El Gran Juego por Elkin Gomez - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

CUARTO: DESCUBRIR EL MUNDO

El hombre alguien lo definió como un ser social. También un gran filósofo, considerado como padre de la pedagogía moderna, señaló que era la misma sociedad que dañaba al hombre, cuando lo obliga a aceptar acondicionamientos que lo privan de su frescura o lozanía natural. En ésta radicaba la esencia de las mejores cosas que él podría ofrecer; entre otras su bondad, su ternura, su participación sincera y su inspiración creadora.

Por otra parte es un hecho incuestionable, que una tarea a cumplir por todo sujeto en desarrollo, requiere ayudarlo a desprenderse del hogar de origen para integrarse al fin a un grupo de iguales, con participación libre, activa y responsable.

Varias son las etapas que debe recorrer el niño hasta llegar a ese objetivo y muchos son los adultos que pareciéndole no lo son, porque no han llegado al término del desarrollo. Aunque crecidos en tamaño, psicológicamente siguen teniendo con la sociedad en que están, vínculos de dependencia como aquellos propios de la relación del niño con los padres.

La transformación, casi diría: metamorfosis de los vínculos, es tarea inherente y propia de la evolución y crecimiento en el desarrollo de la personalidad.

Cambios visibles algunos e invisibles otros, deben ocurrir para que cumpliéndose a cada paso el proceso, se pueda llegar hasta la plenitud.

Recordemos al niño en sus primeros días de nacido. ¡Cuán frágil es! ¡Cuántos cuidados necesita! Su alimentación a cortos intervalos, su aseo, el mantenimiento de su temperatura corporal, la necesidad de reposo y estímulos apropiados, etc. Al año de nacido ya han cambiado las cosas. Su alimentación es más variada; se ha ampliado su capacidad de distinguir más y mejor el mundo que lo rodea captando la diferencia en la diversidad de estímulos. Por su disposición a la marcha, su capacidad de agarrar las cosas, su afán exploratorio requiere más atención, dados los riesgos que lleva cada nueva experiencia.

A los dos y tres años ha de haberse resuelto el problema del conveniente acondicionamiento para vivir en sociedad. No habría nacido la sociedad si no fuera posible la regulación y control de los esfínteres, y con ello el control de ciertas necesidades humanas que exigen disciplina y contención.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Bien sabemos cómo es imposible convivir con algunos niños mongoloides, quienes por la gravedad de su trastorno no aprenden a ser aseados. En la adolescencia tampoco son capaces del control deseado de otros reflejos, para vivir en sociedad. No son educables.

Para que un niño dé el paso hacia sus controles en el segundo año de su vida y pueda continuar su adaptación al medio social familiar, muchas transforma-ciones invisibles en lo íntimo de sus tejidos han debido ocurrir. Funciones completas han debido nacer; estructuras funcionales que tienen el valor a veces de un órgano realmente. Cuánto esfuerzo de la naturaleza para lograr la evolución del individuo.

Y después viene el lenguaje: la creación simultánea de un mundo de conceptos ideales, formado de la realidad de los objetos, colores y formas, a las cuales están las palabras y las ideas íntimamente ligadas.

Y después... y después... ¡Y tantos después! Para que el niño acepte el jardín de Infancia, la escuela primaria y al fin se suelte al liceo, a la escuela superior y a la vida. Adolescencia y juventud, etapas en que se intentan aún ciertos rescates posibles, para conseguir mejor destino a las cosas que no vinieron bien encaminadas desde sus remotos comienzos.

La adolescencia con todas sus características y sus cualidades, es fragua y crisol en que la figura del nuevo ser va tomando los perfiles propios de su definitiva forma; y cuando ella ha logrado su objetivo, se supone que debe quedar un hombre apto para la vida como adulto, en una sociedad de adultos.

Pero ¡Qué cosa más difícil! Encontrar adultos en una sociedad de adultos. Qué frecuente es encontrar que lo que hay es una sociedad de niños malcriados, con rostros y cuerpos de adultos jugando a tales. No cabe desarrollar este tema, que no es el objeto de este trabajo, pero baste que a sus fines y propósitos, se me permita dejar la afirmación hecha, como hecho real que debe hacernos reflexionar.

Terminadas todas estas primeras fases que el individuo debe cumplir y esperar que en él se cumplan, es cuando puede entrar como apto constituyente de un nuevo cuerpo, que es el cuerpo social.

Es en ese cuerpo social donde el individuo podrá continuar ya como adulto, las etapas ulteriores que faltan de su desarrollo en el proceso de transformarse en

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

persona. Y es llegado allí, desde su ser como persona, que podrá abrirse a las experiencias más sublimes del ser humano.

Una persona es tal tanto cuanto se ha abierto a otros, tanto cuanto es capaz de vivir estableciendo vínculos estables con otros.

Es la vida un fenómeno de vínculo. Se da por un vínculo, se mantiene en un vínculo y trasciende y se produce por un vínculo.

Es de un vínculo también que el individuo obtiene la energía para su crecimiento. Es en un vínculo que el individuo consigue el equilibrio emocional para la expresión plena de sus manifestaciones trascendentes.

Si el individuo no ha logrado la capacidad de vincularse en forma adulta, no ha logrado una etapa fundamental en su maduración.

¿Y qué es esto de vínculo como adulto? Uno que no es como el del niño, signado por la dependencia, sino que es capaz de un aporte al trabajo y la acción creadora. Un vínculo que al darse, en distintos niveles, la expresa.

Madurez hay en un vínculo si hay posibilidad de relación paritaria con la otra persona con la cual el vínculo se cierra.

Hay vínculos individuales como el de la pareja, que merecería consideración aparte.

Todo grupo en su esencia está definido por una asociación de individuos reunidos para un fin determinado, con una diferenciación jerárquica entre ellos y capaces de una participación activa, libre y responsable.

La sociedad humana está formada por grupos de grupos y de grupos, a diversos niveles e instancias.

El individuo en cuanto ser adulto, consigue del grupo seguridad porque le dan trabajo, aprecio porque lo valoran; él mantiene o contribuye a mantener al grupo y del grupo obtiene seguridad. Y también sabe que para estar afirmado en su grupo requiere una especialización de funciones y aptitudes que lo haga más y más necesario, más y más imprescindible, que lo necesite más a él y sólo a él. De esta forma, mientras más se sienta irreemplazable el individuo para el grupo, estará más garantizado él; y allí surge un sentimiento de afirmación al sentir que la relación grupo-individuo cierra un ciclo de comple-

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

mentaciones. Una sociedad con grupos de individuos más especializados y únicos, será capaz de trabajos más diferenciados. La calidad del grupo la determinan sus miembros que son parámetro.

Hay como una interacción de ambas cosas con beneficios y beneficiarios.

El objetivo sociabilizante en la educación, es conseguir la llegada de cada individuo a su condición de hombre adulto en plenitud, integrado a un grupo en libertad, identificado con él, realizándose en su existencia por el grupo, en el grupo y para el grupo.

Es más quien puede dar más y necesita menos. Puede más quien sabe más y ayuda a otros a alcanzar las etapas que le esperan de su propio desarrollo.

La vida del hombre se resuelve al fin de modo sublime, cuando su recuerdo en el grupo queda imborrable por efecto de su obra trascendente y duradera.

El Fundador al diseñar el Gran Juego supo o intuyó esto, y por eso nos dejó una escuela para la sociabilización del hombre; una enseñanza vivida, un adiestramiento para la vida en sociedad, en la cual individuo y grupo por interacción, logran ambos su propia plenitud.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

QUINTO: ACTITUD ANTE LO DESCONOCIDO

El desarrollo de la percepción de esas instancias ocultas, inefables, indefinibles, que quedan fuera del alcance del hombre por la vía del pensamiento lógico formal, recogido tradicionalmente en los símbolos religiosos.

Lo primero que me pueden preguntar es: ¿qué es eso?, y les contestaría lo siguiente: el hombre es algo más que un organismo que cumple funciones vegetativas y realiza un trabajo. Hay algo más en él; algo más que un devenir entre exigencias y estímulos por un mecanismo de interacciones.

El hombre también es un sistema sutil de emociones, ligadas a la experiencia sensorial y convergentes en una capacidad de reflexión y de conciencia.

Cuando en una tarde muy bella, tenemos ocasión de tendernos en el césped y contemplar el cielo azul, y en él las nubes que pasan, y en esa experiencia sentimos el fresco de la brisa acariciando nuestra piel hasta el punto que disueltos en aquella vivencia nos parece que el tiempo ha cobrado otra dimensión, otros valores, y un inconfesable o indescriptible sentimiento de extravío bienestar nos sobrecoge, estamos en el umbral de la percepción de la experiencia trascendente. Ella es parte de la vida, la más bella, nos viene por distintos caminos y se expresa en diversas formas, a veces las menos esperadas. Siempre está como a la espera, tocando a la puerta, para ver si la sentimos y la dejamos pasar.

Es un sentimiento incomunicable, experiencia propia y vivencial, que rebosa de energía vital al hombre y lo dispone a los momentos más bellos, en que se liberan las fuerzas más creativas de él. La poesía nace allí, las ideas sublimes, el sentimiento de bondad altruista, el éxtasis religioso.

En este punto final del Plan, cuando después de cumplidos los anteriores se llega a éste, se ha culminado un proceso y es como si el individuo ya estuviera ante el camino abierto.

Es lamentable cómo la escuela tradicional ha olvidado un aspecto de la educación del niño: el del conocimiento y la capacitación para el manejo de las emociones. Abrir la capacidad de conciencia por el afinamiento de los sentidos, es aprender a sentir y percibir. Nuestra escuela tradicional no ha encontrado cómo desarrollar en el niño, la potencialidad creadora de su psique.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Es increíble cómo no se le ha adiestrado para mantener estables los niveles de su equilibrio emocional, comprendiendo cómo las emociones son la expresión sensible y concienciable del potencial de la energía vital que llevamos dentro.

Esta apertura al mundo de lo inefable, es la que permite al hombre una actitud de respeto hacia lo desconocido. Esta apertura es la esencia del sentimiento religioso, presente más o menos en cada quien.

El desarrollo de la intuición a esos niveles, la apertura y aceptación de aquello que está y estará siempre más allá de lo medible y lo pesable; lo que sólo puede saberse por el sentimiento de aproximarse a él, por la experiencia directa guiados por la sensibilidad.

Aquí cerramos la temática que alude al Quinto Punto de los que forman el Plan, con el cual el Gran Juego pretende lograr el objetivo, de hacer que un niño culmine la empresa más importante que tiene ante sí: Llegar a ser hombre en toda plenitud, sabiendo cómo situarse ante la realidad desconocida.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

El Método

Se ha dicho que Método es el conjunto de reglas y procedimientos para hacer correctamente una cosa. A veces lo confundimos con la técnica, sta es un concepto más limitado en cuanto a que se atiene y refiere a una praxis. Aquí preferimos hablar de Método que de técnica, aun cuando aceptamos que una metodología se realiza en una praxis, que supone un dominio de movimientos que se resumen en una técnica.

Aceptamos pues como definición operacional que el Método es un conjunto de reglas y procedimientos para hacer correctamente una cosa. ¿Cuál cosa en este caso? Lograr que el individuo en desarrollo llamado niño, muchacho o joven, culmine felizmente el proceso de su crecimiento, al final del cual, será un adulto logrado en la plenitud de una persona.

¿Persona? Sí, persona. Es decir: alguien quien está capacitado para la convivencia en un grupo de manera activa, selectiva, libre, participativa y responsable. Alguien quien está capacitado para establecer vínculos gracias a los cuales y mediante los cuales, asegura la plenitud de su potencial vital y logra abrirse hacia su realización trascendente.

El Método es un conjunto de reglas, ejercicios, actitudes, procedimientos, que van orientados a asegurarnos la obtención de un objetivo. Sabemos cuál es el objetivo del Gran Juego sobre un Plan admirablemente trazado y definido, levantado sobre las necesidades naturales reales de cada fase del crecimiento, y todas apuntando a un fin: el logro de la persona total y plena. El individuo capaz de vivir en sociedad y en ella trascender.

Pues bien, el Gran Juego tiene también un Método propio para lograr su propósito.

No quiero decir que es propio cual lo sería la patente de un invento. Es propio en cuanto a que la organización o reunión de sus elementos, aun cuando anteriormente conocidos, están ahora agrupados de una manera específica que le resultan propia. Se configura además con ellos un sistema correspondiente a las necesidades en las fases sucesivas del desarrollo y crecimiento del niño.

Aquí está la originalidad del Método y ello es lo genial de su Fundador o más bien "Descubridor".

Y cosa curiosa, el Método consta también de cinco puntos. Todo en el Gran Juego va como estructurado en el número cinco. Plan, Método y Programa;

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

cada una de esas partes puede esquematizarse en una estrella de cinco puntas, que también es el símbolo del hombre, símbolo de la individualización, los cuatro elementos sobre los cuales se ha añadido la conciencia.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

PRIMERO: INDIVIDUAL

El Gran Juego es individual, se aplica individualmente a cada quien, no es aplicable en masa. La masa se opone al individuo. En la masa la energía vital toma otros rumbos, circula en otros niveles de expresión y sacrifica al individuo. Donde hay masa no hay individualidad; una masa es un conglomerado de puntos anónimos, la fuerza configurativa del individuo cuando está dispersa en la masa, es desplazada y reunida en el líder o conductor de masas y mediante un proceso de fascinación y de identificación de cada quien con él, se infla hasta dimensiones colosales, sobre la suma de las individualidades sacrificadas vueltas masa.

La concepción de masa, como realidad y fenómeno energético social, es uno de los más útiles descubrimientos en los últimos tiempos, para conseguir que algunos grupos dominantes se conserven instaurados en una posición de poder.

Pues bien, el Gran Juego se juega prestando atención individual a cada quien, todos a la vez pero siempre uno por uno. ¿Cómo? Sí. Por paradójico que parezca así es. Individual es el compromiso cuando el niño decide participar en el grupo. Individual es el vínculo que él cierra con su grupo, compañeros y jefes. Individual es la preparación para ser recibido, individual es la Ceremonia de Investidura, individual es la participación en el grupo, individual es el ritmo de su progreso y las modalidades que él toma.

Siempre la unidad operacional de todo el sistema es una unidad pequeña llamada Patrulla; llamada Equipo en la sección de los mayores, o simplificada con el nombre de Seisenas en los menores; pero siempre un pequeño grupo, donde es posible conservar la interacción individual sin que el individuo se pierda y disuelva en la masa.

Ese pequeño grupo (Patrulla, Equipo, Seisena) está siempre constituido por individuos con funciones, capacidades y aptitudes distintas; en distintos grados de desarrollo y destreza, diferenciados uno de otro. Está así constituido un organismo, el cual no puede ser ni existir, sin la presencia diferenciada e individualizada de las partes que la integran.

Individual es el progreso en conocimiento, tanto en el tiempo que cumple en lograr las metas, como al establecer la secuencia de sus Insignias de Especialidades.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Individual es el tiempo en que cada quien hace sus progresos para culminar su desarrollo.

Individual porque se estimula y acentúa toda la emersión o manifestación de las capacidades creadoras, con base en las propias y personales aptitudes.

Individual porque se supone de cada quien en todo un compromiso libre, una participación activa y responsable.

Responsable: temible palabra. ¡Qué difícil que alguien acepte eso de ser responsable! Sobre todo cuando ello supone riesgo de cargar la culpa. La palabra responsable es muy dura, está ligada al riesgo del castigo. Para ser responsable se supone un grado de firmeza interior, que arranca o tiene su remoto origen, en la incorporación de ciertos elementos que sirvieron para crear estructuras internalizadas en el psiquismo.

Para ser responsable se requiere un grado de conocimiento en el arte que se ejerce, nunca la hay cuando el ejercicio de una función o arte está regida por la improvisación.

Para ser responsable hay que saber que el camino útil a mano para corregir el error, es la reparación. Cuando no se sabe esto, detrás de la idea de la responsabilidad asoma el temor al castigo y por eso la responsabilidad se niega; y la propia culpa haciéndose insoportable, se proyecta sobre otro. Es el caso de la persona que no dice: "Rompí el vaso", "dejé caer la taza", sino "Se rompió", "Se cayó". Como si el objeto estuviera provisto de autonomía, capacidad de acción y decisión por sí mismo.

Pues bien, el primer punto del Método exige que sea de aplicación individual, y la capacidad de asumir responsabilidades es buena prueba de que el proceso de transformación del individuo en persona va en buen camino.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

SEGUNDO: ACTIVO

El Gran Juego tiene que ser activo, es decir, que se realiza haciendo; se aplica en el ejercicio de la experiencia individual y personal; se aprende de la experiencia, la praxis y la vivencia con su componente propio de emoción. Si no hay este componente emocional y motórico, el concepto de actividad queda muy limitado. Todo hay que hacerlo en el Gran Juego, todo hay que tocarlo, verlo, conocerlo, saberlo; también se ha de ser capaz de enseñarlo y de vivirlo.

Siempre está el individuo sometido o incluido en el universo de realizaciones que emergen de su misma praxis.

Cuánta capacidad creadora hay en este segundo punto. Qué importante es poner el acento en el desarrollo de la capacidad creadora, sobre todo tratándose del hombre en la sociedad por él creada, que también lo enajena y cosifica. Sociedad que es especie de colmena, en que la creatividad se reserva a algunas “reinas" y los demás reducidos a "obreras", trabajan para el mantenimiento y progresión de la especie.

El Gran Juego es un juego activo aun cuando algunas prácticas en él sean hechas en reposo, en posición sentada y en silencio; como el caso de los juegos de observación y adiestramiento de los sentidos. Y es que en ocasiones, habrá formas de actividad que se refieren a una praxis motórica y otra que se refiere a una praxis sensorial.

En este punto que se refiere a la actividad, hay también otros aspectos importantes qué considerar.

En la praxis se incluye con frecuencia la fantasía, el símbolo y las situaciones de valor simbólico, Para tratar de aclarar lo dicho, digamos que lo que quiere decir praxis es simplemente el hacer las cosas; no sólo hablarlas, sino hacerlas.

Muchos, muchos permanecen en la fase de su desarrollo, en la cual todavía están poniéndole el nombre a las cosas y repitiéndolos para aprenderlos; y así sienten que manejando las palabras manejan el mundo. Sienten de ese modo que poseyendo los nombres por la fuerza mágica que tiene el vocablo, también dominan el objeto nombrado. Por igual razón les parece que con nombrar un objeto lo crean y aparece al instante.

A ese grupo pertenecen algunos teóricos, que crean y se quedan en ideas, proyectos y teorías.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

El dominio del mundo y de la realidad a muy temprana época de la vida, comienza cuando se crea el sistema de signos y símbolos que guardando relación con los fenómenos, permiten en un plano y hasta un alcance, su comprensión y su manejo. Pero en su evolución no se queda el hombre allí. A la teoría atómica debió seguir la explosión atómica. A la idea de la redondez de la tierra, la vuelta al mundo, como lo hicieron Hernando de Magallanes y Sebastián El Cano. Y así sucesivamente habría más ejemplos. Lograr la realización práctica es garantía de la evolución del individuo.

Ampliando estas consideraciones, podemos añadir que el hacer encierra dos aspectos de valor: uno, utilitario; por el beneficio que trae en la ganancia práctica de rendimiento económico. Otro, el goce o placer estético en el acto creador; por la apertura de la conciencia a un nuevo nivel de conocimiento y la realidad.

Para eso en el Gran Juego lo que se enseña en teoría hay que saber hacerlo.

Lo que se dice saber y conocer es para realizarlo en una acción. Todo el Gran Juego es un adiestramiento para que sabiendo y haciendo unas ciertas y determinadas cosas, tengamos con ellas la prueba de que hemos llegado más cerca del verdadero manejo de la realidad.

Así es. Hacer unas ciertas y determinadas cosas, para tener el sentimiento y la conciencia de que se ha empezado a ser. Se insiste que es la propia experiencia la que cuenta y sobre ella crece el hombre. Se establece que es por la propia vivencia, que se amplía la conciencia para el encuentro con ciertas realidades más profundas.

La educación activa que propone el Método, se realiza en la experiencia de vivencias. En el propio percibir y sentir, y esto es muy importante.

Hemos dicho ya antes, que la educación de las emociones no ha sido siempre tomada en cuenta; posiblemente por no haber conseguido el diseño apropiado.

Tal vez por la dificultad del manejo de ellas como realidades, pero éste es el hecho.

La educación tradicional no ha tenido en cuenta que terminada la fase del crecimiento físico, el hombre permanece abierto al crecimiento en sus niveles de conocimiento; y la capacidad de conocimiento supone apertura de la conciencia. Esta ampliación de conciencia, no ha sido sistemática ni programadamente acometida, como lo son en la escuela otros aspectos del intelecto del niño.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

De este aspecto, de una acción para la apertura de la conciencia, se ocupa el tercer punto del Método, mediante el adiestramiento de los sentidos y nos referiremos a ellos en el momento oportuno.

Y es que la conciencia se amplía mediante la experiencia sensorial, aumentando la capacidad de percibir otras realidades presentes en el campo de la experiencia.

Esa capacidad de ampliar la conciencia es la última vertiente que se abre al hombre en el progreso de su conocimiento, la que queda más allá de la variable que supone el crecimiento físico. Hay también otra variable: una apertura de la conciencia a través del sentir que se orienta al punto final, a la integración del hombre en lo universal, en las esencias, en los planos mismos en los cuales filósofos y místicos han establecido la presencia del Ser.

El Gran Juego prevé una programación definida, para que sus participantes se ejerciten en las funciones de sus cinco sentidos, y que sintiendo y percibiendo más, amplíen su nivel y capacidad de conciencia en el descubrimiento también ampliado, de la realidad circundante llegando así a los niveles más sutiles de la percepción.

Hay más aún. No sólo son estos dos elementos mencionados los pilares de la educación activa del Gran Juego. Hay otros inherentes y propios de la psicología del niño, sin los cuales no habría posibilidad de desarrollo del psiquismo que el Gran Juego ofrece. Me refiero por una parte al juego, y a la fantasía como telón de fondo, en la ejecución de modelos de ideas, de diseños, proyectos, etc. Por otra, al uso del símbolo y de las situaciones de valor simbólico, como son las dramatizaciones y muchos juegos y actividades de aspecto ingenuo, pero de gran valor educativo. Sirven para conectar al niño con instancias profundas de su psique que de otro modo no fácilmente se alcanzan.

Volviendo al juego y a la fantasía, añadiremos que sin esos dos recursos, reductivo el uno y evasivo el otro, el niño moriría inmerso en las dimensiones para él indominables e inalcanzables propias del mundo del adulto, de la realidad hecha a la medida de aquél.

El juego es una reducción de la realidad hacia niveles operativos de consecuencias menos graves e irreparables. Son diseños tentativos, bocetos de conducta, cual elementos o perfiles para una maqueta.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Una vez con ellos, adquiridas las experiencias funcionales y automatismos que conllevan, se tienen los reflejos para manejar la realidad.

El juego tiene así el mismo valor que el ensayo antes del estreno de la gran obra. En él se puede corregir, equivocar, criticar y pulir hasta llegar al nivel de perfección deseado. Lo que en el ensayo es permitido, no lo es en la presentación de la obra. El ensayo, especie de juego preparatorio del acto, permite también el mejor manejo de la ansiedad y todo cuanto ella tiene de inhibitorio y limitante. El ensayo, especie de juego, de hacer "como si", logra que cada quien en su rol incorpore cada movimiento, cada realización por el acto, hasta que consustanciado con él lo haga sin esfuerzo y con maestría sublime.

El juego y el ensayo por su carácter provisional, no impiden que se ponga en ellos toda la fuerza creadora, toda la dedicación y entrega, como en el mejor compromiso de participación. Se puede llegar hasta la esencia de la cosa misma en el ensayo y el juego. El juego es un ensayo y el ensayo es un juego.

Entre muchos otros existen los conocidos juegos deportivos, ellos son vitales para el adolescente, porque le dan conciencia de su corporeidad y lo ayudan al fortalecimiento y aceptación de su propia imagen; cambiante día a día, en esa época y momento de la vida.

Ellos son experiencias vitales porque dan una prueba en el adolescente de su nueva resistencia, y con ella una conciencia de independencia y libertad, que llega en su último término hasta la audacia que traspasa los umbrales de lo permitido. Ello a veces va hasta la infracción, abierta al riesgo que cada quien asume y donde conoce los límites de su propio alcance.

Además del deporte que apunta al desarrollo físico, todo en el Gran Juego se le presenta hasta donde sea posible bajo la forma estructural de juego. Ello por su valor provisional de ensayo, facilita enormemente los resultados dando una posibilidad de entrar y salir, hasta el punto en que jugando, lo jugado empieza a ser realidad y a fundirse en ella.

Y dentro de los juegos y competencias para ese aprender haciendo y jugando, en situaciones simuladas que podrían un día ser verdad, hay que mencionar el uso notable de otros elementos profundamente Normativos. Uno, las Expediciones de Obstáculos, que miden el temple del carácter del muchacho, su capacidad de mantener la calma en el apremio sin flejar el ánimo; confiando en los recursos de su inteligencia. Otro; el uso de lo inesperado, las famosas, inolvidables y gozadas pruebas llamadas "Siempre Listo".

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Todos estos elementos se conjugan de manera sutil, con otros fundamentales para que el niño "sobreviva" los años que debe estar inmerso en un mundo no hecho a su medida, el mundo propio del adulto.

Hemos mencionado la fantasía; en cierta forma está implícita en muchos juegos, pero ahora aquí nos queremos referir al uso del cuento, de la historieta, de las leyendas, con las cuales correlacionar actividades diversas, cuando son poco motivantes.

Una excursión o paseo a un sitio ya muy conocido, es mucho más atractiva si se hace fantaseando la búsqueda de un tesoro escondido, dejado allí un día por supuestos expedicionarios o fantaseados piratas. Si no lo usamos, este recurso aparecerá espontáneamente por sí mismo y no lo suficientemente configurado cual conviene, a la intención educativa que nos interesa y al manejo de la realidad.

Hay que pensar en el uso de la fantasía, no sólo como elemento estético de fondo que hace más grato el curso de los hechos, sino que pidiendo a los niños que diseñen esos argumentos, en ello hay un estímulo notable al desarrollo de su creatividad.

Todo esto que mencionamos corresponde a la esencia del esquema del punto segundo, que exige el Método del Gran Juego, ese que precisa y señala qué debe ser un juego activo.

SÍMBOLOS

Al paso habíamos hecho mención también de otro elemento importante, el referente a los símbolos.

Por tales podríase entender muchas cosas, pero en nuestro caso diríamos que un símbolo es algo que hace referencia tácita a otra cosa que la refiere o contiene. Así por ejemplo Símbolos de la Patria: Bandera, Escudo e Himno Nacional, son cosas que conjugan en un objeto los elementos que constituyen la nacionalidad. Los símbolos religiosos a su vez, son también elementos que hacen referencia a contenidos muy diversos, logrando por su valor sincrético, resumirlos o reunirlo todo en un punto. Encierran un mensaje tácito e implícito; su valor es muy grande porque llegan a niveles profundo, aquellos a los cuales no se puede llegar con las palabras y tocan la zona emocional del ser humano.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Los poetas expresan lo más puro de su capacidad creadora, cuando en la metáfora e imagen, tocan esas zonas profundas, las más hondas y cercanas a la esencia de uno mismo.

El Gran Juego recurre constantemente a los símbolos; el uniforme, insignias.

También los Totems de Patrulla, los signos de pista y muchos más.

Pero hay que señalar aquello que con el uso también se va cargando de valor simbólico, objetos que en sí mismos no lo son, como pueden ser las herramientas de trabajo: hacha y cuchillo, lámparas y fogones; la misma tienda de campaña, el morral, la cantimplora, etc., cargan de valor simbólico. Y como si todo ello no bastara, hay algo aún más interesante: el Gran Juego prevé ritos que son símbolos actuados, por tanto símbolos vivos, realizados por quienes en ellos se integran, dándoles vida, configurándolos y haciéndolos expresar.

Los ritos y ceremonias tienen puesto primordial, así como las actividades diversas que se cargan de valor simbólico: la bandera, la inspección, el campamento, la reunión de Patrulla; sin olvidar la Fogata, ritual culminante de la vida al aire libre, por títulos y connotaciones muy legítimas que no cabe desarrollar aquí.

El uso de símbolos y situaciones de valor simbólico van surgiendo o han surgido espontáneamente, se han acuñado en la vida misma; los acepta y toma cada quien para sí en la medida de sus necesidades, para la realización de ese modelo ideal que cada muchacho ha plasmado y encontrado en el símbolo mismo de la figura del joven acampador.

Sería larguísimo, exigiría un capítulo muy extenso, explicar cómo y por qué los símbolos están incluidos en el programa del Gran Juego, cómo y por qué gustan tanto, cómo y por qué salen al paso.

En esta ocasión limitémonos a establecer su valor y su importancia, y no confundamos nunca ritos con "ritualismos".

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

TERCERO: EL GRUPO

El Gran Juego siempre se realiza en grupo, es decir: en sociedades organizadas por individuos, y ello fue así desde siempre desde el primer ensayo hecho en 1907, en aquel memorable campamento organizado en Brown Sea. Fue un campamento organizado por patrullas. Luego años más tarde esa célula social que es la Patrulla, fue consagrada como elemento esencial del Gran Juego. Fue Rolland Phillips quien definió su importancia, hasta el punto de decir que sin ella o si fallaba ella, no era posible acometer la tarea educativa que el Gran Juego pretendía. El sistema de Patrullas quedó así consagrado definitivamente, como específico, inherente y definitivamente propio del Escultismo. El Fundador, había conocido su importancia por propia experiencia.

Sabemos que el niño nace en una sociedad que es la familia, en la cual prevalecen dos personas, que son percibidos dos titanes, que se llaman papá y mamá.

El surgimiento de la conciencia individual, gracias a lo cual cada quien sabe que es él, se engasta ya en la relación habida entre él y sus padres. La identificación con el padre del mismo sexo es fundamental para el crecimiento de cada niño. Posteriormente ese sentimiento íntimo de la individualidad se deberá afirmar con el concurso de otros factores. Pero va a llegar un punto y momento crítico, en el cual la individualidad no podrá afirmarse más apoyada en el padre del mismo sexo; al contrario, hay que afirmarla enfrentándolo. Y allí no tiene ya el adolescente el recurso a su alcance que tenía antes, el apoyo que antes daba al hogar; ahora, para esa tarea insoslayable, ligada a su propia definición como persona y que asegura su crecimiento lo dará el grupo. Así lo hizo el hombre en todas las épocas para enfrentar los riesgos que le surgían al paso, viniesen de la naturaleza o del destino. El grupo es también ya el molde en que ha de cumplirse al fin la vida humana.

De allí que el Gran Juego siempre se practica estando en un grupo y en grupos de individuos, que en su interacción se definen y fortalecen. Esto es muy importante, porque la intención básica del grupo es lograr al individuo y asegurarle la posibilidad de transformarse en persona.

El grupo organizado resulta un modelo de toda la organización social en que ha de moverse el hombre. Aprenderá en él la interacción de unos con otros y aprenderá el valor de la capacidad y destreza en el servicio. Descubrirá que el sentido del honor o propia estimación está íntimamente ligado a la propia

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

dignidad, y ella a la opinión buena que sabemos el grupo tiene de nosotros, fundada en la capacidad de ser más porque se aporta más.

Aquí recordamos aquello: Más es quien más capacidad de dar y servir tiene.

Los grupos en el Gran Juego se van ajustando a la capacidad del participante según su edad, desde aquél en que apenas hay responsabilidades, acaso solo insinuadas, pasando luego a grupos más estructurados con posiciones fijas, hasta los que la tienen flexible, según las necesidades, de acuerdo a propios y determinantes objetivos.

También da el grupo la oportunidad del encuentro y con él el reconocimiento de íntimas resonancias como el afecto, y con él podrá lograrse la energía que requiere nuestra psique, para el proceso de la ampliación de la conciencia.

También el Grupo hará sentir el nacimiento de una ética ligada a los intereses del bien común, en justo equilibrio con las necesidades del individuo. La ética, la ley, la norma, son vividos participando en el grupo.

En la llamada Sección Manada, diseñada para niños pequeños, el modelo de agrupación es el de la totalidad. Tiene un elemento central representado en el Viejo Lobo, Akela, y en torno a él se sitúa el total de los integrantes de la Manada. Ese modelo se mantiene permanentemente. Los pequeños grupos llamados Seisenas son esbozos de estructura para facilitar la delegación de ciertos trabajos y actividades.

Más tarde en la Sección llamada Tropa, integrada con adolescentes, será cuando ya se trabaja con pequeños grupos bien estructurados que se llaman Patrullas, dirigidas por un miembro de ella, a los integrantes se confían responsabilidades.

En la edad del adolescente esa estructura responde a las necesidades del individuo pero en los años anteriores sería anticipada una delegación de funciones y atribuciones con un grado cierto de responsabilidad.

En la Sección llamada Clan, para adolescentes mayores, sería muy rígida la estructura de Patrulla.

En el Clan el acento no se pone ni en la agrupación total como la Manada, ni en la Patrulla como en la Tropa; se le pone directamente sobre el individuo. Las agrupaciones que él hace con otros son variables y no permanentes, determi-

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

nadas por un fin concreto y determinado. Esas agrupaciones reciben el nombre de Equipos.

Hay necesidad muchas veces, de aclarar bien estas diferencias entre tipos de estructuras, que parecen sutiles y artificiales pero no lo son. Cada una está hecha a la medida del grado de evolución de la personalidad que en cada una de estas fases, se supone el individuo ha logrado.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

CUARTO: AL AIRE LIBRE

La vida en la naturaleza es fundamental para la realización del Gran Juego.

Mucho se ha hablado y discutido sobre este punto. Se le ha entendido a veces como una actividad más de las muchas que pueden hacer los muchachos.

Sabido es que en todos los tiempos y en todas las generaciones, ir al campo de paseo es un buen atractivo para ellos. Nada tiene de raro por tanto que el Gran Juego ofrezca programas de vida al aire libre.

Pero decir esto nada más sería ver las cosas de manera incompleta, ya que las actividades al aire libre quedarían así comprendidas entre las actividades optativas, que se pueden hacer o no según que en un momento o circunstancia dada convengan o no convengan. Estas actividades tienen una importancia mucho mayor, definen al Gran Juego y lo diferencian de otras escuelas y movimientos educativos. El contacto directo con la naturaleza es el escenario donde debe cumplirse una parte esencial del proceso educativo.

Sorprende por tanto, cuando se oye a alguno comentar a dónde lleva eso de vivir al aire libre como "salvajes"; si el hombre hace años huyó del monte a las ciudades, si se civilizó y la aspiración de todos es vivir en una ciudad agradable y cómoda. Para esas personas no tiene sentido la insistencia en la vida al aire libre en excursiones y campamentos; para ellas sería como ir marcha atrás, a la inversa de lo que indica la evolución de la sociedad humana a través de la historia.

Sobre este tema que define al Gran Juego, se habla, se oye y se discute mucho, dejando ver a veces una superficial o insuficiente comprensión del punto y su importancia.

Para empezar convengamos que en los tiempos actuales se han invertido las cosas: reuniones semanales y una salida alguna vez al campo y no a la inversa.

Debido a las estaciones en los países templados, al comienzo, los jóvenes tenían en el verano el gran momento de su actividad anual, 15 a 30 días de campamento, desde el cual se hacían interesantes excursiones; el resto del año era distribuido en reuniones en la ciudad, para preparar ese gran campamento de verano, Esas reuniones daban oportunidad de revisar y reparar equipos, mejorar técnicas diversas, adiestrarse y cumplir con otras actividades que dieran cohesión al grupo.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Poco a poco las cosas cambiaron, los grupos centran su actividad en reuniones en local citadino, las salidas al campo son esporádicas, cuando no casi imaginarias. El Gran Juego ha querido ser llevado a la ciudad legitimándolo con actividades de servicio de utilidad pública. Esta no está reñida con las actividades de un grupo de jóvenes que hacen Escultismo, pero no son su esencia ni lo serán jamás.

Será cosa buena y útil pero son otra cosa.

Sobre la importancia de la vida en la naturaleza como pilar fundamental del Método, es necesario poner las cosas en claro, ella es sencillamente capital y querríamos seguidamente anotar las siguientes consideraciones: 1) Las prácticas de la vida en la naturaleza son una condición única, escenario insustituible, para que el joven pueda partiendo de cero, llegar a la culminación del desarrollo de una cultura y una organización social. En otras condiciones ello es imposible por la sencilla razón de que fue en ese medio natural, donde a través de los siglos, el hombre ha cumplido su evolución humana. Es como usar los elementos básicos de la misma maqueta, para que de manera esquemática y figurada, el joven viva en escala reducida o condensada el mismo proceso.

2) Las prácticas de la vida al aire libre en plena naturaleza, ofrecen oportunidades de valor único, incuestionable e insustituible, para que el joven comprenda cómo con un mínimo de elementos disponibles, una inteligencia despierta, un carácter firme y estable, movido hacia un objetivo definido, puede transformar la realidad y adaptar el medio natural primitivo a las necesidades del individuo y el grupo.

Todos los ejercicios y prácticas que se cumplan en esas condiciones, tienen un rendimiento mayor que en cualquier otra condición: desarrollo físico, destreza, captación de la realidad, respuesta inteligente ante las situaciones emergentes, problemas diversos a resolver, habilidades manuales, buen uso de los sentidos y las vivencias emocionales. Habría que añadir otro: la aplicación de la agresividad al servicio de lo creativo. Todo ello redunda en la afirmación del individuo, enseñándole a manejar y regular la interacción de fuerzas orientadas al provecho de sí y al bien del grupo.

3) Al aire libre es la única condición en la cual de un modo real y no simulado, puede enfrentarse al joven a condiciones en las cuales surge una re-valoración

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

de la realidad en relación a sí, hacia otros y a las condiciones circundantes en general.

En el hogar, en la escuela, en el barrio y en la ciudad, nuestros jóvenes están inmersos en un sistema de valores segundos, que confunden al individuo en desarrollo haciéndole perder el contacto o conexión, con lo necesario.

Confúndese así la escala de valores.

Las actividades al aire libre, tal como las concibió el Fundador en el modelo de campamento que propuso, supone que el joven es situado en una realidad, en la cual los valores han de organizarse en categorías distintas a las conocidas, traídas y aprendidas en la ciudad. Tendrá que reestructuralas de tal modo en esa realidad nueva y digamos: experimental, que se pondrán en primer plano aquellas que apuntan al mantenimiento y desarrollo esencial de él como persona.

4) Las condiciones del aire libre, suponen una exigencia permanente para mantener los niveles alcanzados. Exigen un esfuerzo sostenido, constante, de todos los participantes como aporte al interés común.

En un campamento no se va a vivir como seres primitivos. Hay un nivel de exigencia establecido por las necesidades del grupo en cada caso y ello es fruto del concurso organizado de todos. El mantenimiento de ese nivel es la exigencia de un esfuerzo permanente; hay que mantenerlo estando alerta y vigilante sobre las metas alcanzadas. Eso requiere el concurso organizado permanente, de los integrantes calificados y diferenciados por habilidades, para las diversas funciones que exige ese cuerpo social.

Y quepa aquí la anotación siguiente: frecuente es oír la frase por la cual se piensa que el scout, como si fuera un hombre primitivo, es capaz de ejecutar acciones que a otros no les es posible por su impresionante rudeza. Así se piensa que goza cuando duerme echado al piso como un animal; come alimentos crudos, soporta el frío, así como la lluvia y el sol; escala cerros sin cansancio con sorprendente frenesí, como si una fuerza magnética lo atrajera a las cumbres; pasa las noches en vela; goza sirviendo incansablemente a otros renunciando a toda comodidad y ventaja; hace fuego chocando piedras o frotando maderas; atrapa pájaros con las manos y ahuyenta las fieras con solo verlas; no siente miedo y no sé cuántos atributos más, que hacen del joven scout algo poco menos que un ser mitológico. ¡Nada más falso que todo eso!

Él tiene en el aire libre la mejor ocasión para adiestrar su inteligencia y sus habilidades, para que con un número de elementos mínimos pueda transformar

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

la realidad natural, y dentro de las posibilidades que ella ofrece, crear condiciones de vida seguras, limpias, cómodas y agradables. Es decir, que un no es quien por la práctica de la vida al aire libre se le enseña a vivir como un hombre de las cavernas o un mamífero terrestre; todo lo contrario: se le lleva a vivir como un hombre en condiciones civilizadas, agradables, humanas, porque han sido logradas por él en grupo con otros, como fruto del esfuerzo, la habilidad, firmeza e inteligencia.

Y aquí cabe un comentario a una idea en sentido opuesto a la tratada antes.

Vemos con frecuencia que los campamentos son dotados de tal número de comodidades como camas, colchones, lámparas eléctricas, cocinas de combustibles industrializados, teléfonos, radios, vehículos diversos, etc., con lo cual la vida al aire libre se limita a gozar del aire puro. Allí el esfuerzo de construir una "civilización" es nulo; es como si se dispusiera de un apartamento desmontable, una variante de "Motor Home" o bello yate, con el cual se va y viene, llevando consigo los adelantos domésticos. Tampoco eso responde a la filosofía del Método. No tiene nada de malo para una familia que así lo quiera, gozar del camping; ni para un grupo de amigos gozar todo aquello. Pero si se trata de aplicar el principio del aprovechamiento de la vida en la naturaleza para el desarrollo del individuo, tiene que partirse cada vez de cero. Y con un mínimo de instrumentos razonables dejar que los jóvenes con su inventiva, transformen con las manos y herramientas disponibles, la realidad del medio natural.

El primero, el segundo día de campamento, no habrá mucho realizado. Se levantarán tiendas y cocinas, instalaciones de primera importancia; luego distribución de espacios harán poco a poco aparecer colgadores, útiles diversos, rastrillos, escobas rústicas, fogones altos, mesas, sillas, bancos, camas, lavamanos, regaderas, sitios de reparación y arreglo de herramientas, etc. Ya en los últimos días habrá puentes sobre riachuelos, torres de observación, muelles, atracaderos y todo aquello que ofrezca mayor seguridad, comodidad y bienestar. Logradas las construcciones de esa especie de ciudad primitiva en plena naturaleza, vendrá el disfrute de ella mediante un programa de actividades generales, que incluyen deportes y competencias, ejercicios de observación, adiestramiento de los sentidos, adquisición de nuevas destrezas manuales, dominio de técnicas de campamento con pruebas diversas; para que el joven mida la magnitud de su progreso, de su mayor autonomía y responsabilidad.

De último pero no de menos, habrá también oportunidad para la experiencia emocional en los encuentros compartiendo momentos de buena relación social

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

y humana, lo cual revela ya la presencia de un sentido ético que puede resolverse en la expresión espontánea religiosa. Todo el campamento funciona con una motivación: la capacitación diferencial y progresiva de cada quien, en función del bien común y las necesidades del grupo. Todos para uno y uno para todos; es más quien es más capaz para el servicio, quien presente en las más graves ocasiones y a él se puede recurrir.

Esa ciudad-civilización que es el campamento, tiene al final de su tiempo las actividades de exploración a zonas vecinas, lo cual se cumple en las excursiones de 24-48 horas, que por su enorme valor educativo, como prueba integral de síntesis, será tratada suficientemente en otra parte de este libro.

En posición secundaria quedan pues todas las otras ventajas, que habitualmente se atribuyen a la vida al aire libre para la educación de los jóvenes, cuando se las compara con las que anteriormente hemos enumerado.

Más de una vez he meditado sobre el enorme poder culturizante que tendrían estas experiencias, en nuestras inmensas masas de población, que viven en el medio rural y en los cinturones marginales de nuestras grandes ciudades; si a los jóvenes se les demostrara como aún en esas condiciones se pueden alcanzar niveles mejores, si se dispone de sujetos con un grado de entrenamiento mínimo para superarse y aprovechar lo más, las limitaciones y estrechas condiciones en que se encuentran.

Y recordemos para finalizar, que los elementos para realizar esa transformación del medio natural, deben ser los propios con que se cuenta en el medio en que se está. No tiene sentido y no pasa de ser una importación de lujo para clases pudientes, llevarse al desierto pinos importados para construcciones de cabañas, repitiendo modelos vistos en bonitos libros que bellamente ilustrados llegan del norte.

Donde haya piedra hay que usar piedra y trabajar con ella; donde haya madera se trabajará con madera; donde barro, barro; y así sucesivamente. En cada lugar hay huellas culturales que se pueden seguir para lograr los mismos fines con las prácticas de la vida al aire libre. Recordemos que lo que se quiere es llegar al desarrollo integral de la personalidad del niño y el joven, para que puedan recibir con toda propiedad y justicia el título de hombres.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

QUINTO: EL ADULTO ANIMADOR

El Gran Juego se desarrolla con la participación indirecta del adulto.

El quinto punto en que descansa el Método prevé, que todo él debe ser jugado por los niños y jóvenes participantes con la presencia estimulante y animadora del adulto, quien no entra a jugar a nivel competitivo con los niños que dirige.

Es decir: el adulto organiza sin participar él al mismo nivel que los jugadores.

De esto hay más que decir para no caer en uno de estos dos extremos: el adulto que deja hacer y pasar lo que venga, o el que interviene de manera tal con los jóvenes, que los inhibe y termina creando reacciones de enfrentamiento, oposición y rivalidad.

Quien dirija el Gran Juego, como un maestro de baile, tiene que saber y poder demostrar lo que enseña, pero lo que importa es que sus alumnos aprendan a bailar y no mostrar él qué bien lo hace.

Yerra en la medida que haciéndolo, interfiera para que los alumnos no logren plenamente el objetivo.

Una vez que lo consigan, está terminada su misión.

El adulto que dirija el Gran Juego, actúa como inspirador o animador, es alguien que da "alma", que es el alma porque anima.

No puede olvidar en ningún momento que, en su tarea de educar influye la identificación por simpatía: Enseñando, demostrando y luego animando a tomar el riesgo de probar, para que seguidamente cada quien siga adelante, cumple su función educadora.

Los conductores del Gran Juego los tenemos de diversos niveles. Voy a referirme aquí solamente a los que tratan de modo directo con los jóvenes, no a los integrantes de otras instancias.

Se da por hecho que hay un Comité de Padres, o de Padres y Maestros, u Organismo Patrocinante, que supervisan desde lo alto el curso de los hechos y que además ofrecen y garantizan las necesidades materiales mínimas, como son: lugar de reuniones adecuado, útiles, sitios de campamentos, transportes, etc. Pueden, por supuesto, participar desde su posición en algunas actividades ocasionalmente y en una cierta medida.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Luego vienen los que organizan y llevan a cabo el programa de actividades, son llamados según los países jefes y Subjefes de Unidades, de Grupos, o de otra manera.

Este grupo de dirigentes por lo general, son adultos jóvenes, estudiantes, hombres y mujeres solteros en buena mayoría. Sólo en esa condición se dispone a veces del tiempo necesario y el entusiasmo, para comprometerse en la dirección de una Unidad.

Por otra parte, todo joven adulto que se comprometa y goce la participación como dirigente a este nivel, está, aunque él no lo sepa, prolongando el tiempo que necesitaba jugar el Gran Juego, a los fines del crecimiento suyo como persona; es decir: algo hay, algo encuentra él en la cercanía de las actividades que lo atrae, le gusta, le interesa. De algo le sirve animar a otros a jugar el juego. Y es que aplicándolo, dirigiéndolo, de alguna forma genera también la energía que debe sacar de alguna parte, para invertirla en el proceso de su propio crecimiento, su desarrollo como ser humano.

Y por lo tanto, no habrá de olvidarse que esos jefes dirigentes, no son permanentes, duran lo que tarda el cumplimiento de su propio proceso y la aparición de nuevos intereses en sus vidas. Esto hay que tenerlo en cuenta.

Hay que respetarles su derecho a crecer para aprovecharlos en el momento de su máximo rendimiento, porque así se benefician las dos partes: los niños y jóvenes que forman las unidades, los niños que realizan el juego y también ellos; los adultos jóvenes, dirigentes que lo conducen y llevan a la aplicación.

Esto trae ventajas y desventajas. La primera es que están emocionalmente muy cerca de sus dirigidos, gracias a ello se produce una serie de corrientes de sentimientos favorables a la educación.

Recordemos que sólo un adolescente o joven puede llegar fácilmente a otro.

El adulto que también lo logre, algo debe llevar en su esencia, que permite aún el encuentro en simpatía sin reservas.

Por otra parte ello tiene la desventaja, que a veces sin darse cuenta, se dan al Gran Juego con la misma vehemencia que los muchachos; con ello además de inhibirlos, suscitan a veces corrientes emocionales interferentes. Viven el juego como un escenario más donde probar su fuerza, su poder, y terminan olvidando que la esencia del Gran Juego, es el crecimiento de niños y adolescentes hasta su condición de adultos en toda la plenitud.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Pese a todo, muchas veces las cosas salen bien, y siempre más se suma que se resta cuando hay buena intención.

Hemos dicho que el adulto que dirige el Gran Juego anima, inspira, facilita; al mismo tiempo que se cumple un proceso de identificación por parte de los dirigidos, con el personaje que él vive y representa. Esto es muy importante, algunas cosas vamos a analizarlas seguidamente:

a) Anima. Quiere decir que consigue por su presencia e intervención que haya alma, que haya motivación y entusiasmo, alegría, buen ánimo. Un animador es quien anima, es decir, quien consigue que haya ánimo, o en otras palabras, que se sienta el alma de una cosa.

Si el jefe ha entendido que se trata de lograr el crecimiento de los participantes y sabe cómo medirlo, siempre estará animado y gozoso y pondrá el alma. Si no lo sabe, si no puede o sabe cómo medirlo, si está vuelto y metido dentro de una rutina de actividades buscando satisfacer consciente o inconscientemente necesidades de poder, muy propias de todo joven, posiblemente su actitud será muy poco animadora. O lo será sólo para una parte de los muchachos, los que constituyen su grupo de afines o seguidores y se enfrentará a los otros en actitudes nada estimulantes, todo lo contrario: excluyentes y negativas generando reacciones adversas. Así el Grupo se habrá transformado en un grupo de poder, una banda más de adolescentes, y se habrá perdido el objetivo del Gran Juego: educar.

b) Inspira. Quiere decir que el dirigente, por su grado de desarrollo, ha logrado una serie de cualidades y ventajas (a veces no siempre ideales, por cierto) que los muchachos a su cuidado desean para sí y por eso lo admiran.

Una manera de adquirir los rasgos de personalidad que otro tiene es imitando, y esa imitación es generalmente inconsciente. Cuando son llevados a planos profundos con resonancias emocionales, como la simpatía y el afecto, entonces se habla de identificación. Esto es un fenómeno natural que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá siempre en el crecimiento del ser humano, por lo tanto es inevitable: Pero hay que tener en cuenta su alcance y sus consecuencias; porque así como la identificación con sujetos sanos emocional y caracterialmente es una ventaja enorme; lo opuesto es indeseable. Hay por lo tanto que cuidar quiénes son los modelos de identificación.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Pero aun ante el riesgo que se corre a veces, tengamos presente algo muy importante: el joven idealiza, es decir: con su fantasía pone en la persona admirada cualidades que no siempre tiene o tiene a medias y no ve los defectos que sí tiene; de esa manera construye un personaje a su medida realizando con él y por él, su proceso de identificación. Gracias a aquella imagen así construi-da, en parte tomada de la realidad y en parte completada con las proyecciones de su mismo inconsciente, cumple la identificación con aquella.

Por eso, no nos extrañemos que algunos guarden admiración y gratitud por personas de quienes nos consta que, ni eran tan admirables, ni tenían de dónde sacar tanta potencialidad educativa. Ello se debe a lo antes dicho: sobre el dirigente joven, el dirigido aún más joven, crea una figura ideal, generalmente heroica, deportista, atleta, líder, etc.), engastada en la persona escogida como elemento de cristalización.

Es entonces con aquel personaje de la fantasía, encarnado por así decir en el otro, con quien a fin de cuentas se hace la identificación. Esto facilita mucho el proceso y disminuye considerablemente los riesgos de una incorrecta selección del personaje, sobre el cual se va a proyectar o en el cual se va a montar al

"Héroe" que se necesita a fin de cuentas.

Todo esto debe saberlo el dirigente, para respetar ese instrumental natural del crecimiento por una parte, y también para actuar responsablemente no defraudando a los muchachos a su cargo, y sabiendo interpretar algunas conductas que ellos pueden presentar. Pedir un cinturón que ha llevado un dirigente admirado, una insignia, un útil de campamento, son índices de que ese que lo pide está viviendo en cierta medida y nivel, ese proceso de identificación. Hay que respetar el hecho comprendiéndolo y dejarlo seguir hasta su agotamiento en la justa dimensión.

c) Enseña. Hemos dicho que el dirigente tiene que enseñar el Gran Juego y no sólo organizar los programas de actividades. Debe conocer bien todas las técnicas para el desafío que supone la vida en la naturaleza, para la práctica del adiestramiento de los sentidos y el aprovechamiento de la fuerza que llevan en sí los grupos llamados Manada, Tropa o Clan. Tiene que enseñarlo haciéndolo él. No narrar y explicar cómo se hace, sino hacerlo. Este es justamente el punto en que se fundamenta la prolongada permanencia de algunos dirigentes en el Juego. Ellos como dirigentes, al repetir lo aprendido para enseñarlo, completan lo que les faltó en cantidad y calidad en las experiencias vividas a su tiempo,

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

para completar el desarrollo de su carácter, en los términos que pensó el Fundador.

El dirigente tiene que ser ejemplar. Mostrar con su vida lo que enseña, y que en la medida de lo humano, cree con su hacer en lo que enseña y la idea que ofrece es buena.

d) Ayuda a tomar riesgos. En otras palabras: anima y ayuda a hacer. Y viene justo conjuntamente con el Punto 2 del Método, que señala que es activo, que se aprende haciendo, por la incorporación de la experiencia.

Llegados a este punto y en él, hay que llamar la atención para que quien enseñe no entre en competencia con el enseñado; para que no exija niveles imposibles que llevan al desaliento; para que lleve las cosas hasta el punto de lo sano y útilmente suficiente. Lo que importa de las cosas y acciones, no es que sean perfectas sino que sean útiles, sin pretender con esto negar la importancia que tiene, lo que debería entenderse por lograr un nivel de

"perfección". Algunos maestros, conocedores de sabias enseñanzas, podrían darnos interesantes reflexiones al respecto.

Recordarnos que las metas en este punto se han logrado, cuando se tienen los siguientes elementos a la vista:

1.

El sujeto se atrevió a ensayar.

2.

El sujeto es capaz de analizar para corregir.

3.

El sujeto es capaz de gozar lo realizado, lo muestra, lo ofrece y lo comparte.

4.

El sujeto es capaz de mejorar lo logrado.

Cuántas inhibiciones hay en lo recóndito de cada quien, por lo cual alguien no se atreve a llevar a la práctica la idea buena que fue útil y menos aún a gozarla. Cuánta crítica interna, inconsciente y consciente, inhibe así el crecimiento de cada quien. Cuántas falsas imágenes de sí mismo impiden gozar la capacidad de realización, aumentando al infinito las prohibiciones para expresar la propia creatividad.

Por todo eso el dirigente anima a hacer para que cada quien en la acción, en el fruto del resultado, vea su capacidad de crear y realizar, y así se afirme íntimamente. De ese modo podrá lograr más y más una participación activa y responsable en el seno del grupo, es decir: la sociedad.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

e) El dirigente estimula para la iniciativa original y creadora.

Muchas veces nos preguntan qué cosa es esa del pensamiento creativo y nos confundimos pensando en descubrir lo que esa palabra significa, sin darnos cuenta que no hay nada más inmediato, cotidiano y simple. Lo que llamamos pensamiento creativo es la ocurrencia. La virtud por la cual a alguien se le ocurre la idea que en ese momento viene al caso y sirve para algo. Eso es el pensamiento creativo, el hombre lo ha tenido siempre, sin él no habría habido progreso ni civilización. Pero, hoy en día, la vida moderna, tan cómoda, en que todo está previsto y programado, el hombre no tiene oportunidades como antes, para desarrollar en la vida cotidiana la creatividad y en ella está el genio.

Cuando se logra, no sólo en cierto grado de utilidad práctica sino también a veces hasta el arrebato o la revelación, secretos profundos de la naturaleza quedan integrados para siempre en el arte, la ciencia y la filosofía, al conocimiento del hombre y a la civilización.

El dirigente capaz lejos de entristecerse, criticar y rabiar por una inoportuna ocurrencia, debe entender que ha hecho presencia la fuerza creativa, que lo que falta es su mejor canalización.

Mucho más podría decirse de la importancia del pensamiento creativo. Es la cualidad del hombre más cercana a lo divino que cada quien lleva en sí, pero la ampliación del tema no tiene cabida aquí en la limitación de este trabajo.

Bien sabe el dirigente que hay muchos momentos y condiciones en los cuales se activa esa aparición de la ocurrencia feliz. Una es la contemplación del paisaje natural, observándolo tranquilo, en posición de reposo y en silencio.

Especialmente si viene acompañado de una sensación de bienestar desbordan-te, que a veces lleva a algunos a la emoción intensa que se expresa hasta en lágrimas.

Pero, cosa sorprendente, también aparece en condiciones de "Stress", como emergencias, urgencias y sorpresas. De allí volvemos a la utilidad de aquellas pruebas llamadas "Siempre listo", en las cuales se simula una situación de emergencia grave, en que el grupo se obliga a descubrir una respuesta apropiada. Las Expediciones de Obstáculos también sirven a ese mismo fin.

Y así hemos llegado al final de los comentarios que corresponden a los cinco puntos que como pilares, soportan la estructura del Método en que se fundamenta la pedagogía, encerrada en la idea genial de Baden-Powell.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

El Programa

Hemos dicho que la esencia del Sistema Educativo ideado por Baden-Powell, se compone de un Plan, un Método y un Programa. Que si bien cada uno de ellos y sus componentes no son exclusivos del Sistema; el conjunto y su integración, tal como fue concebido, sí los define como propios con carácter original. Si un elemento de todo el Sistema se excluye, el conjunto pierde su figura, su eficacia y no se diferenciaría de otros ensayos de sistemas educativos, que le son cercanos pero no iguales. Baden-Powell definió como ninguno antes lo hizo, la praxis que reunida en un conjunto de actividades, permitía realizar la hermosa labor de formar el carácter del individuo. Ello siguiendo las propias líneas de fuerza determinada por la naturaleza, para el crecimiento emocional e intelectual del hombre. Lo logra usando los mismos instrumentos que espontánea y naturalmente se ofrecen para ese fin como más adecuados, ejemplo: el grupo, la experiencia, la convivencia, el ensayo-error, la dramatización, la fantasía, el juego, etc.

El Programa sería aquella parte del Sistema Educativo, que señala la secuencia como han de articularse las fases sucesivas del Proceso; el conjunto de prácticas, experiencias y actividades en las cuales se aplica el Método, para el cumplimiento del Plan y lograr el objetivo.

El Programa que aquí mencionamos no debe confundirse con el calendario anual de actividades, ni menos con el programa de una reunión, excursión o actividad cualquiera. Aquí nos referimos al Programa del proceso a cumplir, que es otra cosa. Como tal es constante, permanente e invariable en sus elementos esenciales.

Tiene la diferencia con el Método y el Plan, que su ejecución práctica obliga a ajustarlo a la edad del individuo sobre quienes se va a llevar a cabo. Así hay un Programa para niños, otro para adolescentes y un tercero para los que recién han pasado esa etapa de la vida. Sea para unos o para otros, la secuencia es admirablemente constante; comprenden también cinco etapas y nuevamente sorprende cómo el número cinco se repite. Número que, según los estudiosos de la materia, es el que simboliza la quintaesencia, el número del hombre.

El programa, ajustado que sea para cualquier edad, comprende los siguientes puntos:

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

PRIMERO: Noviciado o período de prueba.

Él ha existido desde todos los siglos en todas las sociedades primitivas y no primitivas. En aquellas de modo abiertamente establecido y consciente, bajo la forma de rituales definidos. En éstas, más o menos inconscientes o mal concientizadas, también en formas menos rígidas y a veces crueles.

Recordemos que un noviciado es un período de preparación para dar un paso, tomar una decisión que transforma de alguna manera al individuo que en algo se inicia.

También un noviciado es un período de exploración de voluntades y desarrollo de capacidades, gracias a lo cual el grupo que recibe al nuevo, se asegura de que no se integra en su seno un cuerpo extraño que pone en riesgo la existencia del grupo. Haciendo el noviciado se asimila así a alguien que ya se ha hecho semejante, igual que los propios, aportando cuerpo y sangre nueva.

Período de toma de conciencia de la transformación y cambio que va a ocurrir en quien lo cumple, es por último triunfo de explorar en libertad la elección y paso a dar.

El período de prueba variará según los casos y cada candidato. Las cosas a aprender, las experiencias a cumplir, las actividades a realizar también serán distintas, según sean niños, adolescentes o adultos jóvenes, pero en todas se cumplirá lo mismo: una afirmación del individuo, una valoración de sí al asumir la responsabilidad y compromiso que supone una promesa.

En el Noviciado se aprenderá toda una terminología propia. Toda una serie de signos y símbolos que tienen valor de lenguaje críptico propio de los iniciados.

En el Noviciado se autorizará a llevar un traje y portar unas insignias que tienen el valor de nueva piel y nuevo cuerpo, con lo cual al mundo aparece el novicio transformado en alguien distinto.

Se comienza el aprendizaje mínimo de técnicas sustanciales para la vida al aire libre, con la cual tendrá que medirse para mostrar a todos, la evidencia de la propia transformación.

Todos esos elementos se jugarán cumpliendo en la medida que corresponda los cinco puntos del Método, y operando especialmente en las dos fases primeras del Plan.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Hay algunas modalidades que definen esta fase para cada grupo. En los menores, niños aún, todo el juego es referido permanentemente como inmerso en una fábula, en la cual la fantasía ayuda de manera adecuada el proceso de transformación. Se trate la Historia de Mowgli, tomada de El Libro de Las Tierras Vírgenes, de R. Kipling, autor contemporáneo a Baden-Powell, de quien tomó él la idea de llevar al diseño de cuento y en marco de fantasía el proceso de convertirse en persona. Bella idea de Baden-Powell que lo consagra como un genio. Tomó el camino único posible para hablar en profundidad al niño: el mundo mágico del cuento y la fantasía. Qué error tan grave pensar que el tema está fuera de moda y que los niños no necesitan hoy esas cosas. Los niños son niños siempre. Tendrán y entenderán ese lenguaje siempre. El llevar la temática al mundo fantástico de la selva, es transportarla a un mundo de símbolos mitológicos al alcance del niño con gran poder.

No podemos aquí extendernos en el tema que darla para todo un libro, permítasenos señalar aquí qué define esta etapa del Noviciado, en lo referente a los niños de 7 a 11 años.

En el caso de los adolescentes, el Noviciado no se sirve ya del trasfondo de un escenario fantaseado predominantemente sino de uno más directo. La transformación que se pretende y en la cual se invita a participar al adolescente, se la integra en la evocación de la figura del héroe, concretamente al Héroe de Mafeking.

El adolescente entiende que va a ser hombre, desarrollando las destrezas que una vez probaron ser buenas a ese fin en situación heroica. La fuerza del mito del héroe queda aquí consagrado, y no olvidemos que es ese el arquetipo en el cual cabalga todo adolescente. Hasta hay adultos que no se bajan de él.

En el caso de los adolescentes mayores, ese Noviciado es llevado a lo que debe ser: entender que de lo que se trata es de aplicar todo lo aprendido en el Gran Juego a la vida real; la cual por cierto, difícilmente se le logra mostrar y hacer ver con tanta belleza fascinante, como el cuento de Mowgli o el sitio de Mafeking.

A veces he pensado que no les falta razón a los jóvenes de quererse quedar en el mito, pero la culpa de ello no está en que a la vida le falten aventuras y belleza, sino que hemos perdido a veces el sentido de la vida y con ello la imposibilidad de vivirla proyectada en una hermosa historia.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

El Noviciado en los adolescentes mayores es una oportunidad de tomar conciencia, frente a las responsabilidades sociales y humanas, renovando su deseo de integrarse como adultos en una sociedad de adultos.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

SEGUNDO: La Investidura.

Es un rito y los ritos hemos dicho que son símbolos vivos, vividos, realizados.

Veamos un poco qué es esto, porque el Sistema Educativo de Baden-Powell está lleno de símbolos y situaciones de valor simbólico. Tales como las dramatizaciones o escenificaciones, los juegos, el uso de la fantasía, el desarrollo de habilidades manuales y el adiestramiento de los sentidos.

Repetimos que símbolo es un objeto, real, figurado o representado; que al percibirlo, despierta en quien lo mira, siente o realiza, una corriente de emociones, ideas y sentimientos, que tienden a realizarse en conducta. Un ejemplo simple y de primera mano: la Cruz. Ella sola despierta una serie de sentimientos y actitudes por su conocida connotación religiosa. Otros ejemplos podrían ser la cruz gamada o esvástica, la hoz y el martillo, con toda su significación política, histórica y social.

Estos símbolos son muy claros y evidentes. Representan cosas más que conocidas, y ellos por sí despiertan en el individuo todos los sentimientos propios y ligados a sus connotaciones. Los simpatizantes de lo que cada uno representa se sentirán identificados con el respectivo signo y movidos sentimentalmente en forma positiva hacia él y lo opuesto en caso contrario.

Pero hay símbolos más sutiles, que no son tan notables ni marcas de fábrica como la estrella Mercedes Benz, la cruz de la firma Bayer, etc., que hablan por sí.

Hay símbolos que no se ven como tales en la vida diaria, pero los vivimos todos los días; la propaganda política y comercial descansa en ellos; no son dibujos ni formas simples, son fotografías y representaciones de situaciones y cosas.

Un ejemplo hoy muy de moda los guerrilleros verde oliva con barba y el pelo largo. Ello tiene un carácter de símbolo porque habla sin palabras; llega dentro de quien mira o entra en contacto con ellos, y se le despiertan emociones y se inducen conductas.

Hay símbolos universales como el mar, el torrente, el relámpago, la cumbre, la nieve, el árbol, la flor, e infinidad más. Los hay animados e inanimados como una roca, o un anciano de barbas blancas, o un niño.

Hay símbolos particulares ligados a una generación o una época. Los hay figurados porque tienen formas, o abstractos como serían simplemente colores.

Aparte de estos símbolos que son representados en formas y dibujos, como

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

dijimos antes, cualquier objeto, animal o persona, o situación dada, puede ser un símbolo. Un color puede ser un símbolo: el rojo, la bravura que conduce a la aparición de siempre, color rojo. El negro: la muerte, porque al final lo muerto termina en carbón, que es negro. Lo morado el sufrimiento, porque ese color tienen las magulladuras, aporreos y heridas por golpes. El amarillo la riqueza que supone el oro. El verde la esperanza, color de las yemas que aparecen en los árboles en primavera, y así sucesivamente.

También los símbolos pueden ejecutarse en lugar de dibujarse, cuando su forma se logra con personas que se agrupan haciendo y diciendo algo. Así nacen los ritos que son símbolos vivos, ideas actuadas y tienen enorme fuerza en todos cuando lo realizan. Las ceremonias todas tienen valor de símbolo. Así actos como sentarse juntos a la mesa, tiene un valor de símbolo, actúa por sí mismo sobre el individuo por la fuerza que encierra, aun cuando no se explique a cada quien en detalle lo que significa.

Los símbolos son pues importantes. Tienen un enorme poder. Aunque no se los traduzca, no se esté informado de su significado, llegan al fondo de todo el que los contacta.

Volviendo a la Investidura digamos que en ella el sujeto promete hacer algo, y por ese acto se transforma, renace con una nueva calidad.

La Investidura es rito de iniciación igual a los que en todos los tiempos se han cumplido. Con el cual se hace visible una transformación interna, que el investido entra en una nueva condición o etapa de su vida.

Es muy importante que ella siga al Noviciado y sea consecuencia natural de haberío pasado.

La Promesa hecha en la Investidura es un acto libre; cosa muy importante.

Supone que es un compromiso voluntariamente contraído.

Compromiso de servicio, porque la esencia del Sistema es aprender a ser más por mayor capacidad de servir ajustado a un código de conducta.

Sobre la Promesa ha habido muchas discusiones, se ha intentado y de hecho se ha llegado en algunas partes, a modificar el texto original que el Fundador propuso. Aun ya al comienzo hubo variantes de un país a otro, en algunos el original decía así: "Por mi honor prometo hacer cuanto de mí dependa para

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

servir a Dios, al Rey, ayudar al prójimo en toda circunstancia y observar la Ley Scout".

Naturalmente que esa verbalización y declaración de principios en el lenguaje de 1908 era aceptable. Pero a fines del Siglo XX no lo es, y comenzaron las propuestas de enmienda.

Una tendencia laica encontraba sobrante el nombre de Dios. Otros, inoperante el nombre Rey o la palabra Patria, etc.

He pensado que lo que interesa comprender es el contenido y en tal sentido vale la pena destacar lo siguiente:

La Promesa tiene que ser pronunciada en primera persona: Yo prometo; de lo contrario no fuerza ni refuerza la valoración de sí, que es punto primero del Plan.

El término "Sobre mi honor", puede ser re-formulado buscando otro que diga lo mismo: por el aprecio que se tiene a alguien o dando como testimonio el buen nombre que se ha ganado, la confianza que merece la simpatía que es recíproca, etc. Es una fórmula de ligamen al grupo ante el cual se hace el compromiso. Su objeto es cerrar el vínculo y revalorar el amor propio, la valoración de sí.

La invocación a la Gracia de Dios fue incluida en asociaciones y países de tradición católica. Es una manera de expresar su confianza a aquellas fuerzas que están fuera del alcance y voluntad del hombre; pero las cuales con enorme frecuencia se las ve aparecer en el momento oportuno, trayendo la solución necesaria para salir adelante en una situación especial. Es esa fase una evocación a la confianza y fe, en el buen curso final de los acontecimientos que siguen la línea del proceso de la creación, la evolución universal y la vida.

El Rey, la Patria, además de la persona real el uno y conceptual la otra, son aquí fundamentalmente símbolos; como tales representan el origen, la proveniencia, el comienzo, el punto de partida. La palabra Patria viene de padre, lo paterno, lo que me dio origen, lo que me dejó cuanto tengo, empezando por la vida. Es una confesión de pertenencia, un testimonio de saberse prolongación de un proceso humano e histórico, en el cual remotamente se tiene el comienzo y del cual hoy cada quien es la expresión real.

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

Siguiendo el análisis del texto de la Promesa, la otra fase que sigue se refiere a socorrer, ayudar al prójimo en toda circunstancia, y es una consecuencia de la voluntad de acción participativa y responsable para con la sociedad. Como dijimos, ello es esencia de la energía transformadora del individuo común y corriente, al que se convierte a una nueva entidad de naturaleza distinta, por la acción y la capacidad de servicio.

Por último, la Promesa termina con el compromiso de ajustar la conducta, a una norma ética llamada Ley Scout.

Según se enseñaba en muchos países, la Ley Scout se contenía en diez artículos, que decían más o menos así:

1)

EL SCOUT CIFRA SU HONOR EN MERECER CONFIANZA.

2)

EL SCOUT ES LEAL A SU PAÍS, SUS PADRES, SUS SUPERIORES Y

SUBORDINADOS.

3)

EL SCOUT ESTA HECHO PARA SERVIR Y SALVAR A SU PRÓJIMO.

4)

EL SCOUT ES AMIGO DE TODOS Y HERMANO DE CUALQUIER OTRO

SCOUT.

5)

EL SCOUT ES CORTES Y CABALLEROSO.

6)

EL SCOUT VE EN LA NATURALEZA LA OBRA DE DIOS, PROTEGE A LAS

PLANTAS Y LOS ANIMALES.

7)

EL SCOUT OBEDECE SIN REPLICAS Y NO HACE NADA A MEDIAS.

8)

EL SCOUT ESTA SIEMPRE ALEGRE, SONRÍE Y CANTA EN SUS DIFICULTADES.

9)

EL SOCUT ES ECONÓMICO, RESPETA Y CUIDA EL BIEN AJENO.

10)

EL SCOUT ES PURO EN PENSAMIENTOS, PALABRAS Y OBRAS.

Y se resumían en tres principios:

i)

EL SCOUT ESTA ORGULLOSO DE SU FE Y LE SOMETE SU VIDA.

ii)

EL SCOUT ES BUEN CIUDADANO Y PERTENECE A SU PATRIA.

iii)

ES DEBER DE UN SCOUT SOCORRER A SU PRÓJIMO.

También en el correr de los años, el código de conducta así expresado fue objetado, alegando que no correspondía a las motivaciones de los jóvenes, que consagraba principios que alienaban y privaban al individuo de su libertad, etc., y así se ensayaron nuevas fórmulas. No es mi intención juzgarlas, sino comentar cómo a mi entender habría que interpretar el contenido de aquellos diez artículos. Especie de Código de Caballeros, que nada prohibía sino que indicaba cómo hacer en cada caso y cuál la intención encerrada en la

http://www.siemprescout.org

El Gran Juego

motivación de esa conducta. Consideramos uno por uno los artículos de la Ley Scout.

1) El primer artículo decía de la siguiente forma: "El Scout cifra su honor en merecer confianza".

Alguien pensó que la palabra honor estaba fuera de moda, que correspondía a otra época y que tras ella se ocultaron motivaciones discutibles. Así se decidió en algunos países eliminarla. A mi modesto entender lo que esa Ley quiere decir, es que el jugador del Gran Juego sabe que la valoración que él tiene de sí mismo, el grado de aprecio que se puede tener con legítimo orgullo, está ligado íntimamente a la confianza que en él tengan los que con él forman su mundo, su sociedad, familia, clase, colegio, barrio, amigos, etc.

Lo que esta Ley busca es hacer descansar el sentimiento íntimo de la valía individual, en la fiabilidad de cada quien por parte de su grupo, y no en sus títulos de origen, nombre, nivel cultural o académico, fortuna, etc. Es la capacidad de cumplimiento lo que cuenta, y no creo que en todo ello haya nada fuera de moda.

Ahora bien, este artículo supone algo más. La fiabilidad de alguien va en relación a su capacidad de enfrentarse objetivamente con eficiencia y éxito, a cada realidad o circunstancia en que sea puesto a prueba. Eficiencia en dos sentidos: poder responder con soluciones inteligentes, en acciones y decisiones, y mantener la integridad emocional ante la prueba. Saber ver siempre por encima y más allá de la inmediatez de las cosas. En resumen: ser capaz de enfrentarse a la realidad, sin refugiarse huyendo en la mentira. Y esto sí que es una gran prueba de temple, de madurez y estabilidad emocional.

La tendencia del niño y de muchos cuando una situación atemoriza, es huir de la realidad de diversas maneras; una es negándola, otra deformándola, alterando y acomodando la versión e interpretación de los hechos de manera más cómoda; y otra, pasando a terceros responsabilidades que no les corresponden y así sucesivamente.

A veces se hacen esas fugas inconscientemente, otras no tanto. Así creamos fábulas que terminamos por creer y vivir como realidad. Todo ello es señal de debilidad. Si no hubiera en las instancias íntimas un sentimiento de fragilidad, de carencia, no habría necesidad de huir de la realidad en la propia mentira.

http://www.siemprescout.org