La Muerte del Inmortal por J.S.Medrano - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

 

Prefacio

 

no había una noche sin que estuviera tan solo en cuarto desde hace mas de cuatrocientos noventa años desde que Dios decidió hacerme un inmortal, y se que desde ese día no he podido ver la muerte, solo estoy a dos semanas de que se cumpliese nuevamente la visita con Dios, y ese día acabaría de una vez por todas los días de mi juventud, para luego estar con los míos y descansar después de mucho tiempo.

 

Mi nombre es Alan Morgan, y esta es mi historia. La historia de un inmortal.

 

Conocí a muchas personas, vi como la humanidad se degeneraba con el pasar de los años y como algunos deciden tomar decisiones con las que podrían realmente cambiar el curso del mundo, mis amigos, como puedo contarlos cuantos tuve, eran muchos pero varios realmente no sabían lo que era, pues tenia que cambiar de casa después de pasar por la ciudad cada veinte años, mis amigos solo se enteraban que yo era un inmortal y que el pasar de los tiempos no hacían nada mi rostro y mi cuerpo, ellos solo se enteraban cuando estaban en su lecho de muerte. Allí yo iba y los visitaba y de esa manera ellos se enteraban.

 

Mis enemigos con el tiempo que pasaron se volvían mis amigos, claro cuando se encontraban en la misma situación que los demás, en su futuro lecho de paz. Cuando tenía ciento noventa años, me enamore por primera vez, no podía enamorarme de alguien sin haberla conocido bien, muchas de ellas solo planeaban tener ciertas aventuras, solo una mujer era la que podía hacerme sentir como un mortal. Ella era Stephanie brum, la ame como ninguna otra mujer, ella era única en todo lo que poseía, su cabello rizado dorado, sus ojos verdes, y su piel rosada, era la que le hacían una mejer única, todas son únicas, pero solo una cosa las hace diferente, su actitud, sus propia actitud y de como la usan.

 

Me enamore en el momento menos esperado, y la ame hasta que ella durmió a los cincuenta y cinco años, su muerte fue muy duro para mi me sentía un mortal definitivamente solo, llore mas de cinco años su muerte y no halle otra como ella, su fotografía en la e lla se había tomado con migo envejecía con el pasar del tiempo y yo permanecía intacto, vi al mundo cambiar de muchas formas, los sucesos que aun tienen marcado desde el sanguinario Hitler hasta el día de hoy, aun que yo vivía mucho mas antes de que este sujeto naciera.

 

Muchas personas famosas los vi como nacieron y los tenía en mis brazos, para luego ser grandes personalidades de este nuevo mundo. Es triste recordar que dentro de pocos días la inmortalidad me será quitada y descansaré con este rostro que tuve desde hace mas un siglo.