sodoma

*22 Deut 29:23 (D): destrucción de Sodoma, Gomorra, Admá y Zeboyín (16-18, idolatría)

*23 32:32 (E): Sodoma y la idolatría de Israel (15-21)

24-25 Isaías 1:9-10 Jerusalén destruida como Sodoma y Gomorra (opresión, 17, 23)

*26

3:9 Jerusalén y Judá destruidas, despliegan su opresión (5, 12) como Sodoma

*27

13:19 Babilonia destruida como Sodoma y Gomorra (arrogancia, v. 19)

*28 Jeremías 23:14 Jerusalén destruida como Sodoma (adulterio = idolatría, 14)

*29

49:18 Edóm destruida como Sodoma y Gomorra (arrogancia, v. 16)

*30

50:40 Babilonia destruida como Sodoma y Gomorra (opresión, v. 33)

*31 Lam

4:6 Jerusalén destruida como Sodoma

32 Ezequiel 16:46 Sodoma hermana menor de Jerusalén (abominaciones, v. 47) 33

16:48 Jerusalén más pecadora que Sodoma

34

16:49 He aquí, esta fue la iniquidad de Sodoma, tu hermana:

(1) arrogancia,

(2) gula [pan de sobra] y

(3) apatía tuvieron ella y sus hijas [otras aldeas en su órbita]; (4) y no fortaleció la mano del pobre-oprimido ( ‘ani) y del indigente ( ’ebyon); 50

(5) sino se llenaron de soberbia

(6) e hicieron abominación [ to‘eba, singular] delante de mí; y, al verlo, las destruí”. [“y, al verlo [yo]”, TM; cp NVI: “tal como lo has visto”].

Cp. toéba (“abominaciones”) en Ezequiel 16:2, 22, 25 (verbo), 36 (ídolos), 43

35

16:53 Sodoma, Samaria y Jerusalén serán restauradas

36

16:55 Sodoma, Samaria y Jerusalén serán restauradas

37

16:56 Jerusalén, en su época de arrogancia, se burlaba de Sodoma

*38 Amós

4:11 Israel destruido como Sodoma y Gomorra (opresión, v. 1).

*39 Sofonías 2:9 Moab destruida, como Sodoma y Gomorra (arrogancia, v. 10) (ver también *Os 11:8, otras ciudades, Admá y Zeboyín, destruidas con Sodoma; Deut 29:23; Sal 11:5-6) Nota: En cinco textos, en la RV y otras versiones antiguas, qedeshim (“consagrados”) está mal traducido como

“sodomitas” (Deut 23:17; 1 Reyes 14:24; 15:12; 22:46; Job 36:14).

Nuevo Testamento (9 veces total; * = 6x juicio general sin especificar el pecado) 1 Mateo

10:15 // Lucas 10:12, = Q, falta de hospitalidad [cp Mc 6:11]

*2

11:23 Ayes sobre ciudades no arrepentidas; Sodoma se hubiera arrepentido

*3

11:24 más tolerable en el día del juicio para Sodoma que para Corazín y Betsaida 4 Lucas

10:12 // Mateo 10:15 = Q, falta de hospitalidad

*5

17:29 el día que Lot salió de Sodoma….destrucción

*6 Romanos 9:29 cita Isaías1:9: “seríamos ya como Sodoma…” (destrucción total) 7 Judas

7 Sodoma y Gomorra: violación sexual de ángeles (“otra carne”)

*8 2 Pedro

2:6 destrucción de Sodoma y Gomorra

*9 Apoc

11:8 “la gran ciudad [Jerusalén], llamada espiritualmente Sodoma o Egipto [opresor]”.

6

Biblia Hebrea: los 15-17 textos que usan yadà (conocer/saber) para referir a relaciones “sexuales” ( yadà ocurre 943x en la Biblia Hebrea; solamente 15-17x en sentido “sexual”)

1 Gén 4:1 “Conoció [ yadà] Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín….” 2 4:17 “Conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc”.

3 4:25 “Conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hijo…Set.” 4 ¿¿19:5?? “Sácalos [a los dos hombres/ángeles] para que los conozcamos” (RVR95; ver nota).

5 ¿19:8? Lot: “Mirad, yo tengo dos hijas que no han conocido varón….” 6

24:16 “Esta muchacha [Rebeca] era… virgen, pues ningún hombre la había conocido” 7

38:26 Judá: “Y nunca más la conoció [a Tamar]” (después de tratarla como prostituta) 8 Num 31:17 “Matad…a toda mujer que haya tenido relaciones carnales con [ conocido] un hombre” 9

31:18 “las niñas entre las mujeres que no hayan tenido relaciones carnales con [ conocido] un hombre” 10

31:35 “las mujeres que no habían conocido hombre eran por todas treinta y dos mil” 11 Jueces 11:39 “La hija de Jefté nunca conoció varón” [murió virgen]

12

19:22 “Saca al hombre que ha entrado en tu casa para que lo conozcamos” (ver nota RVR95) 13

