La Timidez por WillUrday - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.png

index-1_2.png

index-1_3.jpg

index-1_4.jpg

index-1_5.jpg

index-1_6.png

William

Montgomery

CONSEJO DIRECTIVO REGIONAL – LIMA

COLEGIO DE PSICÓLOGOS DEL PERÚ

index-2_1.png

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

LA TIMIDEZ Y SU

TRATAMIENTO

______________________________

William Montgomery Urday

Colegio de Psicólogos del Perú

Consejo Directivo Regional - Lima

Lima-Perú

2010

1

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

Colegio de Psicólogos del Perú – CDR - Lima

Junta Directiva Período 2010-2012

DECANO: Dr. Jaime Aliaga Tovar

SECRETARIO: Mg. Pedro Ticona Arellano

TESORERO: Lic. Jorge Saldarriaga Ruiz

VOCAL 1: Mg. Ramón Vera Cortegana

VOCAL 2: Lic. América Zalazar Lino

Título: La Timidez y su Tratamiento

Autor: William Montgomery Urday

Docente Universidad Nacional Mayor de San Marcos

© 2010 Colegio de Psicólogos del Perú

Consejo Directivo Regional – Lima

Jr. Camilo Carrillo 164 – Jesús María

Impreso en Gráfica Universo, Jr. Rufino Torrico 329 Int. 11 –

Lima-Perú

Primera edición.

Tiraje: 1000 ejemplares

Hecho el Depósito Legal Nº 2010 - 05494

en la Biblioteca Nacional del Perú.

ISBN: 978-612-45754-0-2

2

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

_____________________________

PRÓLOGO

_____________________________

Entre las variadas dificultades que ha encontrado la

elaboración de La Timidez y su Tratamiento está la ausencia

de estadísticas e investigaciones directamente relacionadas

con la prevalencia de la timidez en el Perú, lo cual no es de

extrañar, dado que en el mundo entero tampoco hay mucha

información al respecto, salvo la mencionada en las páginas

del capítulo inicial de esta publicación. Se ha prestado

mucha atención a los trastornos de fobia, ansiedad,

depresión, agresividad, falta de asertividad, evitación y

pánico asociados a diversas patologías sociales, pero muy

pocas veces a problemas poco manifiestos como el que ocupa

las páginas que siguen. Las razones de eso se explicitaran en

su debido lugar.

De cualquier modo, se juzga por lo general de acuerdo

a las solitarias investigaciones del Dr. Phillip Zimbardo y

sus colaboradores que entre un 40% a 50% de la población

mundial sufre o ha sufrido en algún momento de timidez, y

una parte menor de esa cifra (con timidez crónica) podría

acercarse al peligroso borde de la fobia social.

3

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

El grado de disfunción conductual ocasionada por la

timidez más recalcitrante varía de acuerdo con una serie de

condiciones, a saber: el sexo, la edad, el número de

familiares, el tipo de red social y familiar, la clase social o

estatus socioeconómico,la disposición biológica, factores

ambientales e incluso la procedencia etnogeográfica. No

obstante se puede decir que, al margen de todas esas

condiciones, la Psicología ha desarrollado herramientas

terapéuticas suficientemente efectivas para ayudar al

individuo aquejado por ese problema. Dichas herramientas

quizá no eliminen por completo el trastorno, pero si

permiten afrontarlo y afrontar las situaciones que lo afectan.

Por ello, como se explicará en su momento, los conceptos de

control y autocontrol están muy vinculados a estos

procedimientos, que, por lo demás, son bastante conocidos y

de amplio uso en el “recetario” contemporáneo para

aplicarse a un extenso rango de problemas psicológicos.

Aquí se adaptan sus operaciones al problema de la timidez,

en consonancia con la experiencia de quien escribe.

Durante el transcurso de la exposición del tema en

todo momento se enfatiza la parte práctica, y se dedica más

de la mitad del libro al desarrollo de la evaluación, la

tecnología y su aplicación a través de un programa. En ese

sentido, esta obra muy bien pudo llamarse “técnicas para el

control de la timidez”.

