Historia de la Iglesia por Jessurlbut - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
EDITORIAL VIDA

JESSE

HISTORIA DE

LYMAN

LA IGLESIA

HURLBUT

CRISTIANA

Tabla de contenido

PREÁMBULO........................................................................................................................... 5

PREFACIO............................................................................................................................... 6

LOS SIETE PERIODOS DE LA HISTORIA.................................................................................. 7

PRIMER PERIODO GENERAL: LA IGLESIA APOSTÓLICA (DESDE LA ASCENSIÓN DE

CRISTO HASTA LA MUERTE DE JUAN [30 – 100]) .............................................................. 10

LA IGLESIA PENTECOSTAL: DESDE LA ASCENSIÓN DE CRISTO HASTA LA MUERTE DE

JUAN (30 – 100) ............................................................................................................... 10

LA EXPANSIÓN DE LA IGLESIA: DESDE LA PREDICACIÓN DE ESTEBAN HASTA EL

CONCILIO DE JERUSALÉN (35 – 50) .............................................................................. 14

LA IGLESIA ENTRE LOS GENTILES: DESDE EL CONCILIO DE JERUSALÉN HASTA EL

MARTIRIO DE PABLO (50 – 68) ....................................................................................... 19

LA EDAD OSCURA: DESDE EL MARTIRIO DE PABLO HASTA LA MUERTE DE JUAN (68 –

100) ................................................................................................................................... 23

SEGUNDO PERIODO GENERAL: LA IGLESIA PERSEGUIDA (DESDE LA MUERTE DE JUAN

HASTA EL EDICTO DE CONSTANTINO (100 – 313)) .......................................................... 29

CAUSAS DE LAS PERSECUCIONES IMPERIALES............................................................. 29

ÉPOCAS DE PERSECUCIÓN ............................................................................................ 31

FORMACIÓN DEL CANON DEL NUEVO TESTAMENTO ................................................ 34

DESARROLLO DE LAS ORGANIZACIONES ECLESIÁSTICAS.......................................... 35

DESARROLLO DE LA DOCTRINA .................................................................................... 36

DESARROLLO DE SECTAS O HEREJÍAS........................................................................... 38

CONDICIÓN DE LA IGLESIA ........................................................................................... 39

TERCER PERIODO GENERAL: LA IGLESIA IMPERIAL (DESDE EL EDICTO DE

CONSTANTINO HASTA LA CAÍDA DE ROMA (313 – 476)) .............................................. 42

VICTORIA DEL CRISTIANISMO ........................................................................................ 42

FUNDACIÓN DE CONSTANTINOPLA ............................................................................. 46

DIVISIÓN DEL IMPERIO .................................................................................................... 48

SUPRESIÓN DEL PAGANISMO ........................................................................................ 48

CONTROVERSIAS Y CONCILIOS .................................................................................... 50

DESARROLLO DEL MONACATO .................................................................................... 51

DESARROLLO DEL PODER EN LA IGLESIA ROMANA ................................................... 52

CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO OCCIDENTAL ............................................................. 54

2

LIDERES DEL PERIODO..................................................................................................... 58

CUARTO PERIODO GENERAL: LA IGLESIA MEDIEVAL (DESDE LA CAÍDA DE ROMA

HASTA LA CAÍDA DE CONSTANTINOPLA (476 – 1453)) .................................................. 60

PROCESO DEL PODER PAPAL ........................................................................................ 60

SURGIMIENTO DEL PODER MUSULMÁN ........................................................................ 66

EL SANTO IMPERIO ROMANO ........................................................................................ 70

SEPARACIÓN DE LAS IGLESIAS LATINAS Y GRIEGAS ................................................... 72

LAS CRUZADAS ................................................................................................................ 74

DESARROLLO DEL MONACATO .................................................................................... 78

EL ARTE Y LA LITERATURA MEDIEVAL ............................................................................. 82

COMIENZOS DE LA REFORMA RELIGIOSA.................................................................... 82

CAÍDA DE CONSTANTINOPLA ....................................................................................... 84

ERUDITOS Y LÍDERES ........................................................................................................ 84

QUINTO PERIODO GENERAL: LA IGLESIA REFORMADA (DESDE LA CAÍDA DE

CONSTANTINOPLA HASTA LA GUERRA DE LOS TREINTA AÑOS (1453 – 1648))............ 87

FUERZAS RECTORAS QUE ENTENDIERON A LA REFORMA .......................................... 87

LA REFORMA EN OTROS PAISES..................................................................................... 90

LOS PRINCIPIOS DE LA RELIGIÓN REFORMADA .......................................................... 93

LA CONTRARREFORMA .................................................................................................. 95

LIDERES DEL PERIODO..................................................................................................... 97

SEXTO PERIODO GENERAL: LA IGLESIA MODERNA (DESDE LA GUERRA DE LOS 30

AÑOS HASTA LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL (1648 – 1945)) ....................................101

MOVIMIENTO PURITANO ...............................................................................................101

EL MOVIMIENTO WESLAYANO ......................................................................................102

EL MOVIMIENTO RACIONALISTA ..................................................................................103

MOVIMIENTO ANGLO CATÓLICO ...............................................................................104

MOVIMIENTO MISIONERO MODERNO ........................................................................105

LIDERES DEL PERIODO MODERNO ...............................................................................106

LA IGLESIA EN EL SIGLO XX............................................................................................109

IGLESIAS CRISTIANAS EN NORTEAMÉRICA ......................................................................113

LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA..................................................................................113

LA IGLESIA PROTESTANTE EPISCOPAL ..........................................................................115

3

IGLESIAS CONGREGACIONALES..................................................................................116

IGLESIAS REFORMADAS .................................................................................................117

BAUTISTAS ........................................................................................................................118

LOS AMIGOS O CUÁQUEROS.......................................................................................119

LUTERANOS .....................................................................................................................121

PRESBITERIANO ...............................................................................................................122

METODISTAS ....................................................................................................................124

HERMANOS UNIDOS ......................................................................................................125

DISCÍPULOS DE CRISTO ..................................................................................................127

UNITARIOS .......................................................................................................................127

CIENCIA CRISTIANA .......................................................................................................128

IGLESIA CANADIENSE ....................................................................................................129

4

PREÁMBULO

Esta Historia de la iglesia cristiana es vívida y ardientemente evangélica.

Condensado en unas cuantas páginas, en comparación con otros, se hal a

el luminoso relato de la institución más poderosa que ha bendecido a la

humanidad. Aquí tenemos un volumen que es a la vez una historia para el

lector en general y un libro de texto para el estudiante. Debiera tener gran

demanda entre las Escuelas Dominicales y las Sociedades de Jóvenes.

Centenares de clases y grupos estudiantiles encontrarán en el a un volumen

ideal para un curso especial de estudio. Suplirá a los pastores del material

para desarrol ar un buen número de temas interesantes para las reuniones

que se celebran a mediados de semana, y proporcionará inspiración para

otras tantas reuniones de jóvenes. Reconozco la necesidad casi imperiosa

de un libro como este, precisamente ahora.

De un modo superficial hombres y mujeres con motivaciones religiosas

procuran alcanzar ahora un conocimiento más completo en cuanto al

fundamento de su fe y a los primeros acontecimientos en la vida de la

comunidad cristiana que, aunque olvidados o desconocidos, todavía

afectan vitalmente nuestras presentes relaciones religiosas y sociales. Aquí,

en pocas páginas, se contesta con sabiduría y de una manera práctica

cualquier pregunta que pudiera hacerse en cuanto a la iglesia en general y

sus partes constituyentes. Con las preguntas surge una corriente emocional

de página en página que hace amena la lectura.

Daniel A Poling

5

PREFACIO

En lo que respeta a la preparación de un libro encaminado a pre-sentar en

un número limitado de páginas la historia de una institución que ha existido

durante veinte siglos, que se ha esparcido por todos los continentes de la

tierra, que ha contado con grandes líderes y cuyo poder ha influido en

mil ones incalculables de personas, el primer requisito es la adquisición de

una perspectiva adecuada. En otras palabras, se debe tener la capacidad

de reconocer cuáles fueron los acontecimientos y los líderes más relevant es,

a fin de que se destaquen en la narración, como montañas en la llanura, y

procurar omitir las disposiciones y los hombres de importancia secundaria,

sin tener en consideración la influencia que al parecer ejercieron en su

época. Las controversias en cuanto a doctrinas de difícil comprensión que

con-movieron sucesivamente a la iglesia, provocando en ella profundos

cismas, parecen ser, en su mayoría, de escasa importancia en la

actualidad. Solo se bosquejaron las controversias de mayor envergadura.

Aun así, esto se ha hecho a grandes rasgos.

En este manual son de interés básico el espíritu que animaba la iglesia, su

tendencia, las causas que condujeron a acontecimientos de importancia

histórica y, finalmente, la proyección y transcendencia de estos sucesos.

Durante la preparación de este volumen, constantemente se han tenido en

cuenta dos grupos distintos de personas y se ha procurado adaptarlo a los

deseos de ambos. A fin de que fuera un libro de texto para los estudiantes,

ya sea en el estudio individual o en clases, esta obra se bosquejó con

mucho cuidado. Además, las divisiones y subdivisiones se detal an al

principio de cada período general.

Se ha procurado una narración uniforme, ininterrumpida por el título de los

temas, a fin de que se lea como si fuera una historia. Si así lo desea, el lector

puede seguir el bosquejo, pero no está obligado a el o. De esta manera se

ha tratado de presentar, en un estilo ameno e interesante, un libro que sea

exacto en sus declaraciones y que destaque los acontecimientos

sobresalientes y a los líderes más ilustres.

Jesse Lyman Hurlbut

6

LOS SIETE PERIODOS DE LA HISTORIA

Antes de adentrarnos en un estudio detal ado de los diecinueve siglos en

que la Iglesia de Cristo ha trabajado, situémonos imaginariamente sobre la

cumbre de la visión y contemplemos, como en un paisaje, todo el campo

que paso a paso tenemos que recorrer. Desde el punto de vista actual, en

este asombroso siglo veinte, dirigimos la vista hacia el pasado y vemos

elevarse aquí y al á sobre las planicies del t iempo, cual sucesivas cumbres,

los grandes acontecimientos de la historia cristiana que sirven como puntos

divisorios y que señalan, cada uno de el os, la terminación de una época y

el principio de otra. Enumeramos estos puntos decisivos y hal amos que son

seis. Se tratan de los seis grandes períodos en la historia de la iglesia. En este

capítulo inicial demos una ojeada general a estos períodos.

La cumbre que marca el punto de partida de la Iglesia de Cristo es el Monte

de los Olivos, no muy lejos del muro oriental de Jerusalén. Aquí Jesucristo,

cerca del año 30 d.C., después de resucitar de la tumba en el huerto, dio

sus últimos mandamientos y luego ascendió a su trono celestial. Una

pequeña compañía de judíos creyentes en su Señor ascendido como

Mesías-Rey de Israel, se detiene por algún tiempo en Jerusalén, sin pensar

para nada al principio en una iglesia fuera de los límites del judaísmo. Sin

embargo, poco a poco ensanchan sus conceptos y ministerio hasta que la

visión incluyó l evar a todo el mundo a los pies de Cristo. Bajo la dirección de

San Pedro, San Pablo y sus sucesores inmediatos, la iglesia se estableció en

el marco de dos generaciones en casi todos los países desde el Éufrates

hasta el Tíber y desde el Mar Negro hasta el Nilo. El primer período termina

con la muerte de San Juan, el último de los doce apóstoles sobre la tierra.

Según se dice, su fal ecimiento ocurrió alrededor del año 100 d.C. A esta

época la llamamos "Período de la Edad Apostólica".

Durante el tiempo que siguió a la Edad Apostólica, período que abarcó

más de doscientos años, la iglesia estuvo bajo la espada de la persecución.

Fue así que durante todo el siglo segundo, el siglo tercero y parte del siglo

cuarto, el más poderoso imperio de la tierra ejerció todo su poder para

destruir lo que l amaban "la superstición cristiana". Durante siete

generaciones, un noble ejército de mártires, por centenares de mil ares,

alcanzó su corona bajo los rigores del hacha, las fieras en la arena y la

ardiente hoguera. Con todo, en medio de la más implacable persecución,

7

los seguidores de Cristo crecieron en número hasta que comprendían, en

público o en privado, casi la mitad de la población del Imperio Romano. Por

último, un emperador cristiano ascendió al trono y mediante su edicto

contuvo la oleada de matanzas.

Es evidente que los cristianos, por tanto tiempo oprimidos, al parecer de un

solo salto pasaron de la prisión al trono. Esto se debió a que la iglesia

perseguida l egó a ser la iglesia imperial. La cruz ocupó el lugar del águila

como estandarte de la nación y convirtieron al cristianismo en religión del

Imperio Romano. Una capital cristiana, Constantinopla, se levantó y

desplazó a la antigua Roma. Sin embargo, cuando Roma dejó de ser

pagana, empezó a levantarse como la capital de la iglesia. Las hordas

bárbaras abatieron al Imperio Romano Occidental, pero a estos

conquistadores los conquistó la iglesia y fundaron en Europa, no ya

naciones paganas, sino cristianas.

Con la caída del Imperio Romano Occidental empieza el período de mil

años conocido como la Edad Media. En sus inicios Europa se encontraba

en un caos. Un continente de tribus que no lo restringía ningún poder

central. Sin embargo, luego se organiza gradualmente en reinos. Vemos al

obispo romano, como papa, haciendo esfuerzos por dominar no solo la

iglesia, sino también al mundo. Asimismo, la religión y el imperio de Mahoma

tratan de conquistar todos los países del cristianismo primitivo. Vemos,

también, el establecimiento del Santo Imperio Romano y a sus emperadores

guerreando con los papas. Observamos el movimiento romántico de las

cruzadas en el vano esfuerzo por arrebatar Tierra Santa de sus dueños

musulmanes. El despertamiento de la Europa con la promesa de una

próxima reforma en la nueva era. Así como el final de la historia antigua con

la caída de Roma y la historia medieval con la caída de Constantinopla.

Después del siglo quince, durante el cual despertó Europa, dio inicio el siglo

dieciséis con la reforma de la iglesia. En esta etapa vemos a Martín Lutero

clavando su declaración sobre la puerta de la catedral, haciendo su

defensa ante el emperador y los nobles de Alemania y rompiendo los gril os

de la conciencia de los hombres. Vemos a la iglesia de Roma dividida en

dos debido a los pueblos de la Europa septentrional, quienes fundan sus

propias iglesias nacionales de un carácter más puro. Sin embargo, también

vemos el surgimiento de una Contrarreforma que comenzó en los países

católicos y que frena el progreso de la Reforma. Finalmente, después de los

8

terrores de una guerra civil de treinta años en Alemania, por la paz de

Westfalia de 1648 se trazan permanentemente las líneas entre las naciones

catolicorromanas y las naciones protestantes.

Asimismo estudiaremos los hechos más sobresalientes de los grandes

movimientos que estremecieron a las iglesias y al pueblo en los últimos tres

siglos en Inglaterra, Europa y América: puritano, wesleyano, racionalista,

anglo católico. Así como los movimientos misioneros modernos que han

contribuido a la edificación de la iglesia de nuestros tiempos, que la han

hecho, no obstante sus centenares de formas y nombres, en la iglesia a

través de todo el mundo. Notaremos también el gran cambio que

gradualmente ha transformado al cristianismo en los siglos diecinueve y

veinte. Cambio que lo ha l evado a ser una poderosa organización, no solo

para la gloria de Dios, sino también para el servicio de los hombres en

reformas, en elevación social, en esfuerzos activos para el mejoramiento de

la humanidad.

9

PRIMER PERIODO GENERAL: LA IGLESIA APOSTÓLICA

(DESDE LA ASCENSIÓN DE CRISTO HASTA LA MUERTE DE

JUAN [30 – 100])

LA IGLESIA PENTECOSTAL: DESDE LA ASCENSIÓN DE CRISTO HASTA

LA MUERTE DE JUAN (30 – 100)

La iglesia cristiana en toda época ya sea pasada, presente o futura, ha

consistido y consiste en todos los que creen en Jesús de Nazaret como el

Hijo de Dios, que le aceptan como Salvador personal de su pecado y que le

obedecen como a Cristo, el Príncipe del Reino de Dios sobre la tierra.

La iglesia de Cristo comenzó su historia como un movimiento mundial el día

de Pentecostés, a fines de la primavera del año 30 d.C.: cincuenta días

después de la resurrección de nuestro Señor y diez días después de su

ascensión. Durante el ministerio de Jesús, sus discípulos creyeron que él era

el tan esperado Mesías de Israel, el Cristo. Estas dos palabras son idénticas;

"Mesías", palabra hebrea, y "Cristo", palabra griega. Ambas significan "El

Ungido", el "Príncipe del reino celestial". Sin embargo, aunque Jesús aceptó

este título de sus seguidores inmediatos, les prohibió que proclamasen esta

verdad al pueblo en general hasta que resucitase de entre los muertos.

Durante los cuarenta días que siguieron a su resurrección les mandó, antes

de que comenzaran a predicar su evangelio, que esperasen el bautismo

del Espíritu Santo. Después de recibirlo serían sus testigos por todo el mundo.

En la mañana del día de Pentecostés, mientras los seguidores de Jesús

(ciento veinte en número) estaban congregados orando, el Espíritu Santo

vino sobre el os de una manera maravil osa. Tan vívida fue la manifestación

que vieron descender lenguas de fuego de lo alto que se asentaron sobre

la cabeza de cada uno de los presentes. El efecto de este hecho fue triple:

iluminó sus mentes, les dio un nuevo concepto del Reino de Dios, que no era

un imperio político, sino un reino espiritual donde el Señor ascendido,

aunque invisible, gobernaba activamente a todos los que le aceptaron por

la fe y les dio poder al impartir a cada miembro un fervor de espíritu y un

poder de expresión de modo que su testimonio era convincente para

10

quienes lo escuchaban. Desde aquel día, este Espíritu divino ha morado en

la iglesia como una presencia permanente, no en su organización ni

maquinaria, sino como posesión de cada verdadero creyente conforme a

la fe y consagración de cada uno. Desde el día en que se derramó el

Espíritu Santo, el natalicio de la iglesia cristiana, a la confraternidad de los

primeros años se le ha l amado "la iglesia pentecostal".

La iglesia empezó en la ciudad de Jerusalén y es evidente que se limitó a

aquel a ciudad y a sus alrededores durante los primeros años de su historia.

Por todo el país, y sobre todo en la provincia septentrional de Galilea, había

grupos de personas que creían en Jesús como el Mesías-Rey. Sin embargo,

no nos ha l egado ninguna constancia de su organización ni

reconocimiento como ramas de la iglesia. Las sedes generales de la iglesia

en esa época primitiva eran el aposento alto en el monte de Sion y el

pórtico de Salomón en el templo.

Todos los miembros de la iglesia pentecostal eran judíos y, hasta donde

podemos percibir, ninguno de los miembros, ni aun los de la compañía

apostólica, soñaban al principio que los gentiles podrían admitirse como

miembros. Quizá imaginaron que el mundo gentil algún día se convirtiera en

judío y después aceptara a Jesús como el Cristo. Los judíos de esa época

eran de tres clases y todas estaban representadas en la iglesia de Jerusalén.

Los hebreos eran los que sus antecesores habían habitado por varias

generaciones en Palestina y eran de pura raza israelita. Al idioma que

tenían se le l amaba "la lengua hebrea", que en el curso de los siglos había

cambiado del hebreo clásico del Antiguo Testamento a lo que se le ha

l amado un dialecto arameo o sirio-caldeo. Las Escrituras se leían en las

sinagogas en el hebreo antiguo, pero un intérprete las traducía, frase por

frase, en el lenguaje popular. Los judíos-griegos o helenistas eran judíos

descendientes de la "dispersión". Es decir, judíos cuyo hogar o cuyos

antecesores estaban en tierras extranjeras. Muchos de estos se

establecieron en Jerusalén o en Judea y se constituyeron sinagogas para

sus diversas nacionalidades. Después que Alejandro Magno conquistó el

Oriente, el idioma griego se convirtió en la lengua principal de todos los

países al este del mar Adriático y, hasta cierto punto, aun en Roma y por

toda Italia. Debido a esto, a los judíos de ascendencia extranjera se les

l amaban "griegos" o "helenistas", puesto que la palabra "heleno" significa

"griego". Los helenistas, como pueblo, especialmente fuera de Palestina,

eran la rama de la raza judía más numerosa, rica, inteligente y liberal. Los

11

prosélitos eran personas de sangre extranjera que, después de renunciar al

paganismo, abrazaban la ley judaica y entraban en la iglesia judía

recibiendo el rito de la circuncisión. Aunque eran una minoría entre los

judíos, se hal aban en muchas de las sinagogas por todas las ciudades del

Imperio Romano y gozaban de todos los privilegios de los judíos. Los

prosélitos deben distinguirse de "los devotos" o "temerosos de Dios", que eran

gentiles que dejaron de adorar ídolos y asistían a la sinagoga. Sin embargo,

no se circuncidaban, ni se proponían observar los minuciosos requisitos de

las reglas judaicas. Por tanto, no se contaban entre los judíos aunque estos

se mostraban amigables con el os.

Una lectura de los primeros seis capítulos del libro de los Hechos demostrará

que durante este período primitivo el apóstol Simón Pedro era el líder de la

iglesia. En cada ocasión sale al frente como el proyectista, el predicador, el

obrador de milagros y el defensor de la naciente iglesia. Esto no se debía a

que Pedro fuera papa o gobernante divinamente nombrado, sino que era

el resultado de su prontitud en decidir, su facilidad de expresión y su espíritu

de líder. Al Iado del práctico Pedro vemos al contemplativo y espiritual Juan

que rara vez habla, pero que los creyentes lo tenían en gran estima.

A una iglesia relativamente pequeña en número, donde todos eran de una

ciudad, de una raza, obedientes por completo a la voluntad de su Señor

ascendido y en comunión con el Espíritu de Dios, no le hacía falta mucho

gobierno. Los doce apóstoles administraban este gobierno y actuaban

como un cuerpo, siendo Pedro su portavoz. Una frase en Hechos 5: 13 da a

entender el respeto que tanto creyentes como el pueblo tenían a los

apóstoles.

Al principio, la teología o creencia de la iglesia era simple. La doctrina

sistemática la desarrol ó Pablo más tarde. Sin embargo, podemos ver en los

discursos de Pedro tres doctrinas que resaltan de un modo prominente y

que se consideran esenciales.

La primera y la mayor era el carácter mesiánico de Jesús. Es decir, que Jesús

de Nazaret era el Mesías, el Cristo que por largo tiempo esperó Israel, que

reinaba ahora en el reino invisible en los cielos. A quien cada miembro de la

iglesia debía demostrar lealtad personal, reverencia y obediencia. Otra

doctrina esencial era la resurrección de Jesús. En otras palabras, que Jesús

había sido crucificado, había resucitado de los muertos y ahora vivía, como

la cabeza de su Iglesia, para no morir jamás. La tercera de estas doctrinas

12

cardinales era la Segunda Venida de Jesús. Es decir, que aquel que

ascendió a los cielos, a su debido tiempo volvería a la tierra y reinaría sobre

su Iglesia. Aunque Jesús había dicho a sus discípulos que del tiempo de su

regreso a la tierra ni hombre, ni ángel, ni aun el Hijo mismo nada sabían, sino

solamente el Padre. Con todo, la expectación era general de que su

venida ocurriría pronto, aun en aquel a generación.

El arma de la iglesia, por cuyo medio habría de llevar al mundo a los pies de

Cristo, era el testimonio de sus miembros. Debido a que contamos con

varios discursos pronunciados por Pedro, y ninguno durante este período

por otros discípulos, podríamos suponer que Pedro era el único predicador.

Sin embargo, una lectura cuidadosa de la historia muestra que todos los

apóstoles y la iglesia testificaban del evangelio. Cuando la iglesia tenía

ciento veinte miembros, y el Espíritu descendió sobre ellos, todos se

convirtieron en predicadores de la Palabra. A medida que el número se

multiplicaba, aumentaban los testigos. Pues cada miembro hablaba como

un mensajero de Cristo sin haber distinción entre clérigos y laicos. A finales

de este período encontramos a Esteban elevándose a tal eminencia como

predicador, que aun los apóstoles son menos prominentes. Este testimonio

universal influyó con poder en el rápido crecimiento de la iglesia.

Al principio de este grandioso esfuerzo, este puñado de gente sencilla

necesitaba ayuda sobrenatural pues se proponía, sin armas ni prestigio

social, transformar una nación, a pesar que tenía que afrontar los poderes

de la iglesia nacional y del estado. Esta ayuda apareció en forma de

grandes obras o maravil as. A los milagros apostólicos se les han designado

como "las campanas que l aman al pueblo a la adoración". Leemos acerca

de una obra de sanidad efectuada en la puerta del templo l amada la

Hermosa, a esto le sigue de inmediato una multitud que escucha a Pedro y

se rinde a Cristo. Tenemos asimismo el relato de un milagro de juicio, la

muerte repentina de Ananías y Safira después que Pedro los reprendiera.

Este juicio constituyó una amonestación contra el egoísmo y la falsedad.

Leemos del efluvio de poder divino en la curación de muchos enfermos.

Este poder no se limitaba a Pedro ni a los apóstoles. También se menciona

que Esteban realizó "prodigios y milagros". Estas obras poderosas l amaron la

atención, motivaron la investigación y abrieron los corazones de las

multitudes a la fe de Cristo.

13

El amor de Cristo que ardía en el corazón de esta gente hacía que también

mostrara un amor hacia sus condiscípulos, una unidad de espíritu, un gozo

en la comunión y, especialmente, un interés abnegado en los miembros

necesitados de la iglesia. Leemos acerca de una entrega de propiedad de

parte de los discípulos más ricos, tan general, como para sugerir el extremo

del socialismo en una comunidad de bienes. Sin embargo, en cuanto a este

aspecto de la iglesia pentecostal debe notarse que era por completo

voluntario. No se hacía bajo la compulsión de la ley, ni los pobres

demandaban la propiedad de los ricos, sino que estos espontáneamente

daban a los pobres. Se puso a prueba en una comunidad pequeña, donde

todos moraban en la misma ciudad. En un conglomerado altamente

selecto, todos l enos del Espíritu Santo, aspiraban en su carácter a

reproducir los principios del Sermón del Monte. Leemos, además, que esta

práctica surgió con la esperanza del pronto regreso de Cristo, a cuya

venida las posesiones terrenales ya no serían necesarias. Vemos que como

experimento financiero fue un fracaso que pronto abandonaron y que dejó

a la iglesia de Jerusalén tan pobre que por espacio de una generación se

hicieron colectas en el extranjero para su subsistencia. También, que el

sistema desarrol ó sus propios males morales, como el egoísmo de Ananías y

Safira. Aún estamos sobre la tierra y necesitamos el acicate del interés

propio y de la necesidad. El espíritu de esta dádiva liberal es digno de

encomio, pero su plan quizás no haya sido muy acertado.

En general, la iglesia pentecostal no tenía faltas. Era poderosa en fe y

testimonio. Pura en su carácter y abundante en amor. Sin embargo, su

singular defecto era la falta de celo misionero. Permaneció en su territorio

cuando debió haber l evado el evangelio a otras tierras y a otros pueblos.

Necesitaba el estímulo de la severa persecución para que la hiciera salir a

desempeñar su misión mundial. A decir verdad, recibió tal estímulo.

LA EXPANSIÓN DE LA IGLESIA: DESDE LA PREDICACIÓN DE ESTEBAN

HASTA EL CONCILIO DE JERUSALÉN (35 – 50)

A hora entramos en una época de la historia de la iglesia cristiana que a

pesar de su brevedad, solo quince años (35-50 d.C.), es de suma

importancia. En ese tiempo se decidió la gran cuestión de si el cristianismo

debía permanecer como una oscura secta judía o debía l egar a ser una

iglesia cuyas puertas estuvieran abiertas para todo el mundo. Cuando

14

empezó este breve período, el evangelio estaba limitado a la ciudad de

Jerusalén y las aldeas a su alrededor. Cada miembro era israelita ya sea por

nacimiento o por adopción. Cuando terminó, la iglesia estaba muy bien

establecida en Siria y Asia Menor y comenzaba a extenderse hacia Europa.

Además, sus miembros ya no eran exclusivamente judíos, sino que

predominaban los gentiles. El idioma que se usaba en sus asambleas en

Palestina era el hebreo o arameo. Sin embargo, entre su gente, el griego se

hablaba en un área mucho mayor. Veamos ahora las sucesivas etapas de

este movimiento en expansión.

En la iglesia de Jerusalén surgió una queja en el sentido de que en la

distribución de fondos para los pobres, se descuidaban a las familias de los

judíos griegos o helenistas. Los apóstoles convocaron a la iglesia en

asamblea y propusieron que se eligiera una comisión de siet e hombres para

este servicio. Este plan se adoptó y, de los siete hombres escogidos, el

primero que se nombró fue Esteban, "un hombre lleno de fe y del Espíritu

Santo". Aun cuando se escogió para un trabajo secular, Esteban pronto

l amó la atención como predicador. De la acusación en su contra cuando

las autoridades judías lo arrestaron y del contenido de su mensaje en su

enjuiciamiento, es evidente que Esteban proclamó a Jesús como Salvador,

no solo a los judíos, sino también a los gentiles de toda nación. Esteban fue

el primero en la iglesia en tener la visión de un evangelio para todo el

mundo y fue eso lo que le llevó al martirio.

Entre los que escucharon a Esteban y se enojaron por sus palabras, del todo

repugnantes a la mentalidad judía, estaba un joven de Tarso, de la costa

del Asia Menor, l amado Saulo. Se educó en Jerusalén bajo el gran

Gamaliel, quien era un rabí o maestro acreditado de la ley judaica. Saulo

tomó parte en el asesinato de Esteban. De modo que, inmediatamente

después de la muerte de este último, l egó a ser el jefe de una terrible

persecución de los discípulos de Cristo. Arrestaba, ataba y azotaba tanto a

hombres como a mujeres. En ese tiempo, la iglesia de Jerusalén se disolvió y

sus miembros se esparcieron a otros lugares. Sin embargo, a dondequiera

que iban, Samaria, Damasco o aun tan lejos como Antioquía de Siria, se

constituían en predicadores del evangelio y establecían iglesias. De este

modo, el fiero odio de Saulo se constituyó en un factor benéfico para la

propagación de la iglesia.

15

En la lista de los siete hombres asociados con Esteban en la administración

de los fondos para los pobres encontramos el nombre de Felipe, que debe

distinguirse del otro Felipe, uno de los apóstoles. Después de la muerte de

Esteban, Felipe encontró refugio entre los samaritanos, una gente mestiza,

que, no era judía ni gentil, pero que los judíos despreciaban. El hecho de

que Felipe empezara a predicar a los samaritanos demuestra que se había

liberado de sus prejuicios judíos. Felipe estableció una iglesia en Samaria

que los apóstoles Pedro y Juan reconocieron debidamente. Esta fue la

primera iglesia fuera del seno del judaísmo. Con todo, no era en sí una

iglesia de miembros gentiles. Después de esto, Felipe predicó y fundó

iglesias en las ciudades costaneras de Gaza, Jope y Cesarea. Estas

ciudades eran gentiles, pero contaban con una gran población judía. Aquí

el evangelio tendría necesariamente que entrar en contacto con el mundo

pagano.

En sus viajes relacionados con la supervisión de la iglesia, Pedro l egó a

Jope, ciudad situada en el litoral. Aquí resucitó a Tabita, o Dorcas, y

permaneció por algún tiempo con otro Simón, que era curtidor. Al

hospedarse en casa de un curtidor, Pedro demostraba que ya se había

emancipado de las estrictas reglas de costumbres judaicas, pues los

hombres de esa ocupación eran ceremonialmente "inmundos". El apóstol

tuvo aquí una visión de un gran lienzo que descendía, el cual contenía toda

clase de animales. Durante esa visión, Pedro oyó una voz: "Lo que Dios

limpió, no lo llames tú común." Inmediatamente después l egaron

mensajeros de Cesarea, cuarenta y ocho kilómetros al norte, pidiendo a

Pedro que fuese a instruir a Cornelio, un devoto oficial romano. Pedro fue a

Cesarea bajo la dirección del Espíritu, predicó el evangelio a Cornelio y a

sus amigos y los recibió en la iglesia por el bautismo. El Espíritu de Dios

testificó su aprobación divina por un derramamiento semejante al del día

de Pentecostés. De esta manera se recibió la autorización divina para

predicar el evangelio a los gentiles y aceptarlos en la iglesia.

En esta época, quizás un poco antes de que Pedro visitase Cesarea, a

Saulo, el perseguidor, lo sorprendió una visión del Jesús ascendido cuando

iba rumbo a Damasco. El que antes fuera el antagonista más terrible del

evangelio, ahora se convertía en su más poderoso defensor. Su oposición

fue especialmente severa en contra de la doctrina que eliminaba las

barreras entre judíos y gentiles. Sin embargo, cuando se convirtió, Saulo

adoptó de inmediato las ideas de Esteban. Incluso, superó a este en llevar

16

hacia adelante el movimiento de una iglesia cuyas puertas estaban

abiertas para todos los hombres, ya fuesen judíos o gentiles. En toda la

historia del cristianismo ninguna conversión a Cristo trajo consigo resultados

tan importantes al mundo entero como la de Saulo. Después de ser

perseguidor, se transformó en el apóstol Pablo.

En la persecución que empezó con la muerte de Esteban, la iglesia en

Jerusalén se esparció por todas partes. Algunos de sus miembros escaparon

a Damasco, otros huyeron cuarenta y ocho kilómetros hasta Antioquía, la

capital de Siria, de cuya gran provincia Palestina formaba parte. En

Antioquía estos fugitivos iban a las sinagogas judías y al í daban su

testimonio de Jesús como el Mesías. En cada sinagoga había un lugar

separado para los adoradores gentiles. Muchos de estos escucharon el

evangelio en Antioquía y abrazaron la fe de Cristo. De modo que en esa

ciudad se desarrolló una iglesia donde judíos y gentiles adoraban juntos

disfrutando de los mismos privilegios. Cuando las noticias de esta situación

l egaron a Jerusalén, la iglesia madre se alarmó y envió un representante

para examinar esta relación con los gentiles. Por fortuna, la elección del

delegado recayó en Bernabé, hombre de ideas liberales, gran corazón y

generoso. Fue a Antioquía y, en lugar de condenar a la iglesia por su

liberalidad, se regocijó con ella. Aprobó el movimiento y permaneció en

Antioquía para participar en el mismo. Antes, ya Bernabé había

demostrado su confianza en Saulo. Ahora fue al hogar de Saulo en Tarso,

como a ciento sesenta y un kilómetros de Antioquía, en su mayor parte por

agua, le trajo consigo a Antioquía y le hizo su compañero en la obra del

evangelio. La iglesia en Antioquía se elevó a tal prominencia que fue al í

donde por vez primera a los seguidores de Cristo se les l amó "cristianos". Este

nombre no se los dieron los judíos, sino los griegos, y solo aparece tres veces

en el Nuevo Testamento. En tiempo de hambre, los discípulos en Antioquía

enviaron ayuda a los santos pobres en Judea, y sus líderes y maestros eran

personas eminentes en la iglesia primitiva.

Hasta entonces los miembros gentiles de la iglesia eran solo los que pedían

su admisión. Pero ahora, bajo la dirección del Espíritu Santo y por el

nombramiento de los ancianos, los dos líderes más prominentes en la iglesia

de Antioquía salieron en una misión evangelizadora a otras tierras.

Procuraban alcanzar tanto a judíos como a gentiles con el evangelio. Al

leer la historia de este primer viaje misionero, notamos que ciertas

características en el esfuerzo llegaron a ser típicas en las siguientes

17

empresas del apóstol Pablo. Se emprendió por dos obreros. Al principio se

les menciona como "Bernabé y Saulo", luego se trata de "Pablo y Bernabé".

Al final, "Pablo y su compañía", mostrando a Pablo como el líder espiritual.

En cuanto al cambio de Saulo se puede decir lo siguiente: se

acostumbraba que un judío tuviese dos nombres, uno israelita, el otro se

usaba cuando la persona andaba entre los gentiles. Los dos misioneros

llevaron consigo como ayudante a un hombre más joven, Juan Marcos,

aunque este los abandonó a mediados del viaje. Escogieron como sus

principales campos de labor las ciudades grandes. Visitaron Salamina y

Pafo, en la isla de Chipre; Antioquía e Iconio, en Pisidia; y Listra y Derbe en

Licaonia. Siempre que era posible, empezaban su obra predicando en la

sinagoga porque al í todo judío tenía derecho de hablar. En especial, un