19:25 “Los hombres…la violaron [ conocieron] y la ultrajaron [la concubina] toda la noche” (NVI) 14

21:11 “Exterminarán…a todas las mujeres que haya conocido [ yadà]] yacimiento de varón” 15

21:12 “Cuatrocientas doncellas vírgenes que no habían conocido [ yadà] yacimiento de varón” 16 1 Sam 1:19 “Elcana conoció a Ana su mujer….” (1:20, “concibió…dio a luz un hijo… Samue l”) 17 1 Reyes 1:4 “El rey [David] nunca la conoció [a Abisag]” (por ser viejo e impotente) Nuevo Testamento: los 2 textos que usan ginosko (conocer/saber) para referir a relaciones “sexuales” Mat 1:25 “Pero [José] no la conoció [a María] hasta que dio a luz a su hijo primogénito….” Luc 1:34 María al ángel: “¿Cómo será esto?, pues no conozco varón” (RVR95; ver nota) Textos no-canónicos (ver BDAG 2000:200)

Judit 16:22

Apc Moisés 4

En círculos cristianos la popularidad de las interpretaciones sexuales para Génesis 19:5 y 8 probablemente se debe en gran parte al uso parecido del verbo griego “conocer” en sentido sexual en los relatos navideños (Mat 1:25 y Luc 1:34), que por su lectura anua l en la gran fiesta serían continuamente oído aún por cristianos no muy fieles en su asistencia a los cultos. Asimismo, en círculos judíos, los primeros capítulos de Génesis serían entre los textos bíblicos más conocidos.

7

Conclusiones

1 Por ser tan pocos los textos con yadà con un sentido “sexual” (15-17 de 943 textos), obviamente la obligación, la carga de la prueba (“burden of proof”) descansa sobre quienes atribuyan tal sentido al texto

2 Con las excepcio nes de Gen 19:5 y 8 hay consenso en cuanto al sentido “sexual” en 15 textos. La gran mayoría concluyen que Gen 19:5 implica una amenaza sexual (violación) y que por lo tanto Lot ofrece a sus hijas, en vez de las dos visitas, para ser violadas por la banda. Sin embargo, los que han cuestionado o negado tal sentido en 19:5 o 8 incluyen Calvino ( Comm. in Gen., ad loc. y G. A. Barton 1908-26, Encyclopedia of Religion and Ethics xi, 672ª, citados por D. S. Bailey 1955:1-28; John McNeil (1977); John Boswell 1980:97; Lyn Bechtel (1998); Brian Doyle (1998) y Renato Lings (2006).

3 En el debate sobre el sentido de yadà en Gen 19:5 mucha confusión resulta del hecho que “sex/ual” es un concepto moderno (especialmente partiendo del siglo 18) y no existe una palabra hebrea o griego para

“sex/ual”. Tampoco—como en castellano—existió una palabra específica para la violación sexual (cp. “rape” en inglés). Por lo tanto, John Boswell puede concluir que en Génesis 19 “un elemento sexual, aun si apenas presente [“if present at all”], probableme nte fue entendido solamente como la expresión concreta de una falta de hospitalidad” (1980:97; énfasis mia).

4 Por lo tanto, si los autores de la Biblia Hebrea contemplaron una violación sexual, lo hicieron como una manifestación de “opresión” o “violenc ia”. También utilizaron la raiz ` anah; (oprimir, humillar, ver áni) para referir a un acto de violación sexual (“rape”; ver Hanks 2000:46; Luc 1:48).

5 Esta falta de vocabulario específico o técnico para sex/ualidad y violación sexual (“rape”) mejor explica por qué (con la excepción de Judas 7), ninguna de las 48 referencias en la Biblia a Sodoma habla de su ofensa en términos de un pecado “sexual”, sino de injusticia, opresión, violencia, indiferencia a las necesidades de los débiles y los pobres, etc. (BDAG 2000:934; cp Lings 2006).

6 En resumen, una minoría niegan que los verbos “conocer” ( yadà) en Génesis 19:5 y 8 implican un acto sexual. La gran mayoría piensan que sí, pero señalan que 19:5 habla de una amenaza de violación sexual de los dos ángeles, no del amor consensual homoerótico. Por lo tanto, no da más base para condenar todas las relaciones homosexuales hoy que el relato de la violación sexual de la concubina en Jueces 19 podría justificar una condenación de todas las relaciones heterosexuales (ver también el adulterio de David con Betsabé denunciado por el profeta Natán; 2 Sam 12).

7 Robert Gagnon concede que Génesis 19:5 refiere a una violación sexual pero insiste que, además de la violencia evidente en este caso, Dios siempre condena todas las relaciones homoeróticas porque no expresan la complementareidad entre los dos sexos que Dios instituyó en Génesis 1-2 (2001:71-91; ver Hanks sobre Romanos 1:16-2:16, 2006:597-98 y los libros citados, para una refutación de la teoría de Gagnon que los sexos siempre deben complementarse).

8

Le puede interesar...