William Montgomery Urday

Enero de 2010

4

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

_____________________________

ÍNDICE

_____________________________

P.

INTRODUCCIÓN.......................................................

9

CAPÍTULO 1

La timidez.................................................................... 19

CAPÍTULO 2

Timidez y autocontrol.................................................. 37

CAPÍTULO 3

Evaluación inicial de la timidez................................... 53

CAPÍTULO 4

Control de las emociones negativas............................. 75

5

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

CAPÍTULO 5

97

Mejoramiento del trato social......................................

CAPÍTULO 6

Incremento de la efectividad personal......................... 121

CAPÍTULO 7

Modificación de la forma de pensar............................ 143

CAPÍTULO 8

Un programa y matices en el enfoque......................... 165

EPÍLOGO.................................................................... 181

BIBLIOGRAFÍA......................................................... 187

TABLAS

________________________________________________

1.1.Criterios para el diagnóstico de la fobia social según el

DSM IV, p. 23

1.2. Registro de conducta del niño tímido, p. 31.

1.3. Escala de timidez revisada de Check y Buss, p. 32.

2.1.Cuestionario de autocontrol infantil y adolescente

(muestra de ítems), p. 46.

2.2.Escala de locus de control para niños, p. 48.

6

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

3.1. Criterios de determinación de un problema, p. 54.

3.2. Proceso de evaluación conductual, p. 55.

3.3. Taxonomía de estímulos y situaciones, p. 59.

3.4. Ejemplo de cuadro informativo, p. 62.

3.5. Inventario de indicadores de tensión y ansiedad, p. 68.

3.6. Inventario de ansiedad, p. 69.

3.7. Cuestionario de apoyo comunitario percibido, p. 70.

3.8. Modelo de hoja para test sociométrico, p. 72.

4.1. Hoja de control de los ejercicios de relajación, p. 89.

4.2. Autorregistro de ansiedad subjetiva, p. 90.

4.3. Hoja de autoverbalizaciones de afrontamiento, p. 91.

4.4. Escala breve de miedo a la evaluación negativa, p. 92.

4.5. Inventario de miedos escolares (muestra de ítems), p. 92.

4.6. Inventario de confianza para hablar en público (muestra

de ítems), p. 93.

4.7. Lista de emociones positivas y negativas, p. 94.

5.1. Tres tipos de comportamiento social, p. 104.

5.2. Ejemplo de registros de componentes verbales y no

verbales de la actuación, p. 111.

5.3. Escala de habilidades sociales (muestra de ítems), p. 112.

5.4. Inventario de destrezas sociales (muestra de ítems), p.

113.

5.5. Escala de comportamiento asertivo para niños (muestra

de ítems), p. 114.

5.6. Escala multidimensional de expresión social (muestra de

ítems parte motora), p. 116.

5.7. Escala multidimensional de expresión social (muestra de

ítems parte cognitiva), p. 117.

6.1. Escala de problemas, p. 134.

6.2. Hoja de metas, p. 135.

6.3. Hoja de perfil del problema, p. 136.

7

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

6.4. Análisis y selección de alternativas, p. 137.

6.5. Inventario de toma de riesgos (muestra de ítems), p. 138.

6.6. Inventario de resolución de conflictos (muestra de

ítems), p. p. 140.

7.1. Hoja de debate de creencias irracionales, p. 149.

7.2. Módulo básico de funcionamiento de pensamientos

distorsionados, p. 151.

7.3. Registro diario de pensamientos distorsionados, p. 158.

7.4. Hoja de debate de pensamientos, p. 159.

7.5. Inventario de creencias (muestra de ítems), p. 160.

7.6. Inventario de aceptación-acción, p. 162.

8

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

_____________________________

INTRODUCCIÓN

_____________________________

En la experiencia clínica cotidiana no suelen ser

reportados muchos casos de timidez. Los que vienen

generalmente son de tipo infanto-juvenil, remitidos a

consulta por los padres y/o maestros preocupados por el

retraimiento social de los chicos, y más aun por sus posibles

correlatos de bajo rendimiento en otras áreas. Como dicen

Monjas (2001) y Banús (2010), se cree que las personas con

este problema no padecen seriamente debido a que su

comportamiento externo es poco perturbador, y no se les

identifica como sujetos de tratamiento especializado.

Además, son una minoría dentro del universo de pacientes

con padecimientos psicológicos.

Sin embargo cabe sospechar que, debajo de una parte

de los trastornos de depresión, ansiedad generalizada u otros

problemas de disforia por los que son remitidos niños y

adolescentes, habría causas relacionadas con la ansiedad

social. Por ejemplo, hay casos de masturbación compulsiva,

9

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

de hábitos nerviosos, de trastornos alimentarios, etcétera,

desarrollados debido al temor y frustración que el o la joven

sufre con respecto a su fallida interacción con personas del

sexo opuesto de su misma edad. Entonces, lo que hay que

tratar allí es el problema de fondo, además de sus correlatos.

Quizá esta causa soterrada tiene que ver con la

conocida tesis de Jerome Kagan sobre lo que él llama

fenómeno de “inhibición conductual”, una especie de

manifestación del factor neuroticismo en el temperamento,

que hace que ciertos niños sean propensos a tener menor

control de sus reacciones de miedo y ansiedad, ante sucesos

no familiares (Kagan, 2000; Sandín, 2009). Esta inhibición

conductual se halla íntimamente relacionada con los

problemas de timidez y fobia social, y también con muchos

otros trastornos emocionales que aparentemente no tendrían

que ver mucho con ella1.

De cualquier modo, la tesis aquí defendida es que la

timidez permanente o crónica resulta un problema de mucha

mayor incidencia que la que se acostumbra aceptar, lo que lo

califica para ser objeto de mayor atención que la tenida hasta

ahora. Ciertamente, no todos están de acuerdo con esto. Por

ejemplo, para Scott (2006) la timidez en los tiempos que

corren se ha convertido sólo en un “mal estado de ánimo”

entre los habitantes del hemisferio occidental, debido a que

implica un fracaso en lograr valores culturales tales como la

asertividad y la expresividad, lo cual ocasiona una “moda

epidémica” de búsqueda de tratamientos que se reflejaría, por

un lado, en el aumento de intervenciones clínicas y de

1 Sin embargo, como se dice en el primer capítulo de esta obra,

sería un error atribuir el mayor peso de la influencia para el

surgimiento de la ansiedad social al factor biológico, teniendo

tanta evidencia empírica que demuestra, a su vez, el papel del

aprendizaje temprano en dicha etiología.

10

William Montgomery Urday – La Timidez y su Tratamiento

páginas de autoayuda sobre la timidez en la internet, y, por

otro lado, en la creciente tasa de diagnósticos de fobia social,

trastornos de ansiedad social y de personalidad por evitación

El uso de los recursos de la internet también es motivo

de discusión con respecto a la timidez, pues para algunos

sumergirse en la wev constituye un medio de aislamiento

atractivo para los socialmente retraídos, empeorando su

hábito; mientras que para otros es un medio de

empoderamiento que ofrece oportunidades para desinhibirse

y adquirir competencias sociales. Al decir de Saunders y

Chester (2008), probablemente sea las dos cosas a la vez.

Mención aparte merece también el uso ya

enormemente generalizado de los teléfonos celulares.

Aunque todavía no hay investigaciones al respecto, es notorio

que andar permanentemente interconectado con una red

social y familiar proporciona cierto grado de apoyo y

seguridad para algunos individuos, lo que les puede servir

para mejorar su conducta de afrontamiento o calmar su

ansiedad (este último papel lo cumplía antes el cigarrillo).

Hoy en día es casi impensable no ver por las calles a mucha

gente, sobre todo a mujeres jóvenes, manipulando y

conectándose a través de llamadas por celular casi

“compulsivamente” cada tantos minutos.

¿Es eso una buena o mala señal? El tiempo lo dirá.

TIMIDEZ Y TIMIDEZ