Dios Nació Mujer por Pepe Rodriguez - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer PEPE RODRÍGUEZ

Dios nació

Mujer

La invención del concepto de Dios y

la sumisión de la mujer, dos historias paralelas

1

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer

Primera edición de esta colección:

junio 2000

Segunda edición: octubre 2000

Tercera edición: diciembre 2000

© 1999, Pepe Rodríguez

© 2000, de la edición de Ediciones B,

S. A.

© Suma de letras, S. L.

ISBN: 84-95501-69-4 Depósito legal: B.

51.548-2000

Impreso en España - Printed in Spain

Diseño de colección: Ignacio Ballesteros

Impreso por LITOGRAFÍA ROSES

2

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer 3

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer

INTRODUCCIÓN

La fascinante aventura de investigar las huellas de la creación del concepto de Dios Hace unos 30.000 años Dios aún no existía, pero la especie humana llevaba ya más de dos millones de años enfrentándose sola a su destino en un planeta inhóspito; sobreviviendo y muriendo en medio de la total indiferencia del universo. Unos 90.000 años atrás, una parte de la humanidad de entonces comenzó a albergar esperanzas acerca de una hipotética supervivencia después de la muerte, pero la idea de la posible existencia de algún dios parece que fue aún algo desconocido hasta hace aproximadamente treinta milenios y, en cualquier caso, su imagen, funciones y características fueron las de una mujer todopoderosa. La concepción de un dios masculino creador/controlador —tal como es imaginado aún por la humanidad actual— no comenzó a formalizarse hasta el III milenio a. de C. y no pudo implantarse definitivamente hasta el milenio siguiente.

Santo Tomás de Aquino, en su Summa contra Gentiles, afirmó que «Dios está muy por encima de todo lo que el hombre pueda pensar de Dios». La frase, a pesar de su aparente profundidad, transmite un vacío desolador. ¿Por qué no decir, por ejemplo, que la razón está muy por encima de todo lo que el hombre —en especial si es teólogo— pueda pensar de la razón? El universo entero también está muy por encima de nuestras cabezas y de los conocimientos que tenemos el común de la gente, pero sin embargo la ciencia, a base de pensar que no hay nada tan lejano que no pueda ser investigado, ha acumulado datos y certezas que sobrepasan años-luz cuanta sabiduría fue capaz de atesorar el gran santo Tomás. Quizá Dios, efectivamente, esté demasiado alto para nuestros limitados razonamientos, pero antes de dar la tarea por imposible deberemos reflexionar, al menos, sobre si puede haber o no alguien ahí arriba (o donde sea que pueda residir un ser divino).

La madeja no será fácil de devanar, pero en el intento residirá la recompensa.

A pesar de que «Dios» es un concepto de reciente aparición dentro del proceso evolutivo de nuestra cultura, su fuerza innegable ha incidido sobre el ser humano de tal manera que éste ya nunca ha podido sustraerse al poderoso influjo que irradia la idea de su existencia, de la de cualquier dios, eso es de algún ser supremo dotado de capacidad para regir todos los elementos del universo material e inmaterial y, aspecto fundamental, animado de una personalidad tal que permite que su voluntad inapelable pueda ser alterada en favor de 4

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer los intereses humanos, mediante la negociación y el pacto, cuando la ocasión resulta propicia.

El concepto de «Dios» resulta tan fundamental para nuestra existencia reciente sobre este planeta, que la mera presunción de su realidad —gobernada a través de las instituciones religiosas— ha focalizado y dirigido la formación de las culturas, ha cambiado radicalmente las pautas individuales y colectivas de las relaciones humanas y ha llevado a alterar profundamente el equilibrio ecológico en cada uno de los habitáis conquistados por el Homo religiosus. Basta con la sola evocación de Dios para que en cualquier grupo humano se encastillen posturas, se desborde la emocionalidad y, en definitiva, se produzca una clara división en dos bandos o visiones de la vida irreconciliables: la postura creyente y la no creyente. En el nombre de Dios, de cualquier dios, se han hecho, hacen y harán las más gloriosas heroicidades, pero también las fechorías y masacres más atroces y execrables.

El mundo que conocemos ha sido modelado por Dios, sin duda alguna, pero la cuestión fundamental radica en saber si la obra es atribuible a un dios que existe y actúa mediante actos de su voluntad consciente, o a un dios conceptual que sólo adquiere realidad en el hecho cultural de ser el destinatario mudo de las necesidades y deseos humanos.

Del primer tipo de dios se ocupan las religiones y, según ellas, no admite discusión ni precisa de pruebas. Existe porque existe, y todo, absolutamente todo, prueba su existencia, incluso el mismo hecho de poder dudar de ella. Dios es el origen y el fin de todo cuanto se pueda conocer o imaginar; por tanto, nada hay ni puede haber fuera de él. Las religiones parten de una posición viciada en origen al invertir la carga de la prueba, es decir, que no demuestran fehacientemente aquello que afirman —la existencia de Dios— y, de modo implícito —cuando no bien explícito—, descargan la responsabilidad probatoria en quienes defienden la inexistencia de cualquier divinidad. En este caso, la propia sustancia de lo que se discute lleva necesariamente al absurdo desde el punto de vista lógico y racional: unos creen porque sí («tienen fe») y otros niegan también porque sí («son ateos»).

Del segundo upo de dios, en cambio, se ocupan la historia, arqueología, psicología, antropología y demás disciplinas científicas que intentan abarcar y comprender la variada gama de comportamientos humanos que conforman eso que hemos dado en llamar cultura o civilización. De este tipo de dios conceptual sí que existen innumerables pruebas materiales que permiten abordar su análisis y discusión. Los formidables indicios acumulados sobre este tipo de dios le identifican con el primero —el dios creador /

controlador de destinos cuya existencia se presume real—, pero, a diferencia de éste, su rastro puede seguirse hasta los mismísimos albores de su nacimiento entre los hombres.

5

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer

¿Puede un dios eterno, principio y fin de todo, creador del ser humano, haber querido permanecer oculto a los ojos de los hombres hasta hace apenas unos pocos miles de años?

¿Puede ese dios haber querido privar conscientemente a sus criaturas, durante cientos de miles de años, de las normas que hoy se proclaman fundamentales y de los ritos indispensables para la «salvación eterna»? ¿Cómo y cuándo se manifestó Dios por primera vez? ¿Por qué se dio a conocer a través de tantas y tan diferentes personalidades y creencias...?

Quizá Dios se haya limitado a comportarse como un deus otiosus (dios ocioso), tal como lo describen las más importantes religiones autóctonas de África, que creen que el Ser Supremo vive apartado de todos los asuntos humanos. Los akans, por ejemplo, creen que Nyame, el dios creador, huyó del mundo debido al terrible ruido que hacen las mujeres cuando baten ñames para hacer puré. Si de justificar su pertinaz ausencia se trata, es muy probable que Dios pudiese encontrar en nuestro mundo actual miles de razones aún más poderosas y graves que las esgrimidas por los akans. Eso podría explicar que tengamos un planeta hecho unos zorros y Dios permanezca insensible a los ruegos humanos: no es que Dios no exista, es que no está; se limitó a crearnos y nos abandonó a nuestra suerte. Quién sabe.

El concepto de deus otiosus no deja de ser profundamente inteligente, ingenioso y realista.

Las religiones, como institución formal, llevan unos pocos milenios publicando la naturaleza de Dios y hablando en su nombre, pero las formas y atribuciones de Dios son tan numerosas y diversas y los mandatos divinos que emanan de ellas son tan variados y contradictorios, que resulta francamente difícil hacerse una idea de Dios. ¿Es como el viejecito barbudo y presuntamente bondadoso que muestra la Iglesia católica en su iconografía más clásica? ¿Es como el heroico Shiva de la tradición hindú, presentado siempre en poses hieráticas? ¿Es como El, el dios creador cananeo representado como un funcionario político de máximo rango? ¿Es como Osiris, el dios egipcio con cabeza de halcón? ¿Es como la Venus de Willendorf, la diosa más famosa del Paleolítico, de formas carnales desmesuradas? ¿Es como el ser no representable de la tradición judía, musulmana y de tantas otras? ¿Es como Caos, el fundamento de la más antigua cosmogonía y teogonía helénica? ¿Es como el Big bang de la ciencia moderna? ¿Es como quién o como qué? Y, si cada doctrina divina cambia radicalmente en función de las épocas y de las culturas, ¿cómo saber cuál es el verdadero mensaje divino?, ¿cómo saber la razón por la que Dios muda su doctrina tan a menudo?, ¿quién garantiza la palabra de quienes garantizan la palabra de Dios?

La dicotomía entre el concepto de «Dios» y las estructuras religiosas, mal que les pese a 6

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer éstas, es evidente y resulta fundamental para no confundir una posible causa de naturaleza no específica —nada impide que denominemos «Dios» a cuanto pudo haber (¿?) en el instante previo a la organización de la materia atómica que dio lugar al nacimiento del universo— con una estructura basada en la explotación de tal probabilidad al transformarla en un dogma o creencia acrítica (praxis de las religiones); saber separar lo supuestamente causal (Dios) de lo claramente instrumental (religión) evitará también ¡

«tomar el nombre de Dios en vano», un vicio troncal de cualquier sistema religioso. Por este motivo no escasean los científicos —en particular físicos, astrofísicos y cosmólogos—

que, al ocuparse del origen del cosmos, aceptan dejar una puerta abierta a la posibilidad de alguna «razón organizadora», pero se la cierran a cualquier planteamiento teológico.

Es bien conocida la sentencia de que «un poco de ciencia nos aleja de Dios, pero mucha nos devuelve a él», pronunciada por Louis Pasteur, uno de los científicos más notables del siglo pasado, pero la simplicidad —que no simpleza—, plasticidad, belleza y capacidad enunciadora de esta frase no debe llevamos necesariamente a conclusiones religiosas.

Quizá, tal como afirma el cosmólogo británico Stephen Hawking —principal avalador, junto a Roger Penrose, de la teoría del Big bang—, « si descubrimos una teoría completa (que abarque la interrelación de todas las fuerzas de la Naturaleza, eso es el sueño científico de la TGU o Teoría de la Gran Unificación), debería ser algún día comprensible en sus grandes líneas por todo el mundo, y no sólo por un puñado de científicos.

Entonces, todos, filósofos, científicos e incluso la gente de la calle, seríamos capaces de tomar parte en la discusión acerca de por qué existe el universo y nosotros mismos. Si encontramos la respuesta, será el último triunfo de la razón humana, porque en ese momento conoceremos el pensamiento de Dios».

Aunque el pensamiento científico, debido al método de adquisición de conocimientos que le caracteriza, se opone al pensamiento religioso —sin que ello represente contradicción ninguna para los científicos con creencias religiosas—, la fuerza probatoria del primero hace que algunas de las más notables religiones monoteístas actuales se acerquen a la ciencia con la intención de arropar sus dogmas sobre la existencia de Dios en determinados descubrimientos.

En este caso está, por ejemplo, la aceptación que tiene la teoría cosmológica del Big bang por parte de la

Iglesia católica, un hecho que señala claramente Stephen Hawking —en su libro Breve historia del tiempo—

cuando apunta que «la Iglesia ha establecido el Big bang como dogma» y, al mismo tiempo, con elegante malicia, recuerda una afirmación lanzada por el Papa Juan Pablo II, 7

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer ante una reunión de cosmólogos, cuando conminó a estudiar la evolución del universo después del Big bang, pero sin entrar a investigar en el mismo Big bang ya que ése era el momento de la Creación y, por tanto, de la tarea de Dios —objeto de la teología, no de la ciencia—. Ante una postura tan taimada del Papa, podría decirse también, parafraseando a Pasteur, que si bien mucha ciencia nos devuelve a Dios, demasiada puede dejarnos definitivamente vacío de contenido su concepto. Si el Big bang realiza el trabajo creador de Dios, éste pierde todo su sentido y función, es decir, deja de existir científicamente1.

La formación del universo, según la teoría del Big bang —«Gran bang», gran explosión—, avalada por importantísimos hallazgos científicos recientes, tuvo lugar cuando una región que contenía toda la masa del universo a una temperatura enormemente elevada se expandió mediante una tremenda explosión y eso hizo disminuir su temperatura; segundos después la temperatura descendió hasta el punto de permitir la formación de los protones y los neutrones y, pasados unos pocos minutos, la temperatura siguió bajando hasta el punto en que pudieron combinarse los protones y los neutrones para formar los núcleos atómicos.

Si se demuestra definitivamente que existe una creación continua de materia cósmica, tal como propone la teoría del Universo Estacionario o principio cosmológico perfecto de Herman Bondi, Thomas Gold y Fred Hoyle, el universo pasaría a verse como un complejo mecanismo autorregulador con capacidad de organizarse hasta el infinito; una propiedad natural que haría innecesario el tener que recurrir a algún dios para justificar el origen de la materia.

Desde otros modelos científicos, como el del Universo Inflacionario, propuesto por Andrei Linde y Alan Guth, se sostiene que nuestro universo forma parte de un inmenso conjunto de universos salidos de un «universo-madre», del cual se desgajó inflándose hasta estallar en un Big bang, un proceso que, según esta hipótesis, aún sigue repitiéndose en otros universos y también en el que nosotros existimos, y puede estar generando otros 1 La confrontación entre pensamiento científico y «fe» es algo que obsesiona al Papa Wojtyla y que, de hecho, le ha llevado a protagonizar una cruzada feroz contra el positivismo, que es poco menos que decir contra la reflexión basada en datos objetivos sólidos. Muchos de sus documentos públicos han atacado «los excesos y peligros del uso de la razón». En su encíclica Veritatis splendor (Esplendor de la verdad) prohibió la reflexión teológica crítica dentro de la Iglesia, amordazando así a los pensadores católicos más lúcidos y brillantes de este siglo, que también son los más cercanos al mensaje evangélico frente al brutal alejamiento del mismo que caracteriza a la Iglesia dogmática oficial. En otra reciente encíclica, Fides et ratio (Fe y Razón), el ataque contra la razón raya en lo patético. Al presentar Fides et ratio, el cardenal Ratzinger manifestó que «la universalidad del cristianismo procede de su pretensión de ser la verdad, y desaparece si desaparece la convicción de que la fe es la verdad. Pero la verdad es válida para todos y el cristianismo es válido para todos porque es verdadero». Tan autorizada afirmación no sólo asienta lo frágil que es la «verdad» católica, basada sobre una convicción subjetiva, sino que postula que, justo por ser sujeto de duda, debe ser declarada verdad fuera de toda duda y con valor universal. A lo anterior añadió que la fe cristiana debe oponerse a aquellas filosofías o teorías «que excluyen la aptitud del hombre para conocer la verdad metafísica de las cosas (positivismo, materialismo, cienticismo, historicismo, problematicismo, relativismo y nihilismo)», eso es que debe rechazar los enfoques fundamentales del pensamiento moderno, especialmente en todo aquello que cuestione su particular cosmovisión basada en la

«fe».

8

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer universos nuevos; esta teoría cosmológica tampoco necesita explicarse sobre la base de algún principio organizador divino ya que postula un proceso que no tiene principio ni fin.

El astrofísico Igor Bogdanov, basándose en la llamada constante de Planck, realizó una afirmación críptica pero muy definitoria cuando dijo que «no podemos saber qué sucedió antes de 10-43 segundos del Big bang, un tiempo fantásticamente pequeño que guarda en potencia el universo entero. Todo eso está contenido en una esfera de 10-33 centímetros, es decir, miles y miles y miles de millones de veces más pequeña que el núcleo de un átomo».

En lo que atañe a nuestro universo, surgido hace unos 15.000 millones de años, salta a la vista una pregunta de simple lógica: ¿existía Dios 10-43 segundos antes del Big bang? , y de existir, ¿qué era y dónde ha estado hasta hoy? La ciencia aún no puede responder qué pasó en ese espacio y tiempo prácticamente inexistentes, pero eso no justifica, ni muchísimo menos, la afirmación gratuita de quienes, como el epistemólogo Jean Guitton, defienden que la mejor prueba de la existencia de un ser creador es que existen límites físicos al conocimiento.

Parece obvio que una visión ideológica2 del cosmos es infinitamente menos inquietante y resulta más gratificante que su contraria, pero, al postular que todas las leyes naturales que rigen la evolución del universo fueron diseñadas, en el marco de un «proyecto cósmico», con el fin de poder posibilitar la vida humana sobre este planeta, se peca gravemente de antropocentrismo, egocentrismo y acientificismo.

Los conocimientos biológicos actuales demuestran sin duda alguna que hasta el presente hubo cientos de miles de proyectos fallidos en los procesos evolutivos de las especies, eso es que cientos de miles de especies de todas clases siguieron caminos no viables que les llevaron, más pronto o más tarde, a su extinción; un proceso de selección natural que no ha concluido todavía y que seguirá en marcha mientras quede algún resquicio de vida en este planeta. En este contexto biológico, el hombre no es más que una de las especies 2 La argumentación ideológica, que pretende demostrar la existencia de Dios basándose en el concepto de fin ( télos en griego), fue postulada con fuerza por santo Tomás de Aquino, que la tomó de Averroes (y éste, a su vez, la había tomado del pensamiento griego: Anaxágoras, Platón, Aristóteles, etc.). Dado que las cosas naturales, aunque carentes de inteligencia, aparecen todas ellas ordenadas en razón de un fin —afirmó Tomás de Aquino al proponer su «quinta vía»—, ello demuestra que debe de existir una inteligencia que las ordena así y que se plantea como fin supremo; dicho fin supremo es precisamente Dios. El filósofo británico David Hume (1711-1776), en su obra póstuma Diálogos sobre la religión natural (1779), refuta fácilmente el argumento teleológico por estar basado en analogías antropomórficas (así como el orden de los materiales de una casa remite a un arquitecto inteligente, así el orden cósmico remite a la inteligencia divina) y porque la llamada finalidad natural (verdaderamente todo lo contrario de perfecta y «divina») podría ser el producto casual y contingente de ciegas disposiciones materiales. También el filósofo alemán Emmanuel Kant (1724-1804), en su Critica de la razón pura (1781), rechaza este argumento que él denomina «físico-teológico». No obstante el enorme peso intelectual de los detractores del también llamado finalismo, entre los que figuran Galileo, Bacon, Descartes, Spinoza, etc., entre los defensores encontramos también personajes de la talla de Boyle, Newton o Leibniz. En el terreno biológico el finalismo acabó siendo barrido —formalmente al menos—, por el evolucionismo darwiniano, pero sigue vigente en el pensamiento moderno alimentado por el concepto de «providencia divina» que aún postulan las grandes religiones monoteístas.

9

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer supervivientes — por ahora— a la evolución de los ecosistemas terrestres.

En el supuesto de que exista algún dios creador/ controlador, la evidencia de tantos cientos de miles de organismos vivos fracasados —mal planteados— desde su mismísima concepción, sólo podría sugerir que este dios carece de habilidad y experiencia para crear seres vivos con eficacia o que disfruta lanzando a la vida a seres irremisiblemente condenados; en el mejor de los casos, podríamos llegar a la conclusión de que Dios también crea empleando los mismos mecanismos que son propios de la Naturaleza y de los humanos, eso es mediante el proceso del ensayo-error, cosa que, obviamente, no le puede hacer acreedor ni de la más mínima ventaja o superioridad sobre ningún ser vivo.

Al filósofo, holandés Baruch Spinoza (1632-1677) no le faltaba razón cuando escribió que el finalismo o teleologismo «es un prejuicio desastroso, que nace de la ignorancia natural de los hombres y al mismo tiempo de una actitud utilitarista (...) a la vana, aunque tranquilizadora, ilusión de que todo está hecho para el hombre, se añade la mentalidad antropomórfica corriente, la cual, interpretándolo todo desde el modelo artesanal, impide el conocimiento de la necesidad absoluta, induciendo así a la superstición del Dios personal, libre y creador». 3

Otro filósofo, el cultísimo enciclopedista francés Denis Diderot (1713-1784), ateo convencido después de ser educado por los jesuitas —de hecho fue encarcelado tres meses por criticar el teísmo en su obra Carta sobre los ciegos (1749)—, y famoso en su época por ser un brillante polemista, no supo qué contestarle al matemático Leonard Euler cuando, durante un encuentro en la corte de la reina Catalina II de Rusia, éste le espetó:

«Señor, (A+B)N/N = X, luego Dios existe. ¿Qué me responde a eso?»

El notable físico y matemático francés Pierre-Simon Laplace (1749-1827), referencia obligada para el estudio de la teoría de las probabilidades, en cambio, sí habría sabido responder a la fórmula envenenada de Euler con al menos tanta eficacia como la que demostró cuando Napoleón le interrogó acerca del lugar que ocupaba Dios en su teoría de un universo-máquina sin principio ni fin, expuesta en su Tratado de mecánica celeste (1799-1815). «Señor—le contestó Laplace al emperador—, no he tenido ninguna necesidad de manejar esa hipótesis.»

Tras siglos de debates filosóficos acerca de la existencia o no de un principio ordenador del universo y de un finalismo antropocéntrico, la cuestión sigue hoy abierta y candente dentro de muchos campos científicos. Así, mientras unos sostienen que la vida que conocemos es producto de una larguísima cadena de casualidades —difícilmente 3 Cfr. apéndice a la parte I de su Ethica more geometrico demonstrata (más conocida como Etica).

10

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer repetibles, pero casualidades al fin y al cabo—, otros argumentan que sólo un milagro intencionado puede explicar la conjunción de las muchísimas condiciones que son necesarias para que se produzca la vida.

El concepto de «Dios» es tan atractivo que incluso científicos que se han declarado agnósticos, como los físicos Heinsenberg o Einstein, han escrito ensayos, denominados místicos por algunos, en los que rozaban la idea de «Dios», pero de un dios absolutamente ajeno a la figura investida de atributos antropomórficos que postulan las religiones. «Sé que algunos sacerdotes están sacando mucho partido de mi física en favor de las pruebas de la existencia de Dios —le escribía Albert Einstein a un amigo, en una carta en la que negaba el rumor de su supuesta conversión al catolicismo—. No se puede hacer nada al respecto; que el diablo se ocupe de ellos.»

En cualquier caso, quizá todos los modelos científicos capaces de explicar la formación del universo tienen su límite en el llamado teorema de la incompletud de Gö del. Este teorema, postulado por Kurt Gö del (1906-1978), una de las figuras más importantes de toda la historia de la lógica, afirma que «dentro de todo sistema formal que contenga la teoría de los números existen proposiciones que el sistema no logra "decidir", o sea, que no logra dar una demostración ni de ellas ni de su negación».

El teorema de la incompletud implica que ningún conjunto no trivial de proposiciones matemáticas puede derivar su prueba de consistencia del conjunto mismo, sino que debe buscarla en una proposición que esté fuera de él, algo aparentemente imposible para la metodología matemática y empírica en que se fundamenta la investigación cosmológica actual. El hecho de que siempre haya enunciados verdaderos indemostrables, que permanecen fuera del campo de las deducciones lógicas, «no significa —según señaló el físico Paúl Davies— que el universo sea absurdo o carente de sentido, sino solamente que la comprensión de su existencia y propiedades cae fuera de las categorías usuales del pensamiento racional humano».

Dentro de este espacio de incertidumbre formal que deja abierto el teorema de la incompletud de Gö del siempre puede volver a anidar la esperanza en la existencia de Dios, cosa que sin duda seguiremos propiciando ad infinitum los humanos; la falta de respuestas a algunas de las claves de nuestra existencia y el miedo a nuestro destino tras la muerte siempre serán más poderosos que la fuerza probatoria de los descubrimientos científicos que contradigan la visión teísta del universo.

De todos modos, resulta evidente que cuando uno comienza a interrogarse racionalmente sobre todo lo que rodea a Dios se da cuenta de que no puede llegar a conocer nada con certeza, ni su naturaleza, ni su existencia. Siempre cabe, claro está, refugiarse en los textos 11

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer sagrados de cualquier religión que, cumpliendo la función para la que fueron escritos, dan certezas absolutas mediante evidencias preñadas de sí mismas y que repudian la lógica de la razón puesto que se han conformado dentro del subjetivismo de la emoción; pero éste es un camino que sólo sirve a quien busca, necesita o tiene ese tipo de dinámica mental que conocemos como fe, una actitud directamente relacionada con los procesos psicológicos derivados del pensamiento mágico (y que estudiaremos en los capítulos 2 y 3

de este libro).

La fe, sin duda alguna, puede mover montañas, pero jamás podrá explicarnos cómo se formaron o de qué están compuestas esas montañas que ha logrado desplazar. La fe en Dios, en su existencia y accesibilidad, puede tener innumerables ventajas para el psiquismo humano, pero resulta un instrumento absolutamente inútil para intentar conocer algo sobre dicho ser supremo, objetivo que, por encima de cualquier otro, alienta el trabajo que se plasma en este libro.

El gran sociólogo Emile Durkheim (1858-1917) centró muy bien el punto de mira cuando, en 1912, al referirse al conflicto entre la ciencia y la religión, afirmó: «Se dice que la ciencia niega por principio la religión. Pero la religión existe; es un sistema de datos; en una palabra, es una realidad. ¿Cómo podría la ciencia negar una realidad? Además, en tanto que la religión es acción, en tanto que es un medio para hacer que los hombres vivan, la ciencia no puede sustituirla, pues si bien expresa la vida, no la crea; puede, sin duda, intentar dar una explicación de la fe, pero, por esa misma razón, la da por supuesta. No hay, pues, conflicto más que en un punto determinado. De las dos funciones que cumplía en un principio la religión hay una, pero sólo una, que cada vez tiende más a emanciparse de ella: se trata de la función especulativa.

»Lo que la ciencia critica a la religión no es su derecho a existir, sino el derecho a dogmatizar sobre la naturaleza de las cosas, la especie de competencia especial que se atribuía en relación al conocimiento del hombre y del mundo. De hecho, ni siquiera se conoce a sí misma. No sabe de qué está hecha ni a qué necesidades responde. Ella misma es objeto de ciencia; ¡de ahí la imposibilidad de que dicte sus leyes sobre la ciencia! Y

como, por otra parte, por fuera de la realidad a que se aplica la reflexión científica no existe ningún objeto que sea específico de la especulación religiosa, resulta evidente la imposibilidad de que cumpla en el futuro el mismo papel que en el pasado.»4

Si convenimos, por ejemplo, que Dios —su concepto— es un diamante en bruto, podríamos decir que lo que fundamentalmente nos interesa será conocer al máximo su 4 Durkheim, E. (1992). Las formas elementales de la vida religiosa. Madrid: Akal, p. 400.

12

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer materia base —carbón puro comprimido en una estructura cristalina compacta—, las condiciones de calor y presión que hicieron posible ese tipo de cristalización y, en menor grado, las impurezas minerales que le riñen de uno u otro color. Todo lo demás será accesorio. Es cierto que el diamante en bruto no parece bello, pero también es obvio que la gema tallada no es auténtica desde el punto de vista de la realidad geológica.

Cuando el diamante en bruto pasa por la exfoliación, aserradura, talla y pulimento, se obtiene una Joya de brillo adamantino que, entre sus propiedades, adquiere un alto índice de refracción y dispersión —eso es distorsión—, al tiempo que un gran poder evocador.

Lo fundamental del diamante —su valor— se lo debemos a interacciones geológicas; lo accesorio —su fama y precio—, al tallador y al Joyero. Por eso, en este trabajo, viajaremos dentro de los límites de la geología psicosocial humana y obviaremos, en la medida de lo posible, detenernos en la contemplación de las mil facetas distorsionadoras talladas por las teologías.

Descartada la fe como vía de conocimiento, quedan abiertas todas las demás, pero ¿a qué disciplinas recurrir?, ¿cómo plantear la investigación?, ¿qué elementos son básicos y definitorios para establecer la presunta relación entre Dios y el ser humano?, ¿sobre qué pruebas materiales podemos construir argumentos sólidos? El camino es largo y complejo y cada cual puede comenzar su andadura desde puntos muy diversos, ya que lo importante no es el inicio (premisas) sino el final (conclusiones). Este libro refleja la aventura personal de su autor desde el momento en que se propuso encontrar algunas respuestas razonables a un abanico de hechos —determinantes para nuestra sociedad—

que son aceptados sin más por la práctica totalidad de la gente, e intentar llenar de contenido, coherencia y sentido algunas de las cuestiones importantes que todos nos hemos planteado en numerosas ocasiones.

Dado que a Dios, a su concepto, sólo puede llegarse a través del ser humano y desde un ser humano —intente, si no, extraer conclusiones de una conversación sobre Dios mantenida entre dos sillas, dos geranios o dos gatos, o entre cualquiera de ellos y su propietario humano—, será indispensable intentar conocer con detalle muchos aspectos del pasado biológico, ecológico y social del ser humano y del proceso que conformó su estructura psíquica y sus expresiones culturales. Las primeras evidencias y preguntas a formular deberán llevarnos, por tanto, hasta el inicio de la evolución humana. En el proceso de hominización que nos diversificó de los primates se esconden muchas claves para poder descubrir cosas notables sobre Dios; y aunque no hayamos encontrado evidencia alguna acerca de cómo y por qué él nos creó, sí que abundan las que testimonian cómo y por qué nosotros llegamos a crearle a él.

13

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer Al igual que el criminólogo intenta descubrir una identidad escondida investigando a partir de los restos hallados en el lugar del crimen — un trocito de tela, una huella de zapato, una marca en el espejo del baño, o una gota de sangre reseca, por ejemplo—, así este autor ha tenido que rastrear entre miles de datos —aflorados y elaborados por decenas de paleoantropólogos, arqueólogos, antropólogos, mitólogos, historiadores, psicólogos, etc.—

que, al unirse unos a otros, han acabado mostrando una imagen coherente y razonable no sólo de la identidad escondida sino, mucho más importante aún, de todo el contexto psicosocial que la definió y dotó de atributos y personalidad.

La estructura de este estudio, en la medida de lo posible, ha seguido un orden cronológico para relatar y analizar los hechos que hemos juzgado determinantes para poder llegar a una mejor comprensión de cómo, cuándo y por qué se produjo la presencia de Dios entre los humanos. Para facilitar la visión global de algunos de los aspectos clave tratados, se ha elaborado diversos cuadros sinópticos que permiten a cualquier persona situarse rápida y fácilmente dentro del contexto analizado. Con el fin de ampliar la visión y los conocimientos del lector, así como para referenciar las fuentes documentales en que se basa este trabajo, se ha complementado el texto con muchas —y, a menudo, tan amplias como fundamentales— notas a pie de página.

El desarrollo de este libro plasma con fidelidad el camino seguido por su autor en busca de respuestas coherentes a la relación que parece existir entre la humanidad y Dios. La andadura, nacida de una simple curiosidad, fue convirtiéndose poco a poco en una aventura fascinante, envolvente y plagada de centenares de alentadoras sorpresas que han acabado transformando de forma notable algunas presunciones que tenía este autor en torno al ser humano y su pasado, por lo que, en consecuencia, le han hecho variar algunos enfoques que resultan básicos para intentar comprender el presente de nuestra sociedad y su complicada proyección hacia el futuro.

Algún lector podrá sentirse perplejo, o incluso defraudado, cuando comience a leer este libro —no olvidemos que se titula Dios nació mujer— y se encuentre ante un relato de nuestra evolución desde los homínidos seguido de un capítulo —inevitablemente complejo— sobre la formación del lenguaje y del pensamiento discursivo o lógico-verbal.

Con toda la razón se preguntará si el libro no lleva un título erróneo; ¿tiene algo que ver todo eso con Dios y con el genero que se le ha atribuido? Sin duda alguna. Aunque lo esencial para justificar el título de este trabajo se trate en los capítulos 6, 7 y 10, todo lo realmente importante, todo lo que nos permitirá comprender cómo, cuándo y por qué llegamos hasta el concepto de «Dios» y nos sentimos impulsados a idearlo como mujer muchos milenios antes de cambiarle de generó y hacerle varón, todo ello, digo, lo 14

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer encontraremos en el resto de capítulos. Nada sobra, aunque mucho falte en un texto que no es, ni pretende ser, enciclopédico, así como tampoco filosófico ni teológico. Desdeña ventana al pasado que se abre en estas páginas, es probable que asistamos a un desfile de hechos que nos lance a reflexiones mucho más amplias que las sugeridas en este libro.

Después de adentrarse por los vericuetos de la evolución humana, uno ya no puede ver a sus semejantes de la misma forma. El ser humano deja de ser una «criatura de Dios»

cuando se le ve a través del prodigioso proceso que nos diferenció de los monos arborícelas hasta hacemos tal como somos, llenos de fortaleza y de milagro, pero rebosantes de dramática fragilidad.

Analizar el desarrollo del lenguaje articulado humano y comprobar la inimaginable fuerza que ha tenido el dominio de la palabra y del concepto para determinar nuestro pensamiento, visión del mundo y cultura, acaba rompiendo tantos esquemas

preconcebidos que nos obliga a vemos a nosotros y nuestras creencias más fundamentales como el producto de un juego infantil en el que realidad y fantasía se confunden para materializar un ordenamiento universal del que difícilmente se logra salir.

Darse cuenta de que los relatos imaginados por muchos niños pequeños, para explicarse su procedencia o el origen del mundo y su funcionamiento, son sustancial y estructuralmente idénticos a las descripciones equivalentes que se contienen en los llamados textos sagrados, abre una preciosa puerta para comprender mejor el psiquismo del ser humano y sus comportamientos religiosos.

Evidenciar el proceso de elaboración del universo simbólico prehistórico, de los signos, mitos y ritos que aún son eje central de las religiones actuales, conduce a conclusiones apasionantes acerca de las dinámicas de búsqueda de seguridad emocional del ser humano. Una reflexión en la que no debe quedar al margen la amplia prueba arqueológica de que la creencia en la supervivencia a la muerte pudo preceder en unos 60.000 años a cualquier elaboración conceptual sobre entes supremos o dioses.

Puede ser que el lector se sorprenda —o escandalice— al comprobar que el concepto masculino de «Dios», que hoy domina en todas las religiones, no es más que una transformación relativamente reciente del primer concepto de deidad

creadora/controladora que, tal como demuestran miles de hallazgos arqueológicos, fue, obviamente, ¡femenina! ¿Quién, sino una hembra, de cualquier especie, está capacitada para poder crear, para dar vida, mediante la fecundación y el parto? ¿Quién, sino la mujer, cuida de su prole y se encarga de abastecer las necesidades básicas de su entorno inmediato?

Si, como veremos en su momento, el Homo sapiens primitivo fundamentaba sus 15

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer conceptualizaciones en analogías, resulta obvio que ningún ser humano pudo pensar jamás en atribuirle las cualidades femeninas de generación, fertilidad y protección nutricia a un ente masculino; por esta razón, la humanidad prosperó bajo la protección de la Diosa única —en sus diferentes epifanías— durante un período que fue desde c. 30000 a.C.. hasta c. 3000 a.C.., momento a partir del cual, de forma progresiva aunque irregular, comenzó a imponerse la tipología específica del dios masculino que acabará apropiándose de las cualidades generadoras y protectoras de la diosa, relegando a ésta al papel de madre —

virgen, en algunos casos—, esposa, hermana y/o amante del dios varón.

El golpe de estado del dios contra la diosa no fue caprichoso, ni casual, ni inocuo, sino todo lo contrario. En primer lugar, disponemos de suficiente documentación arqueológica e histórica para mostrar cómo, partiendo desde una base mítica y ritual común, la personalidad, atribuciones y funciones del dios —y de los dioses— masculino fueron cambiando según las necesidades económicas y sociopolíticas de cada cultura y momento histórico. De hecho, podemos comprender más cosas sobre «Dios» si se estudian las implicaciones socioeconómicas derivadas de la implantación de la agricultura excedentaria y de la invención del arado que si nos concentramos en las teogonías, teologías y rituales asociados a cada dios. Y esta apreciación sirve tanto para los dioses dichos paganos — del latín paganus, campesino— como para su descendiente directo y continuador actual, el Dios de las religiones monoteístas que se dicen basadas en verdades reveladas.

Por otra parte, entender el desarrollo de la aniquilación de la Diosa por el Dios5 nos conduce también a la comprensión de la dinámica histórica que llevó a la mujer a ser subyugada en todos sus aspectos por el varón. La mujer y la Diosa fueron perdiendo su autonomía, importancia y poder prácticamente al mismo tiempo, víctimas de un mundo cambiante en el que los hombres se hicieron con el control de los medios de producción, de guerra y de cultura, convirtiéndose, por tanto, en detentadores únicos y guardianes de la propiedad privada, la paternidad, el pensamiento y, en suma, del mismísimo derecho a la vida.

La cultura patriarcal acabó con los últimos vestigios de las sociedades matrilineales6, que 5 Una aniquilación que, en todo caso, aunque fue real a nivel del control del poder simbólico y social, no dejó de ser muy relativa a nivel del inconsciente colectivo de todas las culturas: hoy, como hace miles de años, las figuras divinas más veneradas y apreciadas por el pueblo llano —

dentro de la llamada «religiosidad popular»— son las femeninas. Un ejemplo claro, en el seno de la cultura católica, lo tenemos en la gran fuerza e implantación del fervor mariano y del movimiento mariológico; de hecho, tal como veremos, en la Virgen católica sobrevivieron, de forma controlada y sometida al varón, algunas de las funciones míticas que caracterizaron a la Diosa prehistórica.

6 El término matrilinealidad designa un sistema de parentesco (ascendencia, descendencia, herencia), vigente aún en algunas culturas primitivas actuales —y que fue común antes de implantarse el patriarcado— en el cual se tiene en cuenta la línea de descendencia de madre a hijo y se privilegia la relación de parentesco de) recién nacido con el hermano de la madre.

16

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer rindieron culto a la Diosa desde el Paleolítico superior, y, lógicamente, rediseñó los mitos y los dioses a su conveniencia, eso es a su imagen y semejanza. Analizar la derrota de la Diosa prehistórica no sólo nos descubrirá un enfoque novedoso desde el que poder abordar el concepto de «Dios», también nos ayudará —y no es menos importante— a comprender la historia pasada de la mujer y las causas de la desigualdad e inferioridad que

han caracterizado su situación hasta el momento presente.

El proceso que se plasma en este libro, siguiendo las huellas de Dios, ha permitido forjar una imagen sólida y coherente del ser humano y de sus creencias, pero, tal como cabía esperar, aquello que definimos bajo el concepto de «Dios» sólo se ha hecho patente a través del, reflejo de su mito, como si se tratase de una imagen que es rebota en un espejo sin proceder, aparentemente, de ninguna parte.

Es probable que la causa de esta imagen esté dentro a, del propio espejo y no fuera, razón por la cual nadie ha podido verla jamás, ya que ningún humano —sin dejar de ser lo que es— puede convertirse él mismo en las partículas de sal de plata que constituyen la base reflectante de un espejo. Si Dios está dentro de nuestras partículas, como una imagen lo está en la plata del espejo, ¿cómo poder distinguirle en medio del torrente casi infinito de emociones, sensaciones, pensamientos y conceptos que desfilan, hilvanados, a lo largo de un camino de matices que va y viene desde polos absolutamente opuestos?

Quizá la estructuración de las creencias en el ser humano tenga mucho que ver con uno de los evocadores pasajes que escribió Charles Dodgson —diácono, profesor de matemática pura y escritor británico más conocido por su seudónimo de Lewis Carroll— en su

.segunda obra dedicada a la niña Alice Liddell, la deliciosa e inteligentísima narración Alicia a través del espejo (1871):

—¡No puedo creer eso! —dijo Alicia.

—¿De veras? —dijo la Reina, con tono compasivo—. Inténtalo de nuevo: inhala profundamente y cierra los ojos.

Alicia rió.

—No tiene sentido intentarlo —contestó—. Uno no puede creer en cosas imposibles.

—Me atrevo a decir que no tienes mucha práctica —dijo la Reina.

Cada cual podrá extraer de este pasaje la conclusión que más le plazca, porque la cuestión signe siendo casi la misma: ¿quién tiene más práctica para creer en cosas imposibles, aquel que cree en la existencia de Dios o aquel que la niega?

En este libro, como en todos los otros textos que se han publicado desde que se inventó la 17

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer escritura hace unos 5.000 años, no se demuestra nada concluyente acerca de la posible existencia o no de Dios, ya que el autor se ha limitado a documentar cómo y por qué el concepto de «Dios» que proponen las religiones nació de la mente humana, se moldeó en función de nuestras ignorancias, temores y esperanzas, para, finalmente, evolucionar manteniendo una relación directa con las necesidades de organización y control social, económico y político propias de cada cultura y momento histórico.

Sólo después de adjudicar a la evolución natural y al ser humano todo aquello que fue, es y será su obra, podremos, de manera razonable, intentar encontrar a Dios en el resto, que quizá siempre seguirá siendo infinito. O tal vez no.

18

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer PARTE I

DE LAS RAZONES QUE LLEVARON A LOS HUMANOS A CREAR DIOSES A SU

IMAGEN Y SEMEJANZA

19

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer 1

¿Qué hacía Dios mientras el ser humano, durante su evolución, se las tuvo que apañar completamente solo para crearse a sí mismo? (c. 4.400.000 a 40.000 años) James Ussher, arzobispo irlandés del siglo XVII, se basó en los relatos bíblicos para concluir que la creación tuvo lugar, con toda exactitud, el año 4004 a.C.. Sin embargo, a pesar de la sacrosanta erudición de ese clérigo —digno representante de una forma de pensar que aún sigue presente entre los millones de cristianos que, en codo el mundo, se niegan a aceptar las evidencias incontestables del proceso evolutivo que nos relaciona a tocios los seres vivos—, en la fecha mencionada, hace 6.000 años, los hombres que estaban forjando nuestra cultura ya eran agricultores y ganaderos, conocían la metalurgia del bronce, sabían navegar a vela y vivían en ciudades. Su aventura evolutiva, que no su

«creación», había comenzado a gatear hace unos cuatro millones de años y dio un paso de gigante cuando, hace casi dos millones de años, apareció el Homo habilis y, particularmente, el Homo ergaster.

La Tierra se formó hace unos 4.600 millones de años y la evolución de las diferentes formas de vida que pueblan el planeta ha sido muy lenta y discontinua, aunque progresiva. Si, como convención gráfica, reducimos a una hora todo el tiempo transcurrido desde la formación de la masa terrestre hasta la aparición del hombre, observaremos que el ser vivo más elemental, la bacteria, apareció a los 20 minutos (3.800

m.a.), cerca de los 40 minutos nació la vida marina (1.500 m.a.), a los 45 m ñutos comenzó la vida vegetal, a los 50 minutos llegaron los reptiles y cinco minutos después lo hicieron los dinosaurios (200 m.a.); sólo 40 segundos antes de dar la hora se presentaron los antropoides y, dando ya la hora justa, apareció la línea evolutiva que llevaría hasta los humanos.

Desde los hominoideos como el Procónsul (que vivió en África oriental hace entre 23 y 14

millones de años) y el Kenyapithecus (África oriental, 14 m.a.) —tras producirse, hace entre 7 y 4,5 m.a., la separación de la línea que llevará hasta los primates antropomorfos actuales— se evolucionó hacia los dos estadios de homínidos: el prehumano y el propiamente humano.

El primer grupo de homínidos está representado por el Ardipithecus ramidus (4,4 m.a.), los Australopithecus A. anamensis (4,2 a 3,9 m.a.); A. afarensis (3,5 a 3 m.a.); A. africanus (3 a 2

m.a.)— y los Paranthropus P. aethiopicus (2,5 a 2,3 m.a.); P. boisei (2,3 a 1 m.a.); P. robustus (1,8 a 1 m.a.)—. El segundo estadio evolutivo lo protagoniza el género Homo, surgido hace unos 2,5 millones de años; dentro de este último se han diferenciado las especies siguientes: Homo habilis (1,9 a 1,6 m.a.); H. ergaster (1,8 a 1,4 m.a.); H. erectus (1,2 a 0,2 m.a.); 20

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer H. antecesor (0,9 a 0,78 m.a.); H. heidelbergensis (0,5 a 0,23 m.a.); H. rodhesiensis (0,5 a 0,03

m.a.); H. neanderthalensis (0,23 a 0,03 m.a.) y H. sapiens (0,04 m.a.).

El cuadro 1, en la página siguiente, que presenta la posible línea evolutiva desde el primer homínido hasta el hombre actual —a la luz de los últimos estudios paleoantropológicos—, permite apreciar hasta qué punto nuestra evolución no ha sido lineal ni necesariamente progresiva y excluyente, dándose prolongados períodos de tiempo en los que han coexistido diferentes especies de homínidos — Australopithecus y Paranthropus— co representantes del género Homo, y también han sido contemporáneas distintas especies de Homo que estaban en estadios de desarrollo relativamente distantes entre sí. Aunque la especie humana actual comenzó su anda dura hace unos 40.000 años, es deudora de todos los cambios biológicos, descubrimientos técnicos y elaboraciones culturales que protagonizaron sus antecesores directos durante los últimos cuatro millones de años. La aparición del ser humano, por lo que sabemos fue muy diferente de lo que sugiere la bella metáfora del Génesis —presente también en muchas religiones anteriores a la judeo 21

index-22_1.png

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer 22

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer cristiana que se desarrollaron en con textos diferentes— cuando describe la creación del hombre por Dios a partir del barro. En el caso de que nuestro pasado sea deudor de alguna mezcla de tierra y agua, ninguna debió de ser tan importante ni primordial como la que modeló el Rift africano7, una tremenda transformación geológica que, como veremos, fue decisiva para desencadenar un cambio climático a lo largo de toda su extensión que alteró profundamente los nichos ecológicos. En las regiones situadas al oeste del Rift se mantuvo un clima lluvioso y un ecosistema boscoso, mientras que en las zonas del este se instauró un régimen monzónico estacional que condujo hacia la aridez progresiva, la reducción de los bosques y la formación de grandes praderas y sabanas. De ese cambio en el paisaje del oriente africano procede toda la humanidad cuanto ésta ha sido capaz de generar (incluyendo, claro está, el concepto cultural de «Dios»).

Tras la formación de los ecosistemas abiertos africanos en el Mioceno final y el Plioceno, algunos prima-es abandonaron en mayor o menor medida su vida exclusivamente arborícola y comenzaron a adaptarse a las nuevas circunstancias y oportunidades que ofrecían las grandes sabanas herbáceas. Una de esas especies de primates, sin tener la menor voluntad ni conciencia de ello, pasará a ocupar la plaza de abuelos lejanos de los míticos Adán y Eva.

Las consecuencias ecológicas del cambio climático potenciado por el Rift africano acabaron siendo determinantes para que, en la línea descendiente del Procónsul (150 cc de capacidad craneal), se produjera, hace entre 7 y 4,5 millones de años, la separación evolutiva de los dos troncos básicos que llevarían hacia los primates antropomorfos africanos y los homínidos8. En el occidente del Rift, las masas boscosas permitieron que el Kenyapithecus (300 cc de capacidad craneal) evolucionase suave-mente hacia los pánidos —chimpancé y gorila africanos actuales, que todavía tienen su hábitat en esa misma región—; en el oriente, en cambio, la necesidad de adaptarse a un ecosistema que se hacía cada vez más abierto y árido dirigió su evolución hacia los homínidos. Los hallazgos paleontológicos realizados hasta la fecha de muestran que no existe ningún rastro de pánidos entre los homínidos antiguos, ni tampoco se ha localizado homínido alguno en el área de los pánidos actuales. El gran valle del Rift separa ambas zonas de difusión evolutiva. La desaparición progresiva de los bosques en favor de los grandes espacios abiertos ejerció 7 El valle del Rift es una depresión que recorre unos 4.830 kilómetros, desde el río Zambeze (Mozambique), pasando por Malawi, la región de los Grandes Lagos, Etiopía, la zona del mar Rojo y el mar Muerto hasta penetrar en Siria; se formó a finales del Mioceno (24 a 5 m.a.) al hundirse una parte de la corteza terrestre entre dos fallas paralelas.

8 Una tercera línea evolutiva del Procónsul desembocaría en los actuales póngidos asiáticos (orangután) a través del Dryopitbeais y el Ramapithecus.

Un trabajo de los paleontólogos Salvador Moya-Solá y Meike Kohler, publicado en la revista científica Nature, en enero de 1996, daba cuenta de la reconstrucción del esqueleto de un Dryopitbeais hallado en 1991-1992 en el yacimiento de Can Llobateres (Sabadell, Barcelona) y lo presenta como un hominoide de costumbres arborícolas caracterizado por adoptar posturas claramente erectas pero sin llegar aún al bipedismo. Partiendo de este Dryopitbecus laietanus, bautizado familiarmente como Jordi por los científicos, el trabajo cita-do pretende sustentar la hipótesis de que el bipedismo evolucionó a partir de primates arborícolas con posturas erectas y no desde primates que habían abandonado previamente los árboles para adquirir hábitos terrestres.

23

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer una presión se lectiva sobre los primates del este del Rift, favoreciendo a quienes alcanzaban estructuras locomotrices más ale jadas de la braquiación —desplazamiento mediante la suspensión de las extremidades superiores en las ramas de los árboles— y más próximas a la bipedación, una adaptación que permitía explotar mejor —eso es sobre vivir— las características del nuevo hábitat. Hace unos cuatro millones de años —apenas 200.000 años después de la aparición del primer homínido, el Ardipithecus ramidus, de vida todavía forestal—, las sabanas, praderas y manchas boscosas de regiones como la del valle del río Omo y el lago Turkana (Kenia), o la de Afar (en la cuenca del Hadar, Etiopía), comenzaron a ser recorridas por una nueva especie que había alcanzado ya la bipedestación, los australopithecus. Uno de sus representantes, una hembra joven bautizada como Lucy por los paleoantropólogos que encontraron sus restos9, se ha llegado a convertir en una verdadera estrella incluso fuera del mundo científico especializado.

Mal que les pese a quienes creen que el hombre fue creado por Dios y que es una criatura especial, diferente del resto de los animales, nadie puede negar la evidencia científica de que compartimos una base biológica común con todos los organismos vivientes de este planeta10. Así, por ejemplo, si comparamos la enzima triosafosfatoisomerasa humana con la de una bacteria ( Escherichia colí), una gallina y un conejo, veremos que son idénticas en un porcentaje del 46%, 89% y 98% respectivamente. Y si comparamos las secuencias de los ácidos componentes de las proteínas del hombre, del chimpancé y del gorila, veremos que concuerdan en un 99%, cosa que demuestra nuestra procedencia de un antepasado común11. De todos los primates, los chimpancés son los más próximos a los humanos. Tan iguales somos que nuestro ADN y el suyo es parecido en el 99% de su estructura12; de 9 Los 52 huesos del esqueleto de Lucy, espécimen de Australopithecus afarensis, fueron descubiertos, en 1974, en Afar (Etiopía), por los paleoantropólogos Yves Coppens, Donald Johanson y Maurice Taieb. Su curioso nombre se lo debe a la canción Lucy in the Sky with the Diamonds, de los Beatles, que sonaba en el campamento de la expedición cuando fue hallada.

10 Aunque lo evidente no siempre es aceptado por todos. Así, por ejemplo, en medio de la agria polémica desatada cuando Charles Darwin publicó su obra El origen de las especies, en 1859, destacó el patético grito de la esposa del obispo protestante de Worcester (Gran Bretaña) al replicar «espero que no sea cierto que descendemos del mono, pero, si es cierto, espero que no se sepa». Años después, el 24 de junio de 1925, en el pequeño pueblo de Dayton (Tennessee, USA) comenzó el llamado «caso de Darwin», un proceso judicial que mantuvo en vilo a todo el país. Se juzgó a John Thomas Scoups, un joven profesor de instituto, acusado de haber enseñado a sus alumnos las teorías de la evolución. La acusación corrió a cargo del congresista demócrata Bryan, un influyente político, candidato a la presidencia del país, pacifista y defensor del voto femenino que, sin embargo, ha-bía impulsado una ley en el estado de Tennessee que prohibía enseñar el darwinismo en las escuelas. Bryan afirmó con vehemencia: «No quiero que mi hija se vea obligada a estudiar en un libro que muestre fotos de un hombre y un mono en la misma página.» A pesar de que el maestro fue defendido por Clarens Darrow, uno de los abogados neoyorquinos más prestigiosos, acabó siendo condenado a pagar una multa de 100 dólares y fue desterrado de Dayton para siempre. Aún hoy día, las iglesias baptistas del lugar conmemoran anualmente la victoria sobre Scoups mediante una representación dramática del histórico juicio.

11 Para los creacionistas, defensores de la «teoría bíblica de la creación», la indiscutible similitud genética y proteínica entre huma-nos y chimpancés no implica que haya existido un antepasado común sino, por el contrario, que ambos han tenido un creador común. El creacionismo —que, por ejemplo, ha sido defendido públicamente por personajes como el actor Ronald Reagan cuando era presidente de Estados Unidos— sigue siendo enseñado actualmente, con más o me-nos discreción, en muchas universidades de todo el mundo; sus paladines son profesores y catedráticos pertenecientes a sectas ultraconservadoras de religiones monoteístas. En las facultades de biológicas españolas no es infrecuente, ni mucho menos, encontrar a profesores, miembros del Opus Dei, que, con mayor o menor habilidad, denostan el evolucionismo y presentan el creacionismo como la teoría científica más plausible.

12 Cercanía que, por ejemplo, posibilita engendrar descendencia. En la década de 1960, en el Laboratorio Experimental de Medicina y Cirugía de los 24

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer hecho, por poner un ejemplo ilustrativo, hay más similitudes entre el ADN humano y el de un chimpancé que entre el ADN de una rata y el de un ratón13.

Lo mismo sucede en relación al número de cromo-somas, ya que la diferencia es de sólo un par: los chimpancés tienen 48, mientras que los humanos tenemos 46. Después de comparar los cromosomas del primate humano y del chimpancé se observa que 15 cromosomas de 23 son estructuralmente idénticos en ambas especies, son los llamados paleocromosomas, que han permanecido invariables desde nuestro ancestro común. De

hecho, la frecuente aparición en el hombre de algunos caracteres atávicos simiescos —

hirsutismo, determinados pliegues palmarios, el llamado tubérculo de Darwin en el pabellón de la oreja, niños nacidos con cola visible, y una variedad de otros defectos

supone una prueba irrefutable del papel jugado por los reajustes cromosómicos durante el proceso de hominización.

«Lo más probable es que el antepasado común de los pánidos africanos y de los homínidos tuviera 48 cromosomas —argumenta el etólogo Enric Alonso de Medina14—. El primer paso que llevaría a la hominización tal vez fue una fusión robertsoniana que en sólo dos generaciones habría podido llevar al tipo ancestral humano, pasando de 48 a 46

cromosomas. La anomalía cromosómica de la que arrancaría el proceso de hominización debió de afectar a un solo individuo, que en una primera fase poseería un cariotipo de 47

cromosomas. Una vez cruzado con individuos "normales", de 48 cromosomas, procreó descendientes de los cuales un 50% eran portadores, al igual que él, de la translocación, y que por lo tanto tendrían 47 cromosomas. El azar pudo hacer que dos de los individuos de 47 cromosomas se cruzaran entre sí para que se produjera una descendencia de individuos con 46 cromosomas, que a la vez eran portadores de la translocación en estado homocigótico ¿Cuál fue la posibilidad real para que se dieran los encuentros clave que harían posible el paso de 48 a 46 cromosomas en sólo dos generaciones?

»Sabemos —prosigue Alonso de Medina— que los prehomínidos, como los monos

antropomorfos, debieron de haber vivido en grupos de 10 a 30 individuos, a la vez que cada uno de estos grupos se mantendría aislado de los otros. Por otra parte, cada uno de estos grupos se hallaría sexualmente dominado por un macho que en ejercicio de su estatus se encargaría de fecundar a las hembras de su horda. Bastó que esta translocación apareciese en este macho dominante para que se pudiese transmitir a la mitad de sus Primates de New York, el científico J. Moorjankowsky realizó una fecundación in vivo —no in vitro— de una hembra de chimpancé con semen humano. La hembra desarrolló con normalidad su embarazo hasta que se la hizo abortar. En otros experimentos secretos, según algunos testimonios científicos, se ha llegado a concluir con éxito gestaciones chimpancé-hombre.

13 Este estrechísimo parentesco entre humanos y grandes simios (chimpancés, gorilas y orangutanes) es uno de los muchos motivos por los que científicos como, por ejemplo, Richard Dawkins, profesor de la Universidad de Oxford y autor del libro El gen egoísta, llegan a postular que se formule una base de derechos humanos mínimos para estos primates con el fin de acercar en todo lo posible sus derechos a los ya legislados para el género Homo, es decir, para nosotros.

14 Cfr. Alonso de Medina, E. (1991). El animal humano (Una introducción a su etología). Barcelona: Barcanova, pp. 33-34.

25

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer descendientes. El aislamiento del grupo facilitaría que los portadores de la anomalía en el estado heterocigoto pudieran obtener una frecuencia elevada desde la primera generación.

Por otra parte, en este tipo de comunidad no es infrecuente el incesto entre padre e hija o entre hermanos, con lo que el cruce entre heterocigotos translocados sería altamente probable. A partir de la segunda generación aparecería un 25% de individuos con los 46

cromosomas del tipo humano.

»A1 tener una ventaja selectiva sobre sus antecesores —añade Alonso de Medina—, estos individuos nuevos pudieron imponerse y multiplicarse (debe recordarse que los cariotipos de número impar son muy inestables, especialmente durante la meiosis). Otro factor decisivo para el rápido desarrollo de este fenómeno debió de ser, sin duda, la corta duración de la vida del homínido prehistórico, el cual no superaba los 40 años. En menos de 80 años (tiempo calculado para dos gene-raciones) se podría haber producido la reducción a 46 cromosomas, lo cual permitiría la aparición del primer australopitécido.»

Ese primer australopitécido del que habla Medina, según los conocimientos científicos actuales, pudo ser el Ardipithecus ramidus, un homínido que vivió hace unos 4,4 millones de años y cuyos restos fósiles fueron descubiertos, en 1992, por Tim White y su equipo en la zona del curso medio del río Awash (Afar, Etiopía)15. Poco se sabe todavía del Ardipithecus ramidus, salvo que su hábitat era las zonas boscosas, que se alimentaba de forma parecida a los actuales chimpancés y que muy probablemente era ya bípedo.

Sus descendientes (ver cuadro 1), los Australopithecus anamensis, que vivieron también en África oriental hace entre 4,2 y 3,9 millones de años, ya eran indudablemente bípedos y se movían por ecosistemas forestales abiertos y sabanas. La gruesa capa de esmalte de sus molares indica que en la base de su alimentación estaban los vegetales fibrosos y mineralizados propios de los ecosistemas áridos.

Los australopitécidos, homínidos de pequeña estatura y poco peso —las hembras con una talla de unos 105-110 cm y 25-30 kg y los machos de unos 140 cm y 45 kg—,

protagonizaron una aventura fundamental para nuestro futuro cuando, hace algo más de 4 millones de años, dominaron el difícil arte de mantenerse de pie y andar erguidos y emprendieron la conquista de las sabanas arbóreas y praderas a medida que el nuevo clima árido fue mermando los tupidos bosques húmedos que habían caracterizado el hábitat del Kenyapithecus y sus antecesores. El paso a la bipedación fue el auténtico motor de la hominización, la causa que forzó los principales cambios biológicos que nos alejaron de la línea evolutiva del resto de primates y, a través de la acumulación de logros culturales, condujeron hasta el ser huma-no moderno.

15 Cfr. White, T., Suwa, G. y Asfaw, B. (1994). «Australopithecus ramidus, a new species of early hominid from Aramis, Ethiopia.»

Nature (371), pp. 306-312.

26

PEPE RODRÍGUEZ dios nació mujer El milagro de la bipedación se originó en un cambio en la estructura ósea de la cadera: el ala ilíaca se acortó —al reducirse la distancia entre las articulaciones del coxal con la columna vertebral y con el fémur—, se ensanchó y cambió de orientación —la superficie en la que se insertan los músculos glúteos medio y menor mira hacia un lado en lugar de hacerlo hacia atrás como en el resto de primates—, produciendo como resultante biomecánica que la contracción de los dos músculos citados actúe con un efecto abductor que equilibra el tronco a cada paso y, consecuentemente, permite una marcha bípeda eficiente. Probablemente todo comenzó con una malformación que afectó la orientación del ala ilíaca de un australopitécido y, dado que el bipedismo suponía una ventaja para la supervivencia, ese error fue transmitido a los descendientes y, a su vez, forzó cambios progresivos en la configuración esquelética global —que, al ser mejoras adaptativas, se transmitieron también por selección natural— hasta lograr el bipedismo perfecto.

Durante ese proceso, entre otros cambios importantes, también tuvo que variar la posición del foramen magnum —orificio en la base del cráneo que permite el paso de la médula espinal—, que acabó dirigiéndose hacia abajo —cráneo y columna vertebral alineados verticalmente— en lugar de conservar la posición trasera e inclinada hacia atrás propia de los primates, que se desplazan con su columna en diagonal.

Aunque no tenemos más que hipótesis acerca de las motivaciones que impusieron la evolución bípeda entre nuestros ancestros, resulta obvio que esta forma de desplazamiento, al mantener el centro de gravedad en una línea prácticamente recta, ahorraba mucha energía en los movimientos; dejaba las manos libres para recoger, manipular y acarrear alimentos y útiles o para atender mejor las necesidades de las crías; y, como sugirió Peter Wheeler16, la postura erecta hace que el sujeto reciba menos radiación solar que el resto de mamíferos y, al levantar el cuerpo, le aleja del calor del suelo y le permite beneficiarse de la brisa refrescante, unas ventajas real-mente importantes para homínidos que realizaban gran-des desplazamientos por las abiertas sabanas africanas. El linaje de los Australopithecus anamensis continuó con los Australopithecus afarensis, que ocuparon la misma región hace entre 3,5 y 3 millones de años, viviendo en un hábitat intermedio entre la selva que todavía quedaba y el bosque seco y la sabana que iban en aumento. La robustez de su aparato masticador, con molares más anchos y de corona más gruesa que los de sus predecesores, indica que tenían una dieta vegetal básicamente coriácea, consecuencia del cambio ecológico citado; por otra parte, en ellos ya estaba implantado el cambio que forzó la adaptación progresiva de su dentadura hasta adquirir una constitución humanoide17. Su ejemplar más célebre, Lucy, ha 16 Cfr. Wheeler, P. (1993). «Human ancestors walked tall, stayed cool.» Natural History (102), pp. 65-67.

17 Los hominoideos, al igual que los simios actuales, tenían la mandíbula protuberante ya que recogían buena parte de su alimento directamente con los dientes; pero los homínidos, al mantenerse erguidos y poder comenzar a emplear sus manos libres para alimentarse, dejaron de necesitar ese tipo 27