Corazón de Granito por Alvaro García - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

-"Cuándo se lo vas a decir...?"

-"Mis padres son complicados, ya lo sabes..."

-"No me gusta que nos tengamos que ver a escondidas... Joder... Todo el mundo puede ir de la mano de su novia menos yo..."

-"Ten paciencia. Cuando sea el momento les hablaré."

-"Llevamos un año así y no ha cambiado nada. Mis padres lo saben y están cansados de disimular."

Él daba clases de repaso de inglés.

Ella era una estudiante modelo que tenía dificultades con el idioma.

Vecinos de barrio.

Amigos de niñez.

Los padres de ella tenían varios negocios.

Los de él un taxi.

Ella estaba en la universidad.

Él acababa de dejar el ejército.

Dejó los estudios y se alistó voluntario.

Quería volar.

Y voló.

Y volvió.

Y se reencontró con ella.

Fue un aguijonazo.

Se coló por ella.

Y empezaron a salir.

Los padres de él encantados.

Los de ella no podían ni saberlo.

No lo tragaban.

Era un secreto.

Él trabajaba en un taller de mármol

Le encantaba trabajar la piedra.

Cortar, pulir, transformar un trozo de piedra en una parte de la vida de alguien.

Darle forma.

Embellecer la vida de alguien con un trozo de piedra...

-"El lápidas..."

Así le llamaba el padre de ella.

Claro que se hacían lápidas.

Eran de mármol o granito, pero era una ocupación menor.

Y se hacían con el mismo cariño y buen gusto que una cocina, un cuarto de baño o lo que los clientes encargaran...

Se veían a escondidas en el piso de un amigo común. Él daba clases por las tardes en el piso del amigo y por la mañana trabajaba en el mármol

-"Si no fuera por tus padres podríamos ser una pareja como las demás... No podemos salir, ni ir a cenar ni nada."

-"Ten paciencia, por favor. Además, así resulta más excitante... No crees.???"

Y más frustrante...

Y agobiante...

Ni siquiera los colegas lo sabían...

A excepción de Tony, claro, el dueño del piso.

Pero él era su mejor amigo.

No iba a ir con el cuento a nadie...

El tiempo pasaba y la situación no cambiaba.

Era desesperante.

Para colmo el taller para el que trabajaba aceptó un trabajo de restauración de una iglesia y tuvo que irse una temporada a otra provincia.

El trabajo merecía la pena y el sueldo también.

Lo que iban a ser séis semanas se convirtieron en cuatro meses.

El llamaba casi a diario a casa de su amigo a horas convenidas para poder hablar con ella.

Las horas se le hacían eternas esperando que el reloj diera las 8 de la noche.

Le decía lo mucho que la echaba de menos.

Lo que la añoraba.

Y ella le decía que se tranquilizara, que todo saldría bien

Las circunstancias quisieron que las obras se tuvieran que parar por una semana así que cogió el coche y se tragó los casi 800km que le separaban de ella en menos de seis horas.

Llegó sin avisar y sin avisar abrió la puerta de su amigo.

Y sin avisar le llegó la puñalada.

Los dos desnudos en la cama.

En la misma cama en la que tantas tardes habían hecho el amor hasta saciarse.

Con una frialdad espantosa, ella le dijo:

-"Ya que estás aquí te tengo que decir algo..."

Se quedó mudo.

Frío.

Muerto.

Decir...??? Qué coño está pasando...???

-"Tony y yo estamos saliendo. Llevamos ya tres meses. Mis padres lo saben y están contentos de ello, así que no me hagas una escenita...!!!"

Escenita...??? La que acabo de ver...??? Lo que acabo de oír...???

Tony se levanto y se puse delante de ella, como protegiéndola de él.

-"Tío, lo siento, ha sucedido sin más. A mi me gustaba ella desde hacía tiempo y no me quise interponer, pero surgió así de repente, sin pensarlo..."

El puñetazo salió disparado sin siquiera pensarlo.

Y otro.

Y otro.

El grito de ella se perdió en el eco negro de su odio.

-"NOOOO...!!! BESTIA...!!! LO VAS A MATAR...!!!"

Se dio cuenta de que lo tenía arrinconado en el suelo contra una esquina.

La boca sanguinolenta y la cara destrozada a golpes.

La fuerza que había utilizado, fruto de la rabia y el rencor instantáneo habrían partido el granito más duro, convirtiéndolo en gravilla.

Se miró las manos.

Los puños cerrados con fuerza.

Con odio.

Los nudillos rotos y sangrantes.

Abrió las manos y se dejó caer de rodillas.

-"Porqué...??? PORQUÉ...???"

Se fue

Se marchó sin mirar atrás.

Dejó lo que más amaba llorando por alguien que no era él.

Al día siguiente marchó de nuevo hacia el pueblo donde estaba trabajando.

No tenía nada ni nadie allí que le esperara.

Solo la piedra.

Dura.

Como su nueva y oscura alma.

Y su corazón.

Le puede interesar...

  • Luchando por sobrevivir
    Luchando por sobrevivir Novela Juvenil por Txetxu Núñez
    Luchando por sobrevivir
    Luchando por sobrevivir

    Descargas:
    104

    Publicado:
    Jun 2021

    Con tan solo diez años, Héctor pierde a su padre casi repentinamente. A partir de ese momento su vida cambia drásticamente. Su madre tiene que vender la casa...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • La niña de los Caramelos
    La niña de los Caramelos Lecturas Rápidas por Hanlert Mendoza Suarez
    La niña de los Caramelos
    La niña de los Caramelos

    Descargas:
    51

    Páginas:
    7

    Publicado:
    Apr 2021

    Yo y los Adultos es una serie de siete cuentos donde María, una pequeña niña narra su visión del mundo de los adultos desde su perspectiva como infante, sorp...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • El Violinista
    El Violinista Lecturas Rápidas por Anibal Alvarez Perez
    El Violinista
    El Violinista

    Descargas:
    99

    Publicado:
    Dec 2020

    Imaginarse un mundo real en medio de estos relatos con comienzos felices y finales torcidos, increíbles y fantásticos .donde el existencialismo humano se pre...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • Segundo tomo - Relatos de nostalgias y ficciones
    Segundo tomo - Relatos de nostalgias y ficciones Lecturas Rápidas por Francisco López (Fisquero)
    Segundo tomo - Relatos de nostalgias y ficciones
    Segundo tomo - Relatos de nostalgias y ficciones

    Descargas:
    32

    Páginas:
    95

    Publicado:
    Dec 2020

    Hay momentos en los que el escribir algo que en un tiempo lejano creemos recordar nos sucedió, o el reflejar con palabras en el papel un sueño, o alguna cos...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle