Historias de Pasión por Richard José Sulbarán Acosta - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

 

Historias de Pasión

Por : R. j. Sulbarán

 

 

 

Índice

Los amantes ……………………….3

Celos………………………………….23

La amante…………………………49

El Hombre perfecto………..79

 

 

 

 

los amantes

Por : R. j. Sulbarán

 

 

 

 

Victoria, una mujer muy hermosa,   una empresaria muy activa, asediada por muchos hombres pero su corazón pertenecía desde hace mucho a Rolando, tenían cinco años de casados, Rolando un hombre de detalles, atento, siempre pendiente de ella, en la casa un colaborador empedernido, limpiaba, cocinaba, siempre pendiente de lo impecable, el cuidado de su persona era lo primero, siempre vestido limpio y actual, para ella era el hombre perfecto, lo conoció por intermedio de Juan, un cliente importante de su empresa, ellos han sido amigos de toda la vida, casi hermanos, fue en una fiesta de Juan que hicieron contacto y desde ese momento son inseparables, junto a Juan compartieron aventuras, alegrías y tristezas, era de suponerse que Juan fuera el padrino de su boda. 

Todo funcionaba perfecto, Rolando no podía ser más especial con Victoria, la acostumbro a tomar juntos el café del mediodía, la llamada de las ocho AM al llegar a su trabajo, La rosa todas las tardes al llegar a la casa, los besos apasionados y el sexo de las once de la noche, todos los días menos uno del mes, durante todos sus cinco años, Rolando tenía un día para él, el último viernes de cada mes, él siempre le dijo que para él era importante tener un día al mes para pensar y despejar su alma, Victoria nunca tuvo nada en contra de ese tiempo para él, ¿cómo?, con un hombre que la trataba como una reina, para ella él se merecía ese tiempo, se lo había ganado, tanto era la confianza que ella no sabía dónde físicamente iba, pero siempre el sábado siguiente a primera hora estaba en su cama recibiendo un beso de él a su llegada y un sexo único que nuevamente la enamoraba.

 Pero un día Victoria decide romper el protocolo y busca antes del mediodía a Rolando a su oficina, llega y la asistente la saluda, le indica que Rolando estaba reunido con unos clientes e iba a tardar un poco, le abrió la puerta de la oficina y la hizo pasar a esperar, ya Victoria había visitado antes la oficina de su esposo, no era nada nuevo, se sentó en su escritorio y comenzó a operar el ordenador de Rolando, fue a Internet y entró en sus cuentas de redes sociales mientras esperaba a Rolando, en eso se dio cuenta que la gaveta personal del escritorio de su esposo estaba abierta, le extrañó ya que sabe que su esposo es muy celoso con esa gaveta, ni ella sabía de sus efectos personales, era lo que el llamaba su cueva del oso, la iba a cerrar cuando escucho un pequeño timbrado, como el de un celular cuando le llega un mensaje de texto, lo pensó un poco, el sonido se repite, se decide y abre la gaveta, un celular, de los de modelo prepago, un mensaje titilaba, no sabía que hacer, ¿porque tenía un celular prepago en esa gaveta?, no aguanto y leyó el mensaje "Te espero en la cabaña 35, amante secreto", el mundo de repente se le vino abajo, esos viernes de cada mes era por estar con otra, pero ¿cómo?, no podía ser, además el día siguiente Rolando la hacía suya como si viniera solo pensando en ella, con una vitalidad que no podía tener luego de una noche de pasión, algo estaba mal, tomo el celular y lo colocó nuevamente en su sitio y espero a Rolando para luego a tomar el café de todos los días sin demostrar nada, había que esperar.

 El viernes llega, Victoria despide a su hombre, él la besa sin saber que ella le había pedido a Aura su camioneta prestada, se apresuró y salió en el vehículo, a pocos minutos encontró a Rolando iba camino a las afueras de la ciudad, se adentró en algunos minutos más de recorrido a la zona de campo, lugar para vacacionar o para amantes secretos, lo siguió vio que entró a un conjunto de casas de campo, se quedó afuera del conjunto, esperando unos minutos, luego entró no había vigilante en el portal, manejó lento por la calle de tierra, vio como se levantaban cabañas dentro de la vegetación del lugar, era un bosque en las entrada de la ciudad, al inicio del camino de cada cabaña había un número indicativo, recordó el número del mensaje de texto "Cabaña 35", siguió adelante hasta que su corazón saltó, "#35", estacionó y esperó por dos horas, estaba decidida a entrar en un momento crucial, sabia que Rolando era un hombre sutil, el tiempo previo en una relación sexual era muy importante para él, tomo fuerzas y se acercó a pie a la cabaña, observó luz en una ventana, llegó a ella y escuchó atentamente, oyó gritos de Rolando, repetía que eso es lo que esperaba por un mes, lo que Victoria no le podía dar, el odio le entró por las venas, lo que escuchó le cambio todo el amor que sentía por Rolando en un odio sin límite, se dirigió a la puerta, el destino estaba con ella, no tenía el cerrojo pasado, entró entre los gritos de pasión de Rolando, abrió la puerta del cuarto con una furia letal, y vio a Rolando con el rostro a la pared y a su amante brindando la  pasión del momento, Juan el padrino de la boda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celos

Por : R. j. Sulbarán

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era un viernes de cobro, Henry esperaba culminar con su trabajo, era un hombre de unos treinta y cinco años, vivía con su mujer desde muy joven, tenían juntos dos hijas y más de diecisiete años de relación, en esos años Henry había tenido muchas mujeres, era un hombre amante de la vida nocturna, muy bien parecido, su suerte con las mujeres era muy bien conocida por sus compañeros de juerga sin embargo había conseguido en los últimos cuatro años una estabilidad, esa estabilidad se llamaba Lorena, tenía cuatro años de relación con su amante, ya no era un hombre prolífero en relaciones, estaba dividido en las noches y las semanas entre María su mujer de siempre y Lorena.

ESe viernes Henry recibe una llamada de un amigo de juventud, su compañero número uno de salidas nocturnas, acostumbrados a no terminar la noche sin una mujer a su lado, producto de una noche de fiesta y descontrol, Ángelo había salido del ruedo desde hace unos cinco años, se había casado con Matilde, una linda joven morena y contrastantes ojos azules que conoció en una de sus noches de fiesta, pero Ángelo estaba nuevamente en el ruedo, se había separado de Matilde y estaba deseoso de volver con todo a disfrutar de la vida nocturna, lo primero que le vino a la mente fue su compañero de farra, Henry disfrutó de la conversación y la idea de salir nuevamente luego de cuatro años a la fiesta musical de la noche le encantó, envió un mensaje a Lorena, - hoy me complique no puedo pasar por la casa- <escribió> apagando inmediatamente el celular, su mujer no le importaba mucho,    su rutina desde hace cuatro años era ya conocida por ella, cenas y reuniones de negocio constantes con nuevos y viejos clientes era más que suficiente para mantener a María fuera de la verdad.

ESa noche se reunió con su amigo Ángelo y se fueron a un local que le habían recomendado en las afueras de la ciudad, al llegar quedaron impactados, había mucha gente, mesas llenas de mujeres sin hombres, el tiempo había cambiado, ahora las mujeres salían a disfrutar también de la aventura, esa noche terminaron en el estacionamiento con dos hermanas que las llamaron de inmediato las hermanas silicón por cuerpos repotenciados por el silicón, fue un regreso triunfal. 

HEnry regresó a su rutina de doble relación estable, una escusa  y un ramo de rosas acompaño a la mentira del mensaje de texto y luego todo fue normal, pero en la cabeza de Henry giraba el acto sexual con las hermanas, fue algo salvaje, una aventura otra vez, luego de más de cuatro años, la adrenalina que emanó le provocó la ansiedad de volver al ruedo y no pasó mucho tiempo, el celular sonó, era Ángelo - hermano, las mujeres hablaron, hoy en la noche, nos esperan para bailar y ya sabes que más-, no hubo nada que pensar, Henry y Ángelo habían vuelto al ruedo y las hermanas silicón los trataron como reyes y el sexo era lo mejor, así estuvieron, todos los viernes. 

ERan las doce de la noche del viernes Ángelo estaba con las hermanas silicón bailando, Henry no había llegado, se habían puesto de acuerdo, aunque ya era una rutina, baile y sexo con las hermanas silicón, pero ya había pasado más de tres horas de retrazo y el celular estaba apagado, en eso una llamada, era Henry, Ángelo sale a atender al estacionamiento, -que pasó Henry las chicas silicón están de lo más divertidas, pero son dos, la tuya está esparendo- <dijo Ángelo>, - Amigo, hoy no puedo, cuando salí del trabajo me llegó un mensaje de Lorena, decía que la próxima vez borrara los mensajes del celular, había un mensaje tuyo donde me pusiste que nos esperaba una noche loca con las chicas silicón, yo no lo vi, ella me dijo que lo había borrado, y hoy iba donde María, me iba a descubrir con ella, estoy afuera de la casa, en el carro, tienen ahí más de una hora.- <dijo Henry, terminando la llamada.>

-Hace una hora-, Buenas noches, tu no me conoces, me gustaría pasar y hablar contigo, me llamo Lorena y soy la amante de tu marido desde hace cuatro años <dijo Lorena a María en la entrada de la casa>, - pasa, no lo creerás pero sabía que este día llegaría, me lo ocultaba por tonta y necia, pero en mi interior sabía que tu existías- <dijo María con voz que reflejaba resignación>, -Si, pero no vengo por lo que tu crees, no vengo a pelear por un hombre, vengo a buscar la justicia para dos mujeres que hemos sido engañadas por el mismo hombre, por cuatro años viví con la conciencia tranquila, sabía que era la otra, que existías antes que yo y así lo asumí, pero pensé que me amaba y solo era un hombre con un corazón dividido, pero hoy estoy aquí por otra cosa- <dijo con el odio asentado en sus ojos>, - no entiendo, ¿que puede ser peor que dos mujeres divididas por el mismo hombre?-<respondió María con asombro en su rostro>, - Pues que hoy como todos los viernes el no está conmigo ni contigo, tiene otra y ahora se convirtió en su preferida-. 

EL auto de Lorena sale de la casa de Henry, él espera que desaparezca de la cuadra y sale de su vehículo, se dirige a la puerta de su casa, ve dos maletas y una nota encima de una de ellas, la toma y la lee, - no te molestes en tocar la puerta, estas maletas las hicimos entre Lorena y yo, ambas sacamos tu ropa como a ti de nuestro corazón, por favor tómalas y vete para siempre de esta casa, tus hijas son tus hijas, siempre podrás verlas, pero nunca en esta casa-.

 HEnry intento volver con Lorena pero la respuesta fue la misma, el orgullo de ambas mujeres fue golpeado por el mismo hombre, el equilibrio que había logrado forjar en torno a ambas relaciones fue roto de manera indefinida, nunca más pudo volver con ninguna de las dos y las hermanas silicón no estuvieron más, las uso como causantes de su desgracia, su amigo Ángelo pasó al recuerdo, sintió que era parte de la culpa, pasó un tiempo mientras se adaptó a su nueva vida. 

EL local está a reventar, la música es dinámica, el sudor corre por la pista, besos, abrazos y agarrones, de todo sucede en la pista, las bebidas alcohólicas elevan a la gente a otro universo paralelo, nada de lo que sucede ahí tendrá que ver con el día siguiente, hombres y mujeres de oficina viven sus amoríos bajo la solapa de la oscuridad, cómplice del local nocturno, más adelante en la barra una hermosa morena esta sentada, sola, expectante, en eso una voz, -hola, que noche tan loca no- <con voz ronca y masculina>,    la chica sonríe, no le desagrado el comentario ni el hombre que lo emitió, - tienes razón, hoy la noche está muy loca-<respondió con sensualidad desbordante en su voz>, -creo que hoy será una noche muy buena para nosotros, me llamo Henry, ¿deseas tomar algo?.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Amante

Por : R. j. Sulbarán

 

 

 

MAría estaba con los chicos de la universidad tomando y disfrutando de la última noche de estudiante, se habían graduado y al día siguiente era el acto donde recibiría el título que se convertiría en su pasaporte a la vida de adulto, pero ese día era especial, su despedida de juventud, los chicos estaban como locos, alcohol, sexo y diversión de eso se trataba esa noche, ya eran entrada las doce de la medianoche, ya muchos chicos se retiraron a dormir la juerga, el acto de graduación era muy temprano y sus padres estarían allí y se supone debían tomar una actitud de madurez, no por ende era el acto más importante en la vida de un joven, quedaron solo seis chicos en la sala de aquella casa, Julio, Eduardo, Jonaima, Rosa, Carlos y María, riendo ya pausadamente, con el alcohol dejando su efecto  relajante, luego de lo efusivo de aquella noche, Julio se levanta y corre para buscar algo en su maletín, -chicos miren lo que tengo aquí, se lo quite al club de eventos paranormales, una quija, ¡Vamos a hablar con los muertos!- dijo riendo Julio, -no creo, no deberíamos jugar con la memoria de los muertos- <dice María con cierto temor en la voz>, -Venga María, no salgas con esa, solo los niños tienen miedo de esas cosas, vamos yo se como se juega, - <Dice Eduardo con la risa de un hombre con mucho alcohol en las venas>. El acto comenzó, Julio preguntó si había alguna presencia y que respondiera moviendo la ficha, los chicos con la mano colocada en la ficha ven como se va moviendo hacia la palabra "Si", en eso una carcajada se deja escuchar, era Julio que no aguanto la broma, el estaba moviendo la ficha, -Ya vámonos deja eso- >dice María con nervios, en eso la ficha se mueve de un golpe y se coloca sobre la palabra "Si", los chicos pararon la risa, y comenzaron a culparse entre si de esa mala broma, todos concluyeron que Julio fue el causante, él se defendió y retó a los chicos de que preguntaran sin él tocar la ficha, así lo hicieron, menos María, preguntaron quien era, y la ficha con las manos de los chicos comenzó a moverse y deletreo el nombre "Raquel", los chicos se vieron el rostro, les causo un sentir entre miedo y gracia, y Eduardo preguntó, ¿que quieres?, y las ficha comenzó a moverse esta vez sola, y deletreo "a María", los chicos giraron el rostro y vieron a María tirada en el suelo, con los ojos completamente blancos y contorsionando su cuerpo como si los huesos no existieran caminó con las manos y pies, la  espalda al suelo y el rostro mirando fijamente a todos, los chicos corrieron despavoridos, todos directos a sus dormitorios, no miraron atrás.

ERan las ocho de la mañana, los graduandos estaban esperando sentados el comienzo del acto, los padres orgullosos filmaban, tomaban fotos o cualquier cosa para inmortalizar el momento, el evento comenzó, vinieron las presentaciones, profesores y alumnos destacados dieron sus discursos, luego fueron llamando por orden alfabético a los graduandos para buscar su diploma y firmar el acta para convertirse en ese momento en profesionales del mundo, todos con una sonrisa a flor de piel, María fue una de las últimas en tomar su diploma luego se reunió con sus padres para después dar el último adiós a los chicos que fueron parte de su vida y que de ahora en adelante  se verán cada cinco años en las reuniones de graduandos, nadie dijo nada, nadie habló  lo de aquella noche. 

PAsaron cinco años, María era una periodista exitosa, una profesional de todos los medios, radio, prensa, televisión y redes sociales, nada quedaba fuera de su alcance, su pasión por su profesión solo se igualaba a la que sentía por Gustavo, su novio, comprometidos a matrimonio, solo en dos días se convertirían en marido y mujer, la relación se basaba en el respeto entre ambos, por su profesiones, la admiración mutua y el sexo que era el ingrediente principal de aquella receta, el día del matrimonio llegó y María fue desposada, la luna de miel fue en Paris, el romance y el sexo fueron los protagonistas de esos días.

DOs años habían pasado, era viernes, Gustavo y María tenían una tradición que habían respetado desde su primer día de matrimonio, los viernes ella lo esperaba en la cama y él llegaba con una rosa y dos copas de vino,   hablaban, conversaban, de forma muy romántica, era la noche del romance, de la atención, siendo la cúspide de la noche el acto de amor, al puro sentido de hacer el amor, con la pasión del corazón. Gustavo entró en el cuarto pero la luz estaba apagada, entre las sabanas estaba María, el la besó en la mejilla, pero estaba dormida, profundamente, Gustavo la vio con cariño y pensó que seguro tuvo un día muy agitado, le dejó dormir, se recostó a su lado le dio un beso y de igual manera cerró los ojos. Era medianoche, Gustavo siente un ardor en su espalda, se despierta de golpe, ve a su mujer, con un traje de látex negro, ceñido al cuerpo, sus uñas eran muy grandes, de quizás cinco centímetros, se acercó a él muy rápido, ya estaba sobre él, rostro a rostro, pero su cuerpo no tocaba el suyo, -Que sucede María- <dijo Gustavo entre sorprendido y adormitado>, se acercó a su oído y le dijo, llámame Raquel y hazme tuya de todas las maneras sucias posibles. Esa noche Gustavo vivió una experiencia sexual única.

EL despertador sonó, eran las siete AM, Gustavo se despertó agitado, giró su rostro y ahí estaba María, durmiendo, tranquila, vestida con la bata con que la encontró al llegar a la habitación, se levantó y busco por todos lados, no encontró el traje de látex, se dirigió a donde dormía María y vio sus uñas, eran normales, pequeñas y bien cuidadas, se sentó al borde de la cama. -Dios que sueño tan real- <se dijo así mismo>, sentía el cuerpo todo adolorido, como si hubiera corrido un Marathon, va al baño y se desviste, se dirige a la ducha, la abre y siente cuando el agua cae en su rostro, tibia, relajante, pero al llegar a su espalda el ardor fue fuerte y repentino, se sale de la ducha y ve la imagen en el espejo, las marcas ensangrentadas de las uñas recorriendo su espalda. 

UN año paso, la noche de los viernes se convirtió en las mas esperadas para Gustavo, él había cambiado, su mujer se había dado cuenta de las marcas que encontraba en su esposo los sábados en la mañana, brazos, espalda o piernas, siempre tenía una marca de arañazos, no era el hombre cariñosos, sentía que para él el sexo era un obligación, no veía su disfrute, los celos la llevó a contratar a un detective, este lo siguió durante un mes, luego le informó que su marido no salía los viernes de su casa, esperó siempre durante toda la noche estacionado frente de su casa, nunca el hombre salió de su hogar, ella le pidió asesoría, estaba segura de que algo pasaba, el detective le dijo que la única lógica es que pase dentro de su casa de alguna manera, que el mismo se haga esas cosas, algún problema mental, le sugirió un psicólogo de parejas o que grabara las noches de los viernes, ella se fue por la segunda opción, así lo hizo, el detective instaló las cámaras ocultas en todas las habitaciones de la casa, no dejó lugar sin vigilar, el lo podría ver desde su casa, el lunes siguiente recibió un mensaje del detective, había renunciado al caso, le dijo que por favor no lo llamara más, le dio la contraseña del programa y las instrucciones para que viera el video, ella no comprendía, pensó que a lo mejor su esposo lo descubrió y lo amenazó, María entró en el programa, vio la grabación, luego cerró el computador, no dijo palabra alguna.

 EN la semana María atendió a su esposo, le brindó todo el romance que pudo, lo hizo sentir amado, detalles de todo tipo, dormían juntos abrazados y reían al conversar, solamente faltaba algo, no había sexo, eso era para él y su amante los viernes después de la medianoche.

 

El Hombre perfecto

Por : R. j. Sulbarán

 

 

 

 

HAcia mucho frío en esa mañana en el aeropuerto, la espera se estaba haciendo larga, pasaba algo ya común .un retraso en el vuelo, Sebastian esperaba junto a Carol, ella salía por seis meses a Argentina, la empresa la había promovido a una gerencia novedosa, debía entrenarse por ese largo tiempo, la decisión no fue fácil, dejar a su marido por tanto tiempo no le hacía gracia,   Sebastian la apoyó, le dijo que eran oportunidades únicas que no debían perderse, ella aceptó, pero con preocupación, Sebastian nunca le había demostrado infidelidad, era el yerno preferido de su madre, toda la familia  lo quería, para muchos era "el hombre perfecto" esa tarde luego del vuelo, Sebastian se dirigió a su trabajo, era copropietario de una empresa tecnológica junto a su cuñado, - cuñado, soy hombre soltero por seis meses- <dijo Sebastian>, - bueno cuñado, desde que te conozco eres soltero, que la cuñada no lo sepa es otra cosa, eres el tipo mas cara de tabla que conozco, y ahora con esa libertad, me imagino el plan social- <respondió José, su cuñado>, - bueno, tu sabes que la quiero, pero la aventura mi viejo, eso me viene en la sangre- <respondió riendo>.

EL primer  mes fue de mucha fiesta, alcohol, amigos y mujeres, muchas mujeres, Sebastian siempre fue un hombre mujeriego, pero lo ocultaba muy bien, era atento con Carol, la trataba con mucho amor, eran la envidia de muchos, nunca demostró ser infiel, era un experto en esa materia, las llamadas a Carol nunca faltaron, siempre a la hora justa, mucho amor en esas llamadas. 

AL segundo mes mientras almorzaba junto a su cuñado en el restauran de un amigo llega una mujer espectacular, con una piel blanca y lozana como la porcelana, poseedora de un cuerpo que cualquier mujer envidiaría, de pronto se cruzaron las miradas y hubo algo, una comunicación, la imagen impactó a Sebastian, se acerco al dueño del restauran que era muy amigo de él y le preguntó quien era esa mujer, él le dijo que era la dueña de un local que estaba en el edificio donde él tenía su oficina, Sebastián era un experto, en pocos días conoció a la enigmática mujer y la atracción era explosiva, al tercer día de conocerse salieron, ese día hablaron, fueron sinceros, ambos tenían sus parejas, ella le dijo que tenía planes de matrimonio y él que vivía con ella, eso fue todo, lo siguiente una noche de pasión, luego de esa noche el acto se repitió a diario, en su oficina, la de ella, la casa de Sebastián, el hombre había caído en su propia trampa, ya no llamaba a Carol, el solo tenía mente para esa nueva conquista, absorbió su tiempo, no iba a la empresa, su cuñado trabajó por los dos, se imaginaba que Sebastian estaba en sus andanzas, pensó que ahora estaba viviendo unas especies de vacaciones porque estaba solo, lo dejó tranquilo, nunca habían descansado en los cinco años de la empresa.

 LA cosa se complicó, había pasado un mes, era en diciembre, la obsesión por esa mujer lo estaba consumiendo, esa tarde ella le dijo que había terminado con su novio. Una confusión enorme entró en la mente de Sebastian, tomó un vuelo directo a Argentina, junto a su equipaje llevó lo que creía seria la salvación de su relación con Carol, llegó esa noche, la llevo a un hermoso restaurante, pidió una copa de vino y se arrodillo delante de ella, le pidió formalizar su relación, un anillo de compromiso salió a relucir, la sonrisa de Carol llenó el lugar, una noche de sexo culminó aquella petición, luego a las horas, Carol dormía, Sebastián estaba despierto, pensativo, esa noche supo que estaba enamorado de su amante, ya Carol era la segunda en su corazón.

 REgresó a su país, ya de lleno a vivir su realidad, guardó el celular y se enfrascó a amar a la primera en su corazón, ya solo debía disfrutar y esperar al retorno de Carol y tomar la decisión que por ahora no era importante, pero Carol sentía desde lo lejos que algo estaba pasando, luego del anillo no hubo llamadas a la hora de siempre, su hablar era seco, la intuición femenina la hizo pedir un permiso y retornar de urgencia a su país, llegó por sorpresa, a su casa, vio el desorden, los vinos no estaban, ropa intima de mujer colgada de su cama, el llegó, la vio y su corazón casi se paraliza, ella lo increpó, el no puso mentirle, una cachetada se escuchó.

 

CArol lloró toda esa tarde, vio su anillo, pensó que seis años de relación era algo importante, que ella a pesar de todo lo amaba, el fue el hombre perfecto, nunca había hecho algo así, en parte se culpaba por haberlo dejado, no era un hombre común, ella sabía que las mujeres lo pretendían, pero él solo tenía ojos para ella, tomó una decisión, lo iba a perdonar, se merecía eso por los años de felicidad que le hizo vivir, lo llamó, el se presentó, ella lo tomó de la mano y le dijo que lo perdonaba, que quería regresar al principio, olvidar todo, Sebastian la vio, el silencio se apoderó del lugar por un minuto y luego le dijo - Es que la amo a las dos, no la puedo dejar, estoy confundido, no puedo hacerlo-, esa fue las última vez que hablarían de eso, Sebastian y Carol no volvieron, Sebastian se casó con su amante, tuvieron hijos y la historia de Sebastian y Carol llego a su fin.

 TRes años habían pasado, el ex socio de Sebastian estaba en su casa, eran las ocho de la mañana del veinticinco de diciembre, se levantó a esperar que los chicos se levantaran a buscar sus regalos en el árbol, en eso ve su celular, estaba titilando, un mensaje de texto esperaba por el, lo tomó y busco el mensaje, era de Sebastian, tenía mas de dos años que no sabía nada de él, habían dejado la sociedad en mutuo acuerdo, las presiones familiares fueron muy fuertes, no quedaron enemistados, pero siempre fueron lo que fueron, socios y al no existir la empresa ya no eran nada, abrió el correo y lo leyó, una sonrisa salió de su rostro - Sebastian, nunca cambiaras- <dijo borrando el mensaje>.

 HOra del mensaje dos (2) AM. "Cuñado, disculpa la hora, voy bajando de la ciudad, andaba escapado con una chica de dieciocho añitos, pero ¿sabes qué? no dejo de pensar en tu cuñada, dile que la amo."

Le puede interesar...

  • Amor Incondicional
    Amor Incondicional Romance por JG Millán
    Amor Incondicional
    Amor Incondicional

    Descargas:
    9

    Páginas:
    271

    Publicado:
    Nov 2021

    El amor es la energía más maravillosa del universo, y la fuerza que mueve al mundo. Pero el amor también es locura y es dolor, y es capaz de producir el dolor...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • Noa
    Noa Romance por JG Millán
    Noa
    Noa

    Descargas:
    67

    Páginas:
    254

    Publicado:
    Sep 2021

    Un amor imposible entre dos personas a quienes la vida no ha tratado bien.Noa y Tony se conocen a través de las redes sociales, pero no saben ni su edad ni su...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • Sonidos en la Niebla
    Sonidos en la Niebla Romance por Cardecy Rivera
    Sonidos en la Niebla
    Sonidos en la Niebla

    Descargas:
    64

    Páginas:
    75

    Publicado:
    Aug 2021

    Ángel sabe que la lujuria es un pecado, pero unido a la codicia de tener lo que pertenece a otro, es lo peor que puede suceder, y más cuando a quien deseas es...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • Aguas profundas
    Aguas profundas Clásicos: Poesía por MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ MANRIQUE
    Aguas profundas
    Aguas profundas

    Descargas:
    119

    Páginas:
    74

    Publicado:
    Jul 2021

    Componen Aguas profundas treinta y nueve poemas dedicados en su totalidad al amor como anhelo, deseo, recuerdo, erotismo e incluso pérdida. Se caracterizan po...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle