Castillo de San Jorge de la Santa Inquisición y Santo Oficio en Triana por Centaura38 - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

 

Decir Inquisición en aquellos tiempos o Castillo de San Jorge era igual a "temor" y a continuación explicaré el por qué, aunque todos en mayor o menos medida ya sepa a qué me refiero, pero aún así hay cosas o métodos que puede que desconozcamos y que con esta novela lo entendamos quizás un poco mejor o lo intentemos; por lo menos es lo que yo he intentado y ojalá lo haya conseguido, tras leer la novela.

 

La palabra Inquisición, viene del latín inquísito, inquisitonis y significa interrogatorio, que era en efecto lo que hacía una institución eclesiástica creada para perseguir herejes, herejías y condenarlos; teniendo previamente un interrogatorio, en el cual le hacían confesar mediante diferentes métodos acompañados de torturas.

Para combatir la herejía la iglesia católica comienza en el año 1.184, y se formó para detener los abusos que pudiesen darse por parte del poder civil, estando aprobados por los reyes católicos, considerándolos adecuados, siendo los obispos los que actuaban activamente para extirpar la herejía y juzgar y condenar a los herejes de sus diócesis.

(Hereje que significa: Cristiano en materia de fe que se opone con obstinación a lo que cree y propone la Iglesia Católica).

(Herejía: error en materia de fe sostenido con pertinacia).

 

La Inquisición Española se diferenciaba de la Inquisición Pontificia en primer lugar porque a los Inquisidores los nombra el rey, no el papa, o sea que pasan a ser funcionarios de estado y responden a las políticas del reino; la segunda diferencia es que en que los procesos no eran apelables en Roma.

 

La Inquisición también estuvo en parte de Europa como Hungría, Francia e Italia, pero aquí en España fue creada por la Corona de Castilla en el año 1.478 comenzando con el papa Sixto IV, con la finalidad de combatir

Las prácticas judaizantes de los judeoconversos de Sevilla. Era diferente a la Inquisición medieval, dependiendo directamente de la monarquía española de los Reyes Católicos.

La Inquisición en sí era una institución que se creó para abolir a los musulmanes que quedaron en la península y convertirlos al cristianismo, además de acabar con todos los que ellos creían que eran herejes.

 

Torquemada haciéndose eco de las protestas de los llamados cristianos viejos o antiguos y aprovechando un acontecimiento fortuito en el que se acusaba a los nuevos cristianos de hacer ceremonias extrañas en la religión del cristianismo y aprovechando un acontecimiento fortuito convence a la reina para que interceda por él y pida a los embajadores de España en Roma la creación de una nueva Inquisición para Castilla y Aragón, siendo el papa Sixto IV quien en el año 1.478 autoriza a los reyes de España a que nombren inquisidores y los adecuen según ellos los conviniesen, llegándose entonces a crear el tribunal de inquisidores compuesto por Miguel de Morillo y Juan de San Martín en el año 1.480 cuando llegan a Sevilla, siendo su primer acto de fe en el siguiente año en el quemadero de Tablada. Torquemada fue nombrado Inquisidor Supremo para Castilla, Aragón.

 

En el año 1.483 la Inquisición se extendió hasta los reinos de la Corona de Aragón, que incluían Sicilia y Cerdeña, llegando en América a México, Lima y Cartagena de Indias, siendo el Inquisidor General Tomás de Torquemada; que era el confesor de la reina Isabel, llegando esta a reinar tras la muerte del rey enrique IV en el año 1.465 heredando el trono de Castilla y contrayendo matrimonio con Fernando que era sucesor de la corona de Aragón, por lo que ambas coronas se unieron tras la muerte de Juan II de Aragón.

La institución de la Inquisición a su vez era como un instrumento policial interestatal pudiendo actuar entre las fronteras de Castilla y Aragón.

También estaba la Inquisición romana y portuguesa. Hubieron otras inquisiciones no católicas como la Inquisición Protestante en el año 1.266 y 1.586 pero solo en Francia, la cual hacía juicios a animales.

 

Pero bueno, la que nos incube a nosotros que es de la que estoy escribiendo y es la que estuvo en Sevilla que fue en los siglos XVI y XVII, dando lugar a terror y a la vez veneración siendo una institución independiente de la Iglesia y respaldada por la Corona para perseguir a los falsos cristianos y herejes.

 

Empezó a funcionar en el año 1.481, siendo aquí donde se aprobaron las primeras reglas inquisitoriales en el año 1.484, llamándose luego Instrucciones antiguas. El cabildo se opuso a la implantación del Tribunal pero el arzobispo de Sevilla, Pedro González de Mendoza fue el verdadero fundador de la Inquisición moderna y desde entonces Sevilla contó con inquisidores arzobispos-inquisidores. Por ser Sevilla una ciudad con notables minorías judeo-moriscas y tener un tráfico abierto a otras naciones, siendo un lugar idóneo por la presencia de ideologías no católicas en particular la luterana.

Simplificando...diferencias entre una Inquisición y otra, es que la medieval era de la que derivaban todas las demás y fue fundada en 1184 en la zona de Languedoc (sur de Francia) y la Inquisición española fue creada exclusivamente en 1478 por una bula papal con la finalidad de combatir las prácticas judaizantes de los judeoconversos españoles.

Los tribunales eran formados por dos jueces letrados y un teólogo, tenían el trato de Señoría y debían vestir traje eclesiástico. Había un fiscal acusador y un juez de bienes que tasaba las posesiones confiscadas a los acusados. Los notarios tuvieron un papel importante ya que eran los que escribían todas las preguntas y respuestas hechas a los acusados, incluso cuando habían sido sometidos a torturas. Las acusaciones eran anónimas y el denunciado no tenía posibilidad de conocer la identidad de su acusador. Ni sabía cuántos les habían denunciado o finalmente ni siquiera porque se le acusaba o condenaba. Se les otorgaba un abogado defensor, el cual solo le invitaba a confesar y no se le comunicaban los motivos de su detención, ni se les permitía a los familiares visitarlos. El hecho de ser detenido llevaba consigo la confiscación de sus bienes. Y si se llegaba a torturar se suponía que era por el "bien de su alma" para purificarla y quitarle de los pecados cometidos y si negaba dichas acusaciones, se suponía que le faltaba un poco de tormento para limpiar su alma. En las torturas no había distinción de sexo, pese a estar en aquellos tiempos. Aunque Lo más habitual era que te impusiesen otro tipo de condena, como el sambenito, el destierro, cárcel, galeras, multas, castigos físicos (azotes), confiscaciones de todos los bienes, etc., pero esta dependería si se trata de un delito grave "vehementis" o leve "levi". Los ricos solían eludir las condenas mayores mediante sobornos en la mayoría de los casos, como siempre ha pasado y sigue pasando. Con lo cual la Justicia funcionaba casi como siempre... (El que tenía más dinero podía tener una mejor defensa, en aquel tiempo mediante métodos corruptos y mediante el pago de mejores abogados).

 

img1.png

 

El Tribunal del Santo Oficio inició su actuación como sede en el convento de San Pablo de los dominicos, la cual la orden dominica se jugó su prestigio para llevarle ventaja a su rival la Orden Franciscana, convirtiendo su convento en cárceles pasajeras de hombres y mujeres más culpados de la herejía, siendo 6 los que inauguraron el quemadero de tablada; el cual estaba construido en piedra y adornado por estatuas de 4 profetas a donde la muchedumbre iba a contemplar dichos espectáculos de ver como quemaban a los llamados culpables o herejes en su mayoría judeo-conversos procedentes de Portugal . Mientras eran quemados rezaban los jesuitas, siendo un acontecimiento que entretenía al pueblo por su colorido, música y teatralidad. (Imagino que irían por no existir televisión u otros medios para entretenerse en aquellos tiempos y también por el morbo de ver sufrir y morir a los condenados); cosa incomprensible pero que gustaba al populacho en aquellos tiempos que corrían de crueldad, al menos con respecto a los medios utilizados.

El quemadero de San Diego, estaba en los terrenos de la actual Tablada, que fue utilizado por última vez en 1.781.

Habiendo sido también quemados clérigos y frailes, así como desenterrar los huesos del cementerio para ser quemados.

 

img2.png

 

Santa Teresa de Jesús, San Juan de Ávila o Fray Luis de León fueron juzgados, pudieron correr suerte burlando la hoguera, pero sus escritos fueron censurados.

La Inquisición no solo era para los acusados, sino también a sus descendientes los que después podían pasar varios siglos para poder quitar esa mancha del historial familiar y quedar limpio su nombre.

 

Al igual que Pilatos el papa Sixto IV, aun sabiendo la crueldad que se empleaba con los acusados, siendo muchos injustamente procesados, pasando por duros tormentos, quedándose con todos sus bienes y matado los acusados, decidió lavarse las manos y mirar hacia otro lado o no tomar papel en el asunto, dejando que siguieran haciendo lo que les pareciesen a sus libres albedríos.

 

Este era el sello de la Santa inquisición en España:

 

img3.png