El Tolmo te Duele por Jose Agustin Hernandez Hernandez - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

0

Cuando un castellano parlante llega a Canarias, lo primero que le sorprende en el habla de sus habitantes es la

entonación, su musicalidad y pronunciación diferentes al español peninsular, con frases y vocablos que difieren en significado, (aun con las mismas palabras).

Comparando con varios diccionarios, destacando de entre ellos el DRAE, nos sorprende la opacidad hacia el

vocabulario de los canarios.

Tomando como referencia al ilustre venezolano Andrés

Bello, cuyos bisabuelos fueron canarios, cuando escribió que “no hay que apoyarse solo en la autoridad de lo ya escrito o investigado porque, en lo que se refiere a la lengua, la única autoridad irrefutable es la lengua misma”. Prólogo, Pág. 7.

La importancia “Del tolmo te duele” radica en el hecho de que se refiere al lenguaje empleado en todas las islas, no queriendo emular a nadie ni a ninguna obra anterior, solo a recoger los “canarismos, vulgarismos y frases canarias actuales”.

Destacaremos que en el léxico común hay voces derivadas de vocablos castellanos que ya no se usan en el resto del territorio español. Nos sorprende el enorme grupo de

andalucismos, debido a la “Historia de la conquista”.

Aunque haya multitud de vocablos tomados de otras

lenguas, gallego, portugués, árabe o inglés, no podemos olvidarnos de la enorme influencia de los aborígenes, los guanches, muy parecido al “bereber”.